Siguenos:

El gran legado de Idelisa Bonnelly, madre de la conservación marina en el Caribe

El 10 de septiembre de 1931 nacía en República Dominicana una de las científicas más importantes de Latinoamérica: Idelisa Bonnelly, que empezó sus estudios de biología marina en Nueva York en 1953, ya que en el país no había universidades donde se impartiese. Tras completarlos y trabajar unos años en el Acuario de Nueva York, volvió a República Dominicana, donde fundó la primera institución del país donde estudiar Ciencias Marinas. Entre sus numerosos logros, destaca su aportación fundamental: la creación del primer santuario de ballena jorobada en el Atlántico Norte.

Dedicó su vida a proteger la biodiversidad de los océanos y abrió el campo científico a las mujeres en una época en que todavía se consideraba territorio predominantemente masculino. Su amor por el mar se gestó en su infancia, que transcurrió en la ciudad de Santo Domingo. Allí, las aguas del Caribe despertaron su interés por comprender y conocer qué especies habitaban las profundidades submarinas.

Cuando salió del colegio, Idelisa Bonnelly quiso estudiar Biología Marina, pero ninguna universidad de su país impartía la carrera, de modo que partió a Nueva York en 1953. Tres años después se graduó de la Universidad de Columbia y luego completó un magíster en la Universidad de Nueva York. Una vez terminados sus estudios, en 1961, trabajó en el acuario de la ciudad. Al poco tiempo volvió a República Dominicana y se dedicó a la enseñanza; hizo clases en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y comenzó a idear la que sería la primera institución educativa dedicada a la biología de su país. En 1966, Bonnelly fundó el Instituto de Biología Marina, que luego pasó a llamarse Centro de Investigación de Biología Marina, donde fue profesora durante más de dos décadas.

En 1974 la bióloga fundó la Academia de las Ciencias de República Dominicana y se dedicó a publicar múltiples investigaciones, que se transformaron en material fundamental para quienes se dedican a la preservación del ecosistema marino alrededor del mundo. Tanto así, que Bonnelly fue clave en la creación de la primera zona protegida para las ballenas jorobadas, hoy conocida como Santuario de los Bancos de Plata y Navidad (1986), donde estos mamíferos también conviven con delfines y manatíes.

Más adelante, en 1990, creó la Fundación Dominicana de Estudios Marinos (FUNDEMAR), organismo que se encarga de velar por las áreas protegidas, de conservar las especies en peligro de extinción y de combatir la contaminación costera. Idelisa declaró que su misión en la vida era aportar en estos temas desde la educación.  Así lo hizo también en la Organización para las Mujeres en Ciencia para el Mundo en Desarrollo y a través de informes que han derivado en la creación de leyes medioambientales. Por todos estos motivos, la UNESCO le otorgó la Medalla Marie Curie en 2009, el gobierno dominicano la honró con la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, y en 2013 fue reconocida por la BBC como una de las diez mujeres que lideran la ciencia en América Latina.

Murió el domingo 03 de julio de 2022.

Fuente: mujeresbacanas.com

Últimas noticias:

¿Reflejan las bajas calificaciones la calidad de un docente?

Un docente que consistentemente otorga calificaciones bajas a sus alumnos puede ser motivo de preocupación, pero no necesariamente es indicativo de su calidad como...

Suscribete a nuestro NewsLetter y recibe las notificaciones de todo nuestro contenido actualizado.