Un robot espía se cuela a una manada de gorilas y descubre que cantan mientras cenan

Un robot espía se infiltró a una manada de gorilas. Fue tan realista, que los demás miembros lo aceptaron como parte del grupo a la hora de cenar.

Es bien sabido que los primates tienen comportamientos muy similares a los de los seres humanos. Esto es verdad, incluso, en los momentos de convivencia íntima, como la hora de sentarse a compartir los alimentos. Para constatar esto, un robot de PBS se infiltró a una manada de gorilas salvajes en Uganda y los captó cantando a la hora  de cenar.

Esta inserción se llevó a cabo para dar seguimiento a una serie documental que sigue a los animales en sus hábitats naturales de cerca, para observar sus conductas en el medio ambiente. La idea detrás de Nature: Spy in the Wild 2, era lograr que los gorilas no se dieran cuenta del intruso.

Un intruso en la manada

Es por esto que se hizo un esfuerzo descomunal para crear un robot lo suficientemente realista como para que los animales lo integraran a su comunidad. El intento fue todo un éxito, ya que lo aceptaron como un miembro más del grupo sin reparar en que se trataba, en realidad, de un espía.

Si bien es cierto que para el ojo humano es fácil distinguir la diferencia entre una persona real y un robot, no fue así para la manada que protagoniza esta entrega del documental. Para el productor, Matt Gordon, era fundamental poder mimetizarse en el grupo:

De esta forma, la productora logró grabar material exclusivo de las rutinas diarias de la manada. Entre las actividades del día, se dieron cuenta de que los gorilas cantan al unísono a la hora de cenar.

Estos videos aparecen en el primer episodio de Nature:  Spy in the Wild 2 ,y muestran a los animales en medio de un santuario para simios en Uganda. Mientras se comían el follaje, tarareaban para sí mismos, según el narrador del episodio.

En compañía de la cámara contenida en el robot, se demostró que los gorilas mayores cantan en la cena con más frecuencia que los más jóvenes. Además, es una actividad que realizan más los machos que las hembras. También se encontró que los gorilas eran más propensos a cantar mientras comían plantas y semillas en lugar de insectos.

Fuente: https://www.ngenespanol.com/animales/robot-capta-a-gorilas-cantando-a-la-hora-de-la-cena/?fbclid=IwAR0oUfSdgYVgx5Bo5V5ObfwpUsLrgcSY8jGE3KdwuZigrVE6aQV6oGUSKpI

14 actividades de evaluación que son formativas, eficientes y divertidas

Conoce algunas de las metodologías de evaluación más populares del momento.

 

La evaluación, al contrario de lo que se suele creer, puede ser rápida, disfrutable y versátil. Para que la evaluación sea formativa, es necesario que esta sea constante a lo largo del proceso de enseñanza y aprendizaje. De esta manera, el docente puede monitorear el curso, dar feedback a sus alumnos y modificar sus clases, para así mejorar los resultados. Por ello, es importante utilizar diferentes métodos de evaluación y cambiarlos constantemente para estimular a los alumnos y al propio docente.

Aquí presentaremos algunas de las distintas actividades de evaluación, que son creativas, efectivas y por sobre todo desafiantes y atractivas para los alumnos.

 

14 maneras diferentes de evaluar que puedes poner en uso

 

1) Cuestionarios de a pares: los alumnos pueden escribir sus propias preguntas acerca del contenido y luego hacérselas a su compañero a modo de cuestionario. Tendrán que revisar juntos las respuestas incorrectas, trabajando en equipo y mejorando su rendimiento.

 

2) Diario 5X5: que los estudiantes tengan un diario o una bitácora es una de las mejores herramientas de reflexión que pueden tener. Se le puede pedir al alumno que registre las 5 ideas que le parecieron más interesantes a lo largo de la clase y que luego escriban un breve resumen sobre cada una de ellas. De esta manera, tendrán por escrito algo que les fue significativo de la lección.

 

3) Cartas del Pasado: un alumno toma la figura de un personaje histórico y le escribe una carta a otro alumno que representa otro personaje de la misma era. Se puede discutir un evento significativo, como por ejemplo la revolución francesa.

 

4) Collage: se le pide a los estudiantes que hagan un collage o un poster a partir de revistas y diarios que explique un concepto determinado. Se puede así incluir conceptos artísticos a la hora de aprender.

 

5) “Talk it Out”: se simula un programa de televisión en el que los alumnos son los periodistas o figuras reconocidas y discuten importantes puntos de la clase. Ellos escriben sus propias preguntas y posibles respuestas para el programa.

 

6) Garabatos Desafiantes: se desafía a los alumnos a expresar lo que comprenden de un concepto sin usar palabras, sino a través de dibujos. Este ejercicio puede ser útil para invitar a participar a aquellos alumnos a los que les da vergüenza participar en clase.

 

7) Tabla de exploración: al final de la clase, cada alumno responde las siguientes preguntas:

– ¿Qué hicimos hoy en clase?

– ¿Por qué lo hicimos?

– ¿Qué aprendí hoy?

– ¿De qué manera puedo aplicarlo en mi vida?

– ¿Qué preguntas tengo sobre lo que vimos?

 

8) 3-2-1: consiste en que los estudiantes escriban o hablen sobre 3 cosas que aprendieron, 2 cosas sobre las que quieren aprender más, y 1 pregunta que tengan. Estos valores pueden ser intercambiables e incluso se pueden usar diferentes consignas.

9) Las cuatro esquinas: esta es una excelente manera para incluir movimiento y dinamismo a la hora de dar clase. Se designa a cada rincón de la clase las letras A, B, C y D. El docente prepara ejercicios de opción múltiple y los alumnos se colocan en el rincón que representa la letra que ellos creen que es la respuesta correcta.

10) El semáforo: se le da a cada alumno una tarjeta que sea de un lado verde y de otro rojo. A lo largo de la clase el docente puede ir preguntando si se está entendiendo lo que se está explicando, y los alumnos pueden responder de manera clara levantando la tarjeta del lado que consideren.

11) “Twitter Board”: el alumno resume lo que aprendió en la lección usando un máximo de 140 caracteres. Se puede recolectar sus respuestas y pegarlas en una pared para que se parezca a Twitter, donde se pueden ver las opiniones de todos.

12) Lista “Top Ten”: el alumno reflexiona acerca de todo lo visto en clase y escribe las 10 cosas que considera más relevantes.

 

13) Tirar el dado: Se pone un dado de 6 lados en cada escritorio. Al final de la clase, cada alumno tira el dado y responde brevemente en voz alta una pregunta basada en el número obtenido:

– 1. Quiero recordar…

– 2. Algo que aprendí hoy.

– 3. Una palabra para resumir lo que aprendí.

– 4. Algo que ya sabía.

– 5. Todavía estoy confundido acerca de …

– 6. Un momento “ajá” que tuve hoy.

14) Cuadro de Entusiasmo: los estudiantes “rankean” lo que aprendieron ese día y cuánto disfrutaron de la lección. Luego, escriben brevemente en un papel detalles sobre lo que les pareció útil para tener un día de aprendizaje exitoso, o lo que les impidió tener un día satisfactorio. El docente recopila los datos y arma un gráfico para analizar los comentarios de los estudiantes.

 

 Fuente: https://www.blog.appblended.com/post/14-actividades-de-evaluaci%C3%B3n-que-son-formativas-eficientes-y-divertidas

El cristianismo adoptó y transformó las costumbres paganas

Jeremías, el profeta del siglo VII a.C., dice que “las costumbres de los pueblos son vanidad” porque un leño “con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva”. Jeremías se refiere a la vanidad de adorar “objetos sin valor”, propia de los paganos, en vez de venerar al Señor, “el Dios verdadero”. El árbol de Navidad no existía como tal, pero estos versículos revelan una costumbre ancestral: cortar un árbol para adornarlo o, como hacían los babilonios, para dejar regalos debajo del mismo. Tertuliano, un cristiano que vivió entre los siglos II y III d.C., critica los cultos romanos paganos, imitados por algunos de sus correligionarios, de colgar laureles en las puertas de las casas y encender luminarias durante los festivales de invierno. Los romanos adornaron las calles durante las Saturnales, pero fueron sobre todo los celtas quienes decoraron los robles con frutas y velas durante los solsticios de invierno. Era una forma de reanimar el árbol y asegurar el regreso del sol y de la vegetación. Desde tiempos inmemoriales, el árbol ha sido un símbolo de la fertilidad y de la regeneración.

Estás a un clic de conocer la historia mejor que nadie.

 

TALLIN Y RIGA SE DISPUTAN EL PRIMER ÁRBOL DE NAVIDAD

El cristianismo adoptó y transformó estas costumbres paganas ante la imposibilidad de erradicarlas. Cuenta la leyenda que en el siglo VIII había un roble consagrado a Thor en la región de Hesse, en el centro de Alemania. Cada año, durante el solsticio de invierno, se le ofrecía un sacrificio.

El misionero Bonifacio taló el árbol ante la mirada atónita de los lugareños y, tras leer el Evangelio, les ofreció un abeto, un árbol de paz que “representa la vida eterna porque sus hojas siempre están verdes” y porque su copa “señala al cielo”.

A partir de entonces se empezaron a talar abetos durante la Navidad y por algún extraño motivo se colgaron de los techos. Se cuenta que el teólogo Martin Lutero puso unas velas sobre las ramas de un árbol de Navidad porque centelleaban como las estrellas en la noche invernal. Dos ciudades bálticas se disputan el mérito de haber erigido el árbol en una plaza pública: Tallin (Estonia) en 1441 y Riga (Letonia) en 1510. Unos comerciantes locales instalaron un abeto en la plaza del mercado de Riga, lo decoraron con rosas artificiales, bailaron a su alrededor y finalmente le prendieron fuego. Hoy se iluminan con luces como en esta fotografía de la plaza de la Ciudad Vieja de , donde la ceremonia de encendido atrae cada año a miles de personas.

Fuente: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/de-donde-viene-arbol-navidad_9997

Dulces fiestas: los postres más tradicionales de Navidad en Latinoamérica

En esta época de fiesta cada país tiene sus costumbres y los dulces no pueden faltar en la mesa. En Dulcear ya les hemos hablado de los dulces típicos de Venezuela, por eso hoy les contamos sobre algunos de los postres más tradicionales de Navidad en varios países de Latinoamérica. ¿Conoces alguno más, nos ayudas? Sabemos que la gastronomía de nuestros países hermanos es muy rica y variada, y no es fácil abarcarla toda

El ambiente de las navidades en esta parte del continente es bastante similiar. La alegría y el compartir familiar constituyen la esencia de estas fiestas. La época decembrina es motivo de reencontrarse con los seres queridos, de volver a casa. La cena de Nochebuena tiene un carácter especial y los postres están incluidos. Aunque existan bastantes coincidencias en el menú, en lo que se refiere particularmente a los dulces cada uno tiene sus manjares.

En Guatemala, Evelín Boche, cuenta que cuando llega la Nochebuena un ponche recibe a quienes visitan los hogares. Si está caliente, mucho mejor, aunque hay quienes lo prefieren frío. Se le agrega piña, parchita, papaya, manzana, cambur y la infaltable especia en las recetas dulceras: “un toquecito de canela”.   Pero en la mesa, la reina de la celebración es la trenza rellena: un pan trenzado que puede rellenarse con jamón, queso o dulce. El pan en la mesa de cada familia guatemalteca tiene un lugar importante, acompaña todas las comidas de Navidad y Año Nuevo, y por ello,  la trenza y el pirujo, un pan dulce que se come con chocolate caliente o café, siempre se sirven en el centro de la mesa. En estas fechas también sirven rompope.

El  rompope también se consume en Costa Rica, sin embargo en estas tierras el  queque navideño es el postre  estrella de las fiestas. Es un bizcocho que lleva frutas confitadas y semillas. Lo acompañan con bebidas calientes como café o té; sus  ingredientes básicos son harina de trigo, huevos, azúcar, sal y se le agrega leche o licor en pequeñas cantidades. .

De Costa Rica nos vamos a Honduras, donde las torrejas son las preferidas en Navidad. Se elaboran  a base de pan de  yema  frito y se  bañan en caramelo de azúcar. Se sirven después de la comida o para los intercambios navideños.

En Cuba sirven los buñuelos de harina de yuca con almíbar y los ofrecen a quienes vienen de visita.

En el Salvador, hay para todos los gustos. Acostumbran a tomar bebidas frías o calientes, entre estas el chocolate o el café. A la hora del postre disfrutan de la semita  plana, un pan dulce que identifica mucho a los salvadoreños. No  es exclusivo de Navidad. Se consume durante todo el año en el desayuno, la cena o la merienda. Sumado a esto suelen degustar quesadilla, un pan dulce elaborado con varios productos lácteos, es un postre típico del salvador.

En Argentina, además de los chocolates, turrones, panes dulces y helados (pues están en pleno verano), resalta entre sus costumbres el budín inglés. Se trata de un pastel hecho con frutas confitadas, lleva además fresas troceadas y especias. También suelen servirlo en bodas. Su forma es rectangular y otras veces se asemeja a un cubo, tiene un toque de licor. También se le conoce como pastel de frutas. Aunque toca comerlo durante la cena navideña, es probable que más de uno le dé un mordisco a cualquier hora.

El budín inglés también se consume en las navidades de Uruguay, además de los turrones y  el panetón, estos dos últimos de origen español e italiano, respectivamente, pero que se instalaron en la mesa de los uruguayos debido a la cantidad de inmigrantes que llegaron luego de la segunda guerra mundial. Otra de las tradiciones es servir ensalada de frutas; éstas deben estar cortadas en cubitos y se le agrega algún refresco.

En Paraguay el clericó (una bebida dulce que lleva vino tinto y frutas) y los panecillos dulces están incluidos en el menú

Si nos vamos a Ecuador, Juan Pablo Vintimilla, explica que allí los  buñuelos con miel, no faltan. Son una bolitas que se hacen a base de harina y queso, se fríen y se mezclan con miel. Sus orígenes corresponden más que todo a la cocina mediterránea, pero se incorporaron a la cena navideña no solo de Ecuador, sino también de países como Colombia, México y Cuba.

En Perú tampoco falta el panetón, “nada peruano pero peruanazo a la vez”, dice con humor Herbert Olguín, quien asegura que el postre les gusta tanto que ya lo adoptaron como propio este bocado de origen italiano que en algunos lugares de Latinoamérica se le conoce como pan dulce.

Juan David La Verde, de Colombia, cuenta que las navidades en el país vecino se disfrutan con Natilla y buñuelos.  A los buñuelos preferiblemente le agregan papelón y el queso costeño, mientras que para el relleno suelen usar arequipe, miel, chocolate o coco rallado, pero esto es una variación del postre y es opcional. En el caso de la natilla ya incluso la venden en el mercado lista para llevar, pero hay quienes la hacen todavía casera, lleva leche, fécula de maíz y azúcar.

Harold Rizo comenta que en el caso de Nicaragua en Noche Buena se disfruta del Pío Quinto al que también se le conoce como tarta del padre Pío. Se trata de un bizcocho suave que lleva  una mezcla con miel, azúcar, agua, canela y ron  -también llamado sopa borracha- y lleva un atol hecho con maicena, huevos, leche, ron, pasas,  que se usan para bañar la tarta.

Otros países como México, expresan mucho su cultura a través de la comida.  Los postres no son la excepción. Durante Navidad y Año Nuevo sirven buñuelos, atole, ponche de frutas, rompope, y en ocasiones tamales dulces, además de bizcochos de frutas y polvorones.

Y así cada país tiene sus propias costumbres. Sus tradiciones, heredadas de generación en generación, más las que se van añadiendo en este mundo globalizado. En Panamá es típico el Dulce de frutas navideño: un bizcocho hecho con harina de trigo, huevos, azúcar, leche condensada, frutas confitadas, frutos secos y varios tipos de ciruelas pasas es el postre que deleitará a los comensales.

Los puertorriqueños hacen tembleque de coco, es el postre más típico de estas fechas, pero también acostumbran a comer flan, majarete y otros dulces a base de coco.

En República Dominicana el pudín de pan es infaltable. Lleva pan en lonjas o en trocitos se le agrega leche o crema de leche, azúcar, mantequilla pasas y canela. Queda como un bizcocho.

 

En el caso de Bolivia los postres que se degustan en la cena de Navidad y Año Nuevo también sirven de desayuno para el día siguiente. Comen buñuelos, los típicos de harina de trigo, fritos y endulzados con miel o chambergos que son similares a los buñuelos pero un poco más duros y dulces, también incluyen las sopaipillas, que se parecen a los alfajores.

Llegamos a nuestros dos últimos países en nuestro recorrido gastronómico dulcero. Vamos a detenernos primero en Brasil el país del carnaval, aquí el postre que resalta es la Rabanada: se trata de un postre elaborado a base de pan. Es sumergido en una mezcla de leche y huevos batidos, fritos en mantequilla y cubiertos en almíbar, miel y con un toque de canela.

Finalmente en Chile, debido al calor veraniego, sirven como postre frutas como patilla y otras de la temporada. Pero también ofrecen y disfrutan de galletas navideñas y bebidas dulces como el ponche de chirimoya y el cola de mono, este último con tan particular nombre está hecho a base de leche y café; lleva un toque de licor, se consume frío. El de chiromoya, se hace a base de la pulpa de esta fruta se le agrega vino blanco, azúcar se deja macerando toda la noche y luego se consume frío.

Este viaje dulcero evidencia que a los Latinoamericanos no sólo nos gusta disfrutar de deliciosas cenas de Navidad, en las que reflejamos nuestras costumbres, cultura y tradición, sino que además solemos coronar toda buena cena con un delicioso postre, en bizcocho o en bebida, frío o caliente.

Fuente:  https://dulcear.com/blog/dulce-nochebuena-latinoamerica-los-postres-mas-tradicionales

 

Actividades navideñas enfocadas en Jesús

¿Está buscando ideas para ayudar a sus hijos a concentrarse en el verdadero motivo de la temporada navideña?

Algunas veces, son “las pequeñas cosas” las que nos ayudan a encontrar a Jesús durante la temporada navideña: por ejemplo, la sonrisa de un extraño, o una tarjeta de un ser querido. Pero los padres deben ser intencionales ayudando a sus hijos a encontrar el verdadero sentido. Estas son las actividades que algunos padres han realizado para ayudar a sus familias a celebrar el nacimiento de nuestro Salvador o para acercarse más como familia:

Los Nombres de Jesús

Recortamos estrellas de cartulina y escribimos “Jesús es …” en cada una. Luego escribimos palabras que describen a Jesús, como “Salvador”, “Emanuel” y “Príncipe de Paz”. Para nuestro devocional familiar esa noche, hablamos sobre los diferentes nombres de Jesús. Crear estas estrellas para decorar los muebles de la cocina fue una excelente manera de involucrar a mis hijos a recordar el carácter de Jesús.

Día de abrir regalos

Nuestra familia tiene dos grandes días durante la temporada navideña: el primero es el día de abrir regalos, y el segundo es el día de Navidad. El día de abrir regalos se celebra cualquier día antes de Navidad, y es el día de la familia en el que abrimos regalos, jugamos, encendemos velas y cantamos villancicos. La cena es un punto importante; consiste en comida de diferentes culturas, comida que nunca hemos hecho o que posiblemente nunca hayamos probado.

Tener el día de abrir regalos nos anima a tener nuestro tiempo especial juntos como familia para que esté bien compartir el día de Navidad con otros, ya sea visitando a familiares y amigos, u ofreciendo servicio a nuestra comunidad.

Una temporada de historias

Cierto año, mi familia encontró libros sobre Navidad en tiendas de cosas usadas y en ventas de garaje. Buscamos libros que contaran la historia de Navidad desde diferentes perspectivas y que demostraran el verdadero espíritu de la temporada. Envolvimos cada libro individualmente y, a partir del 1 de diciembre, los niños seleccionaban un libro cada noche. Abríamos el libro y lo leíamos juntos como familia.

Esta tradición nos permitió finalizar la noche de cada día enfocados en Cristo y en la celebración de Su nacimiento.

Adorno de recuerdo

Después del nacimiento de mi hija, compré un adorno navideño de plástico transparente de una tienda de artesanías, y dentro de él puse su primer gorrito y brazalete del hospital. Cada navidad cuando ponemos este adorno en el árbol, ella siempre está interesada en él (“¡Mira qué pequeña era mi cabeza!”), y nosotros hablamos del día en que nació. Disfrutamos compartiendo lo ansiosos que estábamos por conocerla y lo amada que fue desde el momento de su nacimiento.

El regalo de las escrituras

El año pasado, les pedí a mi familia inmediata y extendida que seleccionaran una Escritura que significó algo para ellos durante el transcurso del año. La mañana de Navidad, todos nos turnamos para leer nuestro versículo o pasaje elegido y compartir por qué era importante para nosotros. Descubrimos que esta era una manera de incluir a Jesús en la entrega de regalos, y nos ayudó a todos a acercarnos un poco más a nuestro Salvador.

Medias llenas de amor

Después de la muerte de mi abuela, mi madre colgó una media en Navidad para ayudar a nuestra familia a honrar su vida. Adentro de la bota pusimos notas de amor y recuerdos preciados que teníamos sobre ella. Después de la muerte de mi padre, hice esta misma actividad con mis hijos para ayudarlos con su dolor. Los más pequeños tenían una actividad concreta que hacer y mis hijos mayores pudieron procesar sus sentimientos de pérdida.

Sorpresa secreta de santa

Cuando mi hijo, Tomás, tenía 10 años, le pregunté a la hora de dormir: “¿Quién no te cae bien de tu clase?”

Pareció sorprendido, pero respondió rápidamente: “Eso es fácil” y me dijo un nombre.

“Entonces será por él por quien oraremos esta noche”, dije con una sonrisa. Él no correspondió mi expresión.

Durante los siguientes dos meses, ya fuera a la hora de dormir o mientras llevaba a Tomás a la escuela, oraba por este compañero de clase poco querido.

Llegó diciembre, y era hora de que nuestra familia eligiera a una familia de la que pudiéramos ser su “Papá Noel secreto”. Y dejar anónimamente un pequeño regalo y una nota en la puerta de esta familia cada una de las 12 noches previas a la Navidad.

Cuando le pedí sugerencias, ¿cuál nombre creen que salió de la boca de Tomás sino el del compañero que no le caía bien? Dios había cambiado el corazón y la actitud de Tomás hacia este compañero de clase.

Encontrando a Jesús

“Encuentra al niño Jesús” es un juego que se ha utilizado en la familia de mi esposo durante más de 30 años. Mi suegra ponía un Portal de Belén en la cocina el 1 de diciembre. Luego escondía al niño Jesús lejos de la cocina. Sus hijos tenían que encontrar la estatuilla. A medida que se acercaba la Navidad, la estatuilla se escondía en lugares cada vez más cercanos, moviéndose desde los dormitorios de arriba hasta la cocina.

Los escondites se volvían más desafiantes a medida que sus hijos crecían. Este simple juego mantuvo a Jesús en la mente de sus hijos, y es una tradición que mi familia continúa hasta el día de hoy.

Bingo navideño

El pasado diciembre, mis hijos y yo hicimos cartones de bingo navideños. Ellos eligieron actividades divertidas, así como algunos actos de servicio, para incluir en sus tarjetas. Para cuando los niños regresaron a la escuela en enero, cada uno había ganado un “bingo” y se había divertido mucho.

Una simple celebración

Hay tanto que ver y hacer en Navidad. Para que no estuviéramos demasiado ocupados, mi esposo y yo enumeramos una lista de actividades, desde hacer galletas hasta patinar sobre hielo, luego cada miembro de la familia eligió una sola actividad para los días festivos. Esta lista nos ayudó a profundizar nuestra relación con nuestros preadolescentes porque no nos apresurábamos a realizar tantas actividades. En cambio, pudimos disfrutarnos el uno al otro, y la temporada fue mucho menos agitada.

Mantenga sus pensamientos en Cristo

En diciembre, al caminar por la casa de los García uno se encuentra con una variedad de portales, tanto grandes como pequeños, pero ninguno contiene la figura del niño Jesús. Elena García, de cuatro años, puede decirle por qué. “Jesús nace el día de Navidad”.

Hasta la mañana del 25 de diciembre no aparecen las figuras de los bebés en sus camas de paja. Elena salta de la cama y baja corriendo las escaleras para correr de un pesebre a otro. Mientras la niña de preescolar abraza al niño Jesús y le da la bienvenida a su casa, su madre sonríe. ¿Qué mejor manera de comenzar el día, enfocado en Jesús, el regalo de Dios al mundo?

Decimos que celebramos el nacimiento de nuestro Salvador en Navidad, pero en nuestro esfuerzo por convertirlo en la fiesta perfecta, a menudo perdemos de vista a Jesús. Las siguientes sugerencias simples, a veces inusuales, lo ayudarán a usted y a su familia a enfocar sus pensamientos en Cristo durante esta época especial del año.

Mire una obra de teatro navideña

Ya sea el cuento de la Navidad o una alegoría como “El León, la Bruja y el Ropero”, una representación teatral da vida a una historia como ninguna película. Los niños se emocionan con el llanto de un bebé real o con el rugido de Aslan. Si no hay reproducción en vivo disponible, representen una ustedes mismos. Los niños de mi familia siempre presentaban una interpretación del nacimiento de Cristo como se cuenta en Lucas 2.

Cree un árbol de Isaí

Es difícil para los niños esperar la Navidad y aún más difícil no pensar en los regalos que recibirán. Use un árbol de Adviento de Isaí y un libro complementario para ayudarlos a preparar sus corazones para el verdadero significado de la temporada.

Estos pequeños árboles siempre verdes están decorados con adornos que simbolizan historias de la Biblia. Busque en internet una descripción detallada de los adornos que se utilizan con frecuencia.

Cada día de diciembre previo a la Navidad, sus hijos pueden hacer o desenvolver un adorno para colgarlo en el árbol mientras usted lee uno de los 25 devocionales que trazan el plan redentor de Dios desde el principio, mucho antes del nacimiento de Jesús. Las lecturas culminan en Navidad con el nacimiento del nuevo “Retoño”. . . del tronco de Isaí ”, como se predijo en Isaías 11: 1.

Imite a los sabios

Compre solo tres regalos para cada niño recordando los obsequios que los sabios dieron al niño Jesús. Estos regalos no tienen que ser costosos para que sean significativos. Para mantener el día de Navidad enfocado en Jesús, algunas familias posponen su intercambio de regalos a la Epifanía el 6 de enero. Por tradición, la Epifanía recuerda la llegada de los sabios para adorar a Jesús y así revelarlo al mundo como Señor y Rey.

Comparta la alegría navideña

Difunda el amor de Jesús ayudando a los demás y animando a aquellos que quizás no vean una razón para celebrar. Juntos como familia, visiten un hogar de ancianos, sirvan comidas en una misión o iglesia, o empaquen y entreguen canastas navideñas para las despensas de alimentos. Asegúrese de que sus hijos sepan que usted hace esto no para ganarse el favor de Dios, sino para amarlo amando a los demás.

Estas son solo algunas ideas para ayudarlo a comenzar sus propias tradiciones familiares. Úselas para crear momentos en los que excluya el ajetreo y el bullicio de la festividad y se concentre en el “día santo” cuando el amor bajó del cielo como un bebé pequeño para habitar entre nosotros.

Actividades navideñas apropiadas para cada edad

Pruebe estas actividades divertidas y apropiadas para cada edad que guiarán a los niños y adultos a regresar al verdadero significado de la festividad, a enfocarse en Jesús y a celebrar a Emmanuel, Dios con nosotros.

0-3 años

  • Con el fin de evitar que la Navidad sea una festividad de “no tocar” para los más pequeños, bríndeles cosas divertidas que puedan tocar.
  • Mueva los adornos de vidrio y las luces hacia las ramas más altas del árbol de Navidad y ayude a su hijo a hacer adornos divertidos para la parte de abajo.
  • Coloque pedazos de papel seda de colores cortados en cuadrados en cordones de zapatos para colgarlos como guirnaldas.
  • Saque la escarcha y haga adornos de papel.
  • Moldee un portal de Belén con masa de arcilla y colóquelo en un lugar destacado. Cuente la historia de la Navidad mientras hace esto.
  • Decore galletas y construya casitas de jengibre en familia.4-7 años
  • Ayude a sus pequeños a enfocarse en los demás esta temporada haciendo uso de esas tarjetas navideñas que reciben por correo. Coloque las cartas en una canasta sobre la mesa; turnándose cada noche para sacar una. Luego oren juntos por esa persona o familia.
  • Además, comience una tradición familiar eligiendo un nuevo libro de imágenes navideñas para leer cada Nochebuena. Algunos de mis favoritos son: 10 Minutes to Showtime, de Tricia Goyer, El Corderito Tullido de Max Lucado, The Stable Where Jesus was Born, de Rhonda Gowler Greene y The Christmas Rose, de William H. Hooks.

8-12 años

  • Celebre una Navidad internacional asignando un país a cada niño. Además de informar sobre cómo ese país celebra la festividad, él o ella pueden preparar un plato navideño para compartir, o demostrar una canción o danza folclórica. Luego ore por la gente de esa cultura para que ellos también puedan entender el significado del amor de Dios.

13-18 años

Este grupo tiene la edad suficiente para abrigarse e ir a cantar villancicos. Durante cada visita, permita algunas canciones navideñas y lecturas de las escrituras que proclaman el nacimiento del Rey recién nacido. Además de visitar a los vecinos, es posible que los adolescentes quieran pasar por el hogar de convalecientes, el hospital o el refugio de indigentes local.

Todas las edades

Muchas familias optan por celebrar el Adviento, los días previos al día de Navidad. Hay divertidos calendarios de Adviento en el mercado, algunos con puertas que se abren y tocan canciones, otros que esconden dulces de chocolate u otras golosinas.

 

Fuente:  https://www.enfoquealafamilia.com/crianza/actividades-navidenas-enfocadas-en-jesus/

 

 

 

 

Niños y mentiras

Mentir es una herramienta más en las relaciones sociales y nuestros hijos aprenden a usarla por imitación

Es costumbre en casa, a la hora de cenar, hacer balance sobre lo bueno y lo malo que nos ha pasado a todo en el día. Una de esas noches, la más pequeña, que tiene tres años, nos contó: “lo malo es que un niño me ha pegado en el colegio”. Nos dejó un poco sorprendidos porque si hay cualquier incidencia, normalmente los maestros median y nos informan.

A la siguiente noche volvió a contar lo mismo y esta vez nos reímos todos. Y, desde entonces, siempre cuenta lo mismo, al tiempo que se parte de risa. ¿Por qué lo hace? Pues creo que porque le gusta que nos riamos y ser el centro de atención. Es su momento. Es una de las razones por las que los niños dicen mentiras.

¿Por qué mienten los niños?

Pues porque decir mentiras forma parte de nuestra sociedad. Hay gente que miente continuamente. Incluso quien se considera sincero o sincera ha dicho alguna vez una mentira piadosa (“qué corte de pelo más mono”) o se ha inventado una historia como excusa (“no me arrancaba el coche y tuve que llamar a la grúa”, cuando lo cierto es que me quedé dormida y no quiero reconocerlo). Mentimos incluso en las redes sociales cuando metemos filtros y así camuflamos alguna arruguita en las fotos, o incluso cuando solo reflejamos momentos felices (cuando nadie está todo el día contento y feliz).

Y en ese contexto de “maquillar la realidad”, a veces hay quien hace partícipes a sus hijos o son testigos de esas mentiras: “Dile a la abuela que no me puedo poner”, cuando en realidad quiero decir que no me apetece hablar con ella. Y, claro, así los y las más peques aprenden que mentir es una herramienta más en las relaciones sociales. Y mienten. Debemos ser especialmente cuidadosas/os con los valores que transmitimos a nuestros hijos  hijas con nuestras acciones.

Hay distintas razones por la que los niños mienten. La primera es, como he apuntado en el punto anterior, la fantasía; pero también por imitación (nos imitan a nosotros, los adultos, que somos sus referentes). Luego hay mentiras se producen por frustración, para esconder sus errores, para evitar una consecuencia, para conseguir algo o para llamar la atención. Todas ellas esconden una motivación y nosotros debemos intervenir para hacerles ver que las mentiras generan desconfianza y falta de credibilidad.

Pero, sobre todo, debemos plantearnos si somos nosotros quienes estamos incitando a nuestros hijos a mentir con nuestro modelo de crianza. Si cada vez que nuestro hijo comete un error ponemos el foco de atención en esa equivocación y le hacemos sentir mal, la mentira será la solución que encuentre para huir de nuestro reproche. Si cuando nuestra hija olvide hacer una de sus tareas la castigamos en lugar de centrarnos en buscar soluciones, estaremos invitándola a buscar la manera de evitar esa sanción, y la mentira puede ser la mejor vía que encuentre.

Todas esas mentiras proceden de una razón y, como digo, debemos intervenir pero no estigmatizándolos (si le colgamos a un niño a una niña la etiqueta de mentiroso-a, además de seguir mintiendo, con el tiempo le restará autoestima porque pensará eso de sí mismo-a), sino ayudándoles a comprender que las mentiras pueden mermar la confianza. Mis hijas dicen alguna mentiras (como también lo hago yo, confieso). Y siempre trato de entender por qué las dicen. Es fundamental conectar con ellos en este sentido (en todos, en realidad). La conexión es la clave para construir una relación de confianza en la que nuestros hijos  no necesiten mentirnos para evitar nuestra reacción.

Aprende a sentar las bases de una relación de confianza mutua con tus hijos/as evitando el engaño y las mentiras, por medio de la comunicación asertiva con el Seminario Online “Niños y mentiras”

 

¿Y qué hay detrás de una mentira? Pues puede haber frustración e inseguridad. Puede haber miedo, si por ejemplo temen que nos enfademos y optemos por un castigo (en este caso, no deja de ser un mecanismo de defensa para evitar una consecuencia negativa). Puede haber falta de confianza en sí mismos, etc. En todos estos casos, el niño o la niña que miente está pasándolo mal y deberíamos ocuparnos de atender ese malestar.

Cuando la mentira está relacionada con una llamada de atención, hay que estar alerta porque puede estar escondiendo un problema más serio (me invento enfermedades para que mamá esté más tiempo conmigo, por ejemplo). En la Tribu de Criar con Sentido Común tenemos a profesionales muy actualizados que os pueden echar una mano para hablar con vuestros peques y establecer límites de forma positiva, si lo necesitáis.

¿Es malo que mientan?

Pues depende de por qué lo hagan. De hecho, según algunos estudios, mentir decir mentiras requiere ciertas habilidades cognitivas por parte de los menores. Es decir, mentir se relaciona con un alto nivel de inteligencia. Y es que hacerlo requiere no solo imaginación para inventar algo, sino que además se debe que recurrir a habilidades de inhibición y memoria para que no descubran esa mentira. Entonces ¿hay que dejarlos mentir? Pues no es algo que podamos evitar, aunque sí podemos trabajar para construir una relación de confianza en la que no sientan la necesidad de mentirnos, al menos, a nosotros. Y sí nos puede ayudar a comprender por qué empiezan a mentir.

Un bebé no miente. No tiene esas habilidades. Si te dicen: “no lo cojas, está llorando para llamar tu atención, no le pasa nada”, has de ignorar inmediatamente el comentario. Si un bebé está llorando siempre le pasa algo: o tiene hambre, o tiene frío, o tiene sueño, o simplemente quiere estar contigo, recibiendo tu cariño. Recuerda que las necesidades afectivas son también hambre de alimento para los seres humanos.

Las primeras “mentirijillas” (como decía mi abuela) suelen aparecer alrededor de los dos años de edad y están relacionadas con la fantasía. Hasta los siete años aproximadamente, los niños y las niñas tienen lo que se llama el pensamiento mágico. La fantasía y lo real se mezclan. Aparecen los amigos invisibles o imaginarios, las aventuras imaginadas que no han ocurrido…

En este caso no deberíamos preocuparnos, porque estas invenciones forman parte de su proceso madurativo y es algo natural. Irán desapareciendo a medida que crezcan. Nosotros también tiramos de fantasía con ellos. Les hablamos de los Reyes Magos, el ratoncito Pérez, las hadas… Y en sus cabezas esos personajes se convierten en reales. Cuando llega el pensamiento lógico, nos podemos encontrar con algunos niños y niñas que se sienten traicionados por esa fantasía que finalmente no es verdad. Por ese motivo, entre otros, cada vez más familias evitan participar de estas tradiciones fantasiosas.

¿Qué hacer cuando los niños dicen mentiras?

Si queremos ser respetuosos con los peques y aplicar la disciplina positiva, lo último que debemos hacer es enfadarnos y recriminarles su mentira. Primero deberíamos asegurarnos de que efectivamente están mintiendo porque si dicen la verdad y nosotros dudamos de ellos provocará culpabilidad en nosotros, pero sobre todo sensación de injusticia en ellos-as. Y se resquebrajará la confianza en casa.

 

Frente a una situación como la mentira, es mejor ser empáticos, mostrarles nuestro amor e intentar centrarnos en las soluciones en vez de en la falsedad en sí. Hay que darles buen ejemplo para no poder recriminarles el que nos imiten, y hacer un ejercicio de reflexión juntos sobre la confianza. En este punto, para los más pequeños y pequeñas, puedes recurrir a un cuento en el que se realce la honestidad y la sinceridad.

Fomentar la confianza con los niños

La confianza es el punto clave en todo esto. Mantener una relación de confianza es el primer paso para evitar en la medida de los posible que nos mientan (sobre todo en aspectos importantes). Y para ello es primordial prestarles atención; tomarnos sus asuntos en serio; dar ejemplo y contarles nuestras cosas (según la edad, claro); pedir su opinión; asumir y aceptar sus errores y los propios (no hay nada mejor que el error para aprender); estar disponibles; ofrecerles nuestro apoyo; buscar alternativas al castigo y no sermonearles; etc.

A todo ello se suma la necesidad de inculcarles un concepto tan importante como la honestidad, que no se limita a ser sinceros, sino también a ser coherentes y justos. Y, por supuesto, enseñarles a ser asertivos y a comunicar sus deseos y necesidades sin tener que recurrir a la mentira.

Nosotras y nosotros también tenemos que ser honestos y enseñarles que a veces una mentira puede ser piadosa pero que mentir por sistema solo conseguirá hacernos sentir mal y a la otra persona o personas, también. No me importa que mi hija pequeña diga su “mentirijilla” todas las noches, lo que me importa es que cuando necesite mi ayuda confíe en mí, sea honesta y yo sepa cómo actuar.

Fuente:  https://www.criarconsentidocomun.com/que-hacer-cuando-los-ninos-dicen-mentiras/Final del formulario

 

Educar en valores: cómo fomentar la amistad en los niños y niñas

Es probable que tus hijos e hijas hayan visto películas como las de la saga de Harry Potter o Toy Story, o hayan leído libros como El Principito o Las aventuras de Tom Sawyer. Todos tienen en común una cosa: hablan del valor de la amistad.

Las personas somos seres sociales y nos encanta el contacto con otras personas. Los amigos son fuente de alegría, de diversión, de apoyo, de cariño y de ayuda. A lo largo de nuestra vida haremos nuevos amigos, perderemos a algunos y a otros nunca los olvidaremos. El día 30 de julio se celebra el Día Internacional de la amistad y en este post queremos hablar de la importancia de la amistad y de cómo fomentar el valor de la amistad en niños y niñas para que vivan una existencia plena y feliz.

Por qué es importante el valor de la amistad

Todos necesitamos crear y desarrollar una serie de habilidades que nos ayuden a relacionarnos con otras personas y a integrarnos en la sociedad. Es labor de los padres y madres enseñar a sus hijos e hijas la importancia de crear relaciones, hacer amistades, cuidarlas y mantenerlas.

La amistad es fundamental para que tus hijos e hijas aprendan de niños de su edad, jueguen y se diviertan, y compartan experiencias. La amistad también favorece una buena salud mental y ayuda a crear relaciones afectivas duraderas.

Por lo general, nos hacemos amigos de personas con las que compartimos intereses y, con el paso del tiempo, surge el afecto. Es habitual tener varios grupos de amigos: en el colegio, en el barrio, en la universidad, en el trabajo. Muchas personas tienen amigos que conservan desde que eran pequeños.

En los malos momentos es cuando podemos ser totalmente conscientes de quiénes son nuestros amigos y de lo necesarios que son para superar una mala época. Un amigo de verdad se alegra de verte y siempre se esfuerza en pasar tiempo contigo, se ilusiona con tus logros, te ayuda de forma desinteresada y está a tu lado cuando lo necesitas.

El vínculo de la amistad con otras personas favorece que seamos más felices y empáticos, por lo que tener amigos tiene un impacto directo en nuestra salud física y mental. La amistad entre dos personas se puede terminar debido a una traición o a una falta de apoyo en momentos difíciles. Después de un acontecimiento de este tipo es difícil recuperar la confianza.

Ideas para fortalecer el valor de la amistad y niños y niñas

Como padres y madres tenemos la importante misión de que nuestros hijos sean felices y una de las formas de lograrlo es fomentar el valor de la amistad. Estos son algunos consejos que puedes seguir para lograrlo:

– Da ejemplo. Los niños y niñas toman a sus padres y madres como ejemplo, por lo que si desea fomentar la amistad, ellos tendrán que ver que tú tienes amigos, que los cuidas y que los apoyas.

– Invita a los amigos de tu hija o hijo a casa. Una forma fácil de fomentar la amistad de tus hijos e hijas con otros niños es invitarles a pasar un rato en tu casa o a hacer algún plan juntos: montar en bici, ir al parque, ir al cine etc. La idea es que tus hijos e hijas se relacionen con otros niños en otro ámbito distinto al colegio.

– Fomenta los juegos en grupo. Cuando los niños y niñas se junten puedes proponer juegos que se hagan en grupo, por ejemplo, juegos de mesa, puzles, juego del pañuelo por equipos, el escondite por parejas o de tres en tres, los juegos de balón como el baloncesto, el balonmano o el fútbol o el juego de las sillas, entre otros muchos ejemplos.

– No intervengas en sus conflictos. En el caso en que surjan conflictos, es mejor que te mantengas al margen, salvo que sea absolutamente necesario intervenir. Los niños y niñas deben aprender, poco a poco, a manejar los conflictos que surjan y a encontrar soluciones.

– Escucha a tus hijos e hijas. Puede que un día tu hijo e hija llegue a casa disgustado porque ha tenido una riña con algún amigo. En estas situaciones es importante que no le quites importancia al problema, que le dejes que te cuente lo que ha sucedido y que le enseñes cómo puede resolver el problema hablando con sinceridad con su amigo.

– Comparte con tus hijos e hijas cuentos y películas sobre la amistad. Cuando los niños y niñas son pequeños es importante fomentar la lectura con valores. Elige libros que traten sobre la amistad para que comprendan su importancia y lee un rato con ellos todas las noches, por ejemplo. Un buen plan también es enseñar el valor de la amistad viendo películas que traten del tema. Ya hemos citado antes la saga del joven aprendiz de mago Harry Potter. Puede ser un buen ejemplo de película en la que se muestra la importancia de tener amigos y de conservarlos.

– Aplica un estilo de educación democrático. Permite que tus hijos e hijas intervengan en las decisiones que les conciernen, habla con ellos, pregúntales. Esta forma democrática de educar fomentará que tus hijos e hijas sean más tolerantes y tengan más facilidad para hacer amigos.

Un niño y niña que ha comprendido el valor de la amistad:

– Será conciliador con sus amigos.

– Escuchará a otras personas.

– Ayudará a sus amigos cuando lo necesiten y les apoyará en momentos difíciles.

– Se alegrará cuando un amigo alcance una meta complicada.

– Jugará con otros niños y disfrutará compartiendo juguetes.

– Será cariñoso con otros niños y niñas

En definitiva, se trata de que los niños y niñas aprendan valores como la amistad, hagan amigos, los disfruten y sepan cómo conservarlos a lo largo del tiempo, de manera que, a pesar de las circunstancias de la vida, sigan encontrándose con esos amigos a lo largo de los años y compartiendo confidencias y risas.

 

Fuente:  https://www.educo.org/blog/educar-en-valores-como-fomentar-la-amistad-ninos

Por qué a los niños les gusta llamar la atención?

Si sientes que tu hijo quiere ser el centro de atención con llanto, gritos o un mal comportamiento, puede que te interesen las siguientes posibles explicaciones a esta conducta.

Muchos padres se han preguntado en algún momento por qué a los niños les gusta llamar la atención. Escenas de berrinches, niños interrumpiendo las conversaciones de los adultos o portándose mal casi a propósito son el pan de cada día en muchos hogares.

Existen varios factores que pueden servir para definir qué le ocurre al pequeño cuando toma esta actitud. No obstante, casi todos los psicólogos infantiles concuerdan en que los niños que buscan con afán llamar la atención de sus padres todo el tiempo esconden un recelo por ser abandonados.

Además, afirman que en sus mentes han creado un vínculo entre alterar a sus padres y la respuesta inmediata a sus necesidades.

¿Por qué a los niños les gusta llamar la atención?

Los niños de edades muy cortas están programados casi de forma innata para llamar la atención de sus padres para que satisfagan sus demandas.

Esta condición instintiva ha permitido que, durante siglos, los infantes de la espacie humana pudieran sobrevivir gracias a la comunicación por medio de gritos y llantos, en ausencia del entendimiento racional y la capacidad para hablar.

Lo que ocurre, en consecuencia, es que a medida que el niño va creciendo, sigue asociando que el llorar, hablar con un tono de voz elevado o gritar hace que sus padres le presten atención del mismo modo que lo hacía cuando era un bebé. De este modo, logra sentirse protegido y atendido.

 

De allí se desprende que a los niños les gusta llamar la atención cuando necesitan amor, comprensión o incluso alguna recompensa. Básicamente, existen cuatro situaciones que ilustran las necesidades de los niños y su vínculo con un comportamiento que llame la atención:

  • El niño nota que, cuando levanta la voz e interrumpe una conversación, los padres pueden notar su presenciaal igual que los otros miembros de la tertulia; así, logra sentirse integrado.
  • El niño manipula con su conducta se da cuenta de que cuando hace una rabieta en la calle, por ejemplo, consigue que los padres le den lo que pide solo para calmarlo. Entonces, recurre con frecuencia al berrinche como forma de dominio.
  • Los pequeños que cuentan con hermanos suelen sentirse eclipsados por ellos y buscan llamar la atención de sus padres para conseguir posicionarse en un primer lugar a la hora de recibir amor.
  • Los niños que manifiestan sus sentimientos pero sienten que no tienen respuestapor parte de sus padres toman medidas extremas, como portarse mal, para demostrar su inconformidad y molestia de forma más tajante.

Consejos para manejar la situación

De lo comentado anteriormente, puede deducirse que, cuando el niño busca llamar en exceso tu atención, está mostrando una forma de dominio y de imponer sus demandas impacientemente.

La manera más acertada de llevar la situación será a través de una comunicación efectiva y una revisión de los roles de mando en el hogar.

“Los niños que buscan con afán llamar la atención de sus padres todo el tiempo esconden un recelo por ser abandonados”

Desde luego que reconducir al niño para que exprese de otra forma sus inquietudes, afectos y necesidades no es sencillo. Los padres deben llenarse de paciencia, ya que la mejor manera de hacerlos cambiar de actitud es no cediendo a los llamados del niño, sino más bien tratando de inmediato que se produzca un diálogo entre las partes.

Es muy probable que, en las primeras pruebas, el pequeño se exalte de más al sentirse reprendido. Sin embargo, los padres deben mantener con firmeza su autoridad para lograr que el niño pueda comunicarse de manera educada, manteniendo el respeto y en el momento adecuado.

 

Autoexamen a los padres

Debe quedar muy claro que existe una diferencia entre los niños que llaman la atención para obtener un beneficio de inmediato a modo de manipulación y los niños que quieren llamar la atención porque sufren del llamado síndrome de niño abandonado.

Es por ese motivo que los padres deben realizarse un autoexamen sobre el tiempo que pasan con sus hijo; han de evaluar si es un tiempo de calidad en el que se llene de afecto al pequeño o si hay un abuso verbal o físico al conducirse hacia al niño.

Por otra parte, se debe considerar si este cuenta con una supervisor apropiada. En todos estos casos, el llamar la atención será una consecuencia de múltiples carencias en los niños.

Por eso, como recomendación final, es importante que analices tu interacción con el pequeño y que no dudes en pedir ayuda si sientes que la conducta de tu hijo se está saliendo de control.

 

Fuente: https://eresmama.com/por-que-a-los-ninos-les-gusta-llamar-la-atencion/

 

Cómo ayudar a un niño que es despistado

Hay que partir de la base de que no es lo mismo un niño distraído que un niño despistado. La distracción está relacionada con ciertas dificultades que puede tener el niño a la hora de concentrarse. El despiste por el contrario puede deberse a la forma de ser del pequeño o a otra causas variadas como es el caso de la falta de descanso o de rutina. Es labor de los padres el ayudar a sus hijos para que el despiste no incida de una manera negativa en el día a día del niño. En el siguiente artículo te damos algunas claves que pueden ayudar a tratar el despiste en los niños.

No es lo mismo un niño distraído que un niño despistado

Motivos o causas del despiste en los niños

Hay una serie de causas o factores ambientales que pueden estar detrás del despiste en muchos niños:

  • Falta de rutina en el día a día del niño. Los hábitos tienen un papel fundamental a la hora de que haya pocos despistes en la vida de un niño.
  • Acumulación de cansancio debido a que el niño no duerma lo que debiera.
  • Una dieta desequilibrada y poco nutritiva puede provocar ciertos problemas de memoria.
  • Problemas en la vista o en el oído.
  • Comportamiento nervioso.
  • TDAH o lo que se conoce de manera popular como hiperactividad.
  • Sufrir algún trastorno mental grave como es el caso de la depresión.

Cómo ayudar a un niño despistado

Si tu hijo se muestra muy despistado en el día a día y se le olvidan con frecuencia muchas de las tareas a realizar, no pierdas detalle de una serie de consejos o pautas que pueden ayudarte con ello:

  • Lo primero de todo es dar con la causa de tal despiste. Es aconsejable preguntar directamente al niño y hablar de una manera abierta sobre el tema en cuestión. Conocer la causa de dicho problema permite tratar al mismo de una manera óptima y encontrar la mejor solución posible.
  • Es importante cuidar la alimentación del pequeño y asegurarse de que duerme las horas que su cuerpo necesita. La falta de sueño y el cansancio acumulado puede provocar que el niño se vuelva despistado en el día a día.
  • No cabe duda que el establecer una serie de rutinas o hábitos ayuda a que el niño sea mucho menos despistado. Los hábitos van a permitir que el niño se vuelva mucho más responsable y no olvide realizar las diferentes tareas que tiene planificadas.
  • El uso de una agenda escolar es muy importante a la hora de que el niño recuerde en cada momento lo que debe hacer. Una agenda permite planificar cada tareay evita que el niño se olvide de diversas tareas que debe realizar.
  • Recuerda que el despiste puede venir causado por diversos factores ambientales como es el caso del cansancio o la falta de rutina a lo largo de los días. Sin embargo también se puede deber a ciertos factores genéticos. En este último caso poco se puede hacer ya que el despiste es algo innato en el niño y no se puede cambiar. Si ello ocurre es bueno aceptar al niño tal y como es y ayudarlo para que tales despistes no sean excesivos.

El despiste es un comportamiento que suele sacar de quicio a muchos padres

En definitiva, el despiste es un comportamiento que suele sacar de quicio a muchos padres. Sin embargo es importante dar con la causa o motivo de dicho despiste para ayudar al niño a que olvide las menos cosas posibles. Los padres no deben enfadarse por dicho comportamiento y apoyarlos ya que en muchos casos el despiste es algo que va ligado a la forma de ser del pequeño. En estos casos la empata por parte de los padres es esencial a la hora de tratar tal despiste.

 

 Fuente: https://www.bekiapadres.com/articulos/ayudar-nino-despistado/

Fiestas navideñas dominicanas

En primer lugar, hoy escribo este blog con una vista fantástica de la bahía de Sosúa. Un lugar imprescindible para visitar cuando se viaja a Puerto Plata: claro Aguas azules, arena amarilla y una de las mejores frituras de pescado y piña colada! ¡Puede consultar algunos de nuestros blogs anteriores, con sugerencias sobre playas, comida o bebidas para probar mientras viaja aquí!

¡La Navidad está en el aire! Diciembre ha llegado con sus días más cortos y frescos (sí, nosotros los dominicanos  a veces incluso usan suéteres!).

Esta vez, me gustaría compartir con ustedes algunas de las 10 mejores tradiciones navideñas dominicanas, espero que puedan disfrutar algunas de ellas con nosotros, bienvenidos a ¡las tradiciones de República Dominicana!

Navidad Dominicana – Cena de Navidad

En esta época del año, la noche más crucial es Nochebuena (24 de diciembre), cuando la mayoría de las familias dominicanas se reúnen para disfrutar de una cena familiar.

El menú de la cena navideña suele ser siempre el mismo: moro (Arroz con frijoles negros), cerdo asado, pasteles en hoja (una especie de pastel de plátano relleno de carne y pasas, cubierto con una hoja de plátano), ensalada de papa, gominolas de frutas, manzanas, uvas y ponche (bebida de crema de ron) también una bebida tradicional para estos días.

Navidad Dominicana (Villancicos Navideños – Manera Dominicana)

Los dominicanos son conocidos por su alegría y música interior. Entonces, en Navidad, ¡nos encanta dejar que fluya! Con los aguinaldos, las personas, los niños y los amigos tienden a ir a las casas y tocar instrumentos y cantar villancicos en las puertas de la casa.

Los dueños de casa suelen invitarlos a tomar  té caliente, chocolate o algunos dulces navideños. Algunos niños de la calle también suelen hacerlo por una propina.

Otra forma de villancicos son las mañanitas que solían ser también personas cantando canciones, pero últimamente es más un camión de música que toca canciones navideñas entre las 2 y las 5 de la mañana para despertarte con melodías navideñas.

Navidad dominicana – Decoración del hogar y del vecindario

A los dominicanos les encanta decorar con adornos! Nos encanta que, por lo general, la gente empiece a decorar sus casas a principios de noviembre y deje todas las decoraciones hasta finales de enero.

Además, los vecinos se juntan y decoran las calles de su barrio. A veces incluso hay competencia para ver qué barrio tiene la mejor decoración de la ciudad.

Angelito / Diablito (Juego de regalos de ángel secreto)

Esta es una de las tradiciones que personalmente disfruto más. A pesar de tener nuestro bono de salario 13 (sí, la ley laboral hace que todos los dominicanos reciban un salario 13 en diciembre). Nos gustan tanto los regalos, que a veces no hay forma de regalar algo a todo el mundo, por lo que una excelente forma de intercambiar regalos con amigos, familiares y/o compañeros de trabajo es jugando al angelito (Ángel secreto).

El juego consiste en crear una lista de nombres de las personas que juegan, cada uno toma un nombre, y le das un regalo a esa persona que tienes en tu papel.

Una versión más divertida del juego es agregar el diablito (ángel de Devilish Secret). Básicamente es lo mismo que el anterior agregando más días de juego, los primeros días, le das a tu amigo secreto algunos regalos de broma (por ejemplo, en una ocasión mi ángel secreto era alguien con una nueva compañía de distribución de carne, y le di un live chick, como mi “inversión inicial” para el negocio).

Después de varios días jugando bromas, le das tu regalo oficial angelito, y es cuando llegas a descubrir quién te estaba gastando las bromas!

Misa del Gallo

Para los devotos católicos, la religión de las mayorías en RD, la gente tiende a ir a la Misa del gallo, una misa especial que se hace a las 12 a. m. del día 25, para celebrar el nacimiento del Niño Jesús.

Regalos de navidad para niños

Los niños dominicanos, dependiendo de la zona del país, reciben regalos únicos de diferentes amigos mágicos: Niño Jesús (25 de diciembre), Papá Noel (25 de diciembre), Reyes Magos (6 de enero) y poco usados últimamente, pero a veces también Vieja Belén (21 de enero, que también es el mismo día que celebramos el día de la Virgen de la Altagracia).

También existe una tradición de belleza de muchas familias, empresas, organizaciones públicas y privadas que recogen los regalos de los niños y los llevan a los barrios menos favorecidos de la ciudad. Otros grupos traen regalos el día de Navidad a los niños que están en los hospitales.

Navidad Dominicana – Puestos Callejeros de Frutas y Dulces de Temporada

Como los dominicanos tienden a comer uvas, manzanas, mandarinas, gomitas dulces y muchos frutos secos, mucha gente pone algunos puestos callejeros para vender esos productos, y una vez que comienzas a verlos, ¡es cuando dices que ha comenzado la Navidad!

Puestos callejeros de cerdo asado

Sí, no es Navidad si no comes cerdo asado. (Es como Turquía para los estadounidenses en su día de acción de gracias). Nuestro cerdo asado tarda HORAS en estar listo, así que verás a mucha gente cocinando sus cerdos, y puedes ir a prepararlo para comer y comprarlo por piezas o libras.

Cenas y Fiestas Navideñas Empresariales y Sociales

La mayoría de las grandes empresas preparan una gran fiesta y/o Cena para todos sus empleados. Una manera de mostrar su agradecimiento por su arduo trabajo. En esas cenas/fiestas, el menú suele ser el menú de la cena de Navidad. Y las empresas suelen sortear muchos obsequios para sus empleados.

Muchos grupos de amigos también se reúnen para celebrar la Navidad. Así terminamos teniendo una agenda repleta de eventos con casi una celebración todos los días del mes. Definitivamente no es un mes para estar a dieta (mal chiste, jajaja).

Christmas Basket Gifts

Otra tradición única es regalar una canasta navideña; esas canastas suelen tener muchos de los productos que los dominicanos comen o beben en su día de Navidad.

Muchas empresas en ocasiones deciden no hacer una fiesta, sino ayudar en la cena de Navidad de sus empleados ofreciendo este tipo de regalos. Los artículos obligatorios en estas canastas son algunos dulces de goma tradicionales, algunas manzanas y uvas, algún pastel o panettone clásico de Navidad y, por supuesto, cualquier bebida alcohólica como ron, ponche, vino, sidra o champán.

Como puede ver arriba, para los dominicanos Navidad es sinónimo de compartir y disfrutar. Así,  que esperamos que pueda compartir algunas de nuestras cálidas tradiciones con nosotros y que pueda llevarse a casa grandes recuerdos de la forma en que lo celebramos.

No te quedes en tu hotel, sal y toma algunas fotos de los detalles navideños mencionados anteriormente, ¿cuántos puedes encontrar?

Fuente:  https://megaadventuresdr.com/es/top-10-dominican-christmas-traditions/