Entradas

Costumbres de la cultura africana adoptadas por los dominicanos

Quizás suena extraño creer que tenemos algunas costumbres, comidas, el pelo afro y hasta el color de piel como una herencia africana. Quizás nos preguntaremos cómo pudo ser posible que tengamos tantas cosas africanas, incluyendo su color, que es el que predomina en nuestro territorio.

Un 12 de octubre del año 1492 ocurrió un acontecimiento muy importante para el continente americano, este acontecimiento histórico ha sido denominado como “El descubrimiento de América”. En esa fecha Cristóbal Colón al junto de otros españoles  llegaron a éste continente, haciendo una ruta en todo el continente en más de tres viajes, en su primer viaje  alrededor del año 1493 llegó a Santo Domingo lo que denominó “La Española”.

Estos europeos saquearon la isla, e intercambiaron todo el oro qué teníamos por espejos, esto lo hicieron con los habitantes de aquella época llamados indígenas, a los cuáles utilizaron cómo esclavos, años más tarde se dieron cuenta que los indígenas no eran suficientes para servirles, de modo qué decidieron traer más esclavos en éste caso los negros africanos,  de esa forma llegan a la isla, a trabajar la tierra y a servirle a los españoles sin derecho alguno.

La mezcla de raza nace básicamente así, por eso nuestro país tiene múltiples colores de razas, por las mezclas entre africanos, españoles e indígenas. Estos  esclavos carecían de derecho, los españoles les prohibían todo, pero hay que tener en cuenta qué esos esclavos llegaron con sus creencias y las conservaban, una de las herencias que aún conservamos de los africanos es “la hechicería”,  a pesar de qué los españoles le impusieron la religión que ellos practicaban y debían abandonar su propio credo para seguir el europeo,  estos mantuvieron sus creencias.

Otra herencia qué aún conservamos son “Las velas”, “El mal de ojo”, “los ensalmos” “El culto a los muertos”, “Altar en nuestros hogares”, todas estas creencias qué aún se conservan en la mayoría de lugares de nuestra isla son una herencia de los esclavos africanos.

Conservamos también algunas tradiciones del carnaval,  qué de hecho han sido declaradas patrimonio nacional de la humanidad,  los ritmos de los tambores es una herencia africana, en la música nos dejaron el gagá qué sigue vigente en la mayoría de bateyes dominicanos.

En cuanto a la gastronomía podemos decir que hemos heredado la mayoría de las cosas, por ejemplo el chacá, los sofritos, el escabeche, chenchén, el ñame, el guineo, la comida con coco, entre muchas otras cosas.

Adoptamos de ellos el poner padrinos,  madrinas, como también los juegos de San. Hemos heredado algunas expresiones tales cómo: bemba, abombarse, mangú, quimbambas. Cargar los niños en la cintura etc.

Cómo puedes ver tenemos más costumbres africanas de lo que podemos imaginar, y además de eso al pasar de los años siguen vigentes. Y han ido inculcando de generación en generación.

Por: Rosangélica Bautista

Fuente: https://todoporelarterd.com/

El gran legado de Idelisa Bonnelly, madre de la conservación marina en el Caribe

El 10 de septiembre de 1931 nacía en República Dominicana una de las científicas más importantes de Latinoamérica: Idelisa Bonnelly, que empezó sus estudios de biología marina en Nueva York en 1953, ya que en el país no había universidades donde se impartiese. Tras completarlos y trabajar unos años en el Acuario de Nueva York, volvió a República Dominicana, donde fundó la primera institución del país donde estudiar Ciencias Marinas. Entre sus numerosos logros, destaca su aportación fundamental: la creación del primer santuario de ballena jorobada en el Atlántico Norte.

Dedicó su vida a proteger la biodiversidad de los océanos y abrió el campo científico a las mujeres en una época en que todavía se consideraba territorio predominantemente masculino. Su amor por el mar se gestó en su infancia, que transcurrió en la ciudad de Santo Domingo. Allí, las aguas del Caribe despertaron su interés por comprender y conocer qué especies habitaban las profundidades submarinas.

Cuando salió del colegio, Idelisa Bonnelly quiso estudiar Biología Marina, pero ninguna universidad de su país impartía la carrera, de modo que partió a Nueva York en 1953. Tres años después se graduó de la Universidad de Columbia y luego completó un magíster en la Universidad de Nueva York. Una vez terminados sus estudios, en 1961, trabajó en el acuario de la ciudad. Al poco tiempo volvió a República Dominicana y se dedicó a la enseñanza; hizo clases en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y comenzó a idear la que sería la primera institución educativa dedicada a la biología de su país. En 1966, Bonnelly fundó el Instituto de Biología Marina, que luego pasó a llamarse Centro de Investigación de Biología Marina, donde fue profesora durante más de dos décadas.

En 1974 la bióloga fundó la Academia de las Ciencias de República Dominicana y se dedicó a publicar múltiples investigaciones, que se transformaron en material fundamental para quienes se dedican a la preservación del ecosistema marino alrededor del mundo. Tanto así, que Bonnelly fue clave en la creación de la primera zona protegida para las ballenas jorobadas, hoy conocida como Santuario de los Bancos de Plata y Navidad (1986), donde estos mamíferos también conviven con delfines y manatíes.

Más adelante, en 1990, creó la Fundación Dominicana de Estudios Marinos (FUNDEMAR), organismo que se encarga de velar por las áreas protegidas, de conservar las especies en peligro de extinción y de combatir la contaminación costera. Idelisa declaró que su misión en la vida era aportar en estos temas desde la educación.  Así lo hizo también en la Organización para las Mujeres en Ciencia para el Mundo en Desarrollo y a través de informes que han derivado en la creación de leyes medioambientales. Por todos estos motivos, la UNESCO le otorgó la Medalla Marie Curie en 2009, el gobierno dominicano la honró con la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, y en 2013 fue reconocida por la BBC como una de las diez mujeres que lideran la ciencia en América Latina.

Murió el domingo 03 de julio de 2022.

Fuente: mujeresbacanas.com