Entradas

Don Juan José Duarte, padre del más ilustre dominicano de todos los tiempos; Juan Pablo Duarte

Juan José Duarte Rodríguez, nació en Vejer de la Frontera, provincia de Cádiz, España, el 15 de septiembre de 1768, hijo de Manuel Duarte Jiménez y Ana María Rodríguez Tapia. “Viene a Santo Domingo de donde se marcha en 1801, hacia Mayagüez, cuando Toussaint Louverture ataca. Regresa al país en 1809, cuando Santo Domingo volvió a ser colonia española. y se establece como comerciante proveedor de artículos para barcos, montando un negocio en Las Atarazanas”.
La vivienda familiar estaba en la Isabel la Católica, comprada en 1829 al también sevillano Juan Francisco Santín. Hasta el 19 de noviembre de 1944 el inmueble perteneció a la familia Duarte que entonces lo vendió a Juan Jiménez “y así fue cambiando de dueño hasta llegar a manos de Manuel J. Barrous quien lo vendió al Estado y hoy es la sede del Instituto Duartiano”, consigna el historiador Vetilio Alfau.
Fue el único comerciante extranjero que se negó a firmar un manifiesto en apoyo de Boyer cuando éste invadió Santo Domingo, en 1822, y el que un año más tarde se negó a rendir pleitesía al intruso general Hérard.
“Hombre de conciencia recta y de sentimientos puros, no quiso asociar su nombre a un acto censurable, y al proceder con tanta nobleza e hidalguía, anticipó al heredero de sus virtudes la gloria de sacrificar más tarde su porvenir por dar a sus conciudadanos una patria que, pródiga para con todo el mundo, sólo para con él no ha usado de larguezas ni favores”, escribió José Gabriel García.
Se casó con la señora Manuela Diez. Además de Juan Pablo Duarte, procrearon a Vicente Celestino nació por el año de 1802 en Mayagüez, Puerto Rico. María Josefa nació el 19 de marzo de 1810 en Santo Domingo.
Manuel nació el 11 de diciembre de 1811 en Santo Domingo. Murió de apenas cinco días, el 16 de diciembre de 1811 en Santo Domingo.
Juan Pablo nació el 26 de enero de 1813 en Santo Domingo. Ni casó ni tuvo descendencia. Murió el 15 de julio de 1876 en Caracas, Venezuela.
Ana María debió nacer por el año de 1814 en Santo Domingo. Murió muy niña el 9 de octubre de 1816 en Santo Domingo.
Manuel nació el 21 de noviembre de 1816 en Santo Domingo. Murió a los dos años de edad, el 19 de octubre de 1818 en Santo Domingo.
Filomena nació el 5 de julio de 1818 en Santo Domingo. Murió en 1865 en Caracas, Venezuela.
Rosa Protomártir nació el 28 de junio de 1820 en Santo Domingo. Murió soltera, el 25 de octubre de 1888 en Caracas, Venezuela.
Juana Bautista nació el 24 de junio de 1824 en Santo Domingo. Debió fallecer antes de agosto de 1843 en Santo Domingo.
Manuel Amáralos María nació el 8 de agosto de 1826 en Santo Domingo. Estando en el exilio enloqueció. Murió soltero, el 8 de agosto de 1890 en Caracas, Venezuela.
María Francisca debió nacer por el año de 1831. Murió el 17 de noviembre de 1889 en Caracas, Venezuela.
En 1843, durante la visita del general Charles Hérard a Santo Domingo, don Juan José Duarte dio pruebas de energía cuando se negó a que oficiales haitianos dejaran en su casa una bandera colombiana con aviesos propósitos, consigna Rosa Duarte.
Juan José Duarte Rodríguez, el progenitor del Padre de la Patria, no ha recibido de los dominicanos el reconocimiento que merecen sus sacrificios, entrega, luchas y padecimientos a favor de la República. No se le han erigido estatuas o bustos, ningún monumento honra su memoria, no hay una obra escrita que recoja sus hazañas y dolores. Y no merece homenaje por el simple hecho de haber procreado a Juan Pablo: el historial de su vida es también el de un ardoroso revolucionario, patriota y mártir por la Independencia.
Juan José Duarte Rodríguez en su testamento del 30 de agosto de 1843 en Santo Domingo, nombró sólo a seis de sus hijos: Vicente Celestino, Juan Pablo, Filomena, Rosa, María Francisca y Manuel, como sus únicos herederos universales; sin dudas, los demás hijos habían fallecido para ese momento.
Don Juan vivió la angustia de la persecución y la clandestinidad de su hijo al punto de ocultar su escondite hasta a Francisco del Rosario Sánchez, cuando el general Rivier y sus hombres lo requerían el doce de julio de 1843. “El apesarado anciano no desconfiaba, él había pasado el día con su afligida familia en la mayor tribulación palpando la encarnizada persecución que se le hacía a su más querido hijo; y él a esa hora no había conseguido un lugar seguro donde ocultarle. Y en ese momento miraba a Sánchez como un enviado de la Providencia, y estrechando las manos que le ofrecía con tanta abnegación: “¡Sálvalo! No desconfío… dime en qué parte lo esperas”. Sánchez contestó: “en la plaza del Carmen, frente a mi casa”. El pasaje lo recoge Rosa Duarte en sus Apuntes.
El 25 de noviembre de 1843 su cadáver recibía cristiana sepultura en la bóveda de la capilla del Rosario del templo parroquial de Santa Bárbara, en la ciudad de Santo Domingo.
Texto: Resumen de varios autores, Angela Peña, Héctor Tineo y J. Marcano

Cronología De Eugenio María De Hostos

1839 – Nace el 11 de enero, en el barrio Río Cañas de Mayagüez, Puerto Rico.

           Sus padres, don Eugenio María de Hostos y doña Hilaria de Bonilla y Cintrón.

1847 – Instrucción primaria en el Liceo de San Juan en Mayagüez.

1848 – Obtiene premio como el mejor estudiante en aritmética en el Liceo de San Juan.

1852 – Empieza su bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de Bilbao,

           España.

1855 – Termina el cuarto año de Latinidad en el el Seminario de San Ildefonso en San

           Juan, Puerto Rico y pasa a Bilbao.

1858 – Ingresa en las Facultades de Derecho y Filosofía y Letras de la Universidad

           Central de Madrid , en la cual es discípulo de don Julián Sanz del Río.

1859 – Pasa a Puerto Rico. Regresa a España.

1860 – Inicia sus estudios de derecho en la Universidad Central de Madrid.

1862 – Muere en Madrid doña Hilaria de Bonilla y Cintrón, madre de Hostos.

           Pasa a Puerto Rico.

1863 – Regresa a España. Escribe La peregrinación de Bayoán.

           Miembro de la Sociedad Abolicionista de la Esclavitud y del Ateneo de Madrid.

1865 – Escribe una carta al periódico La Iberia en que se refiere a los sangrientos

           sucesos estudiantiles de la Noche de San Daniel, ocurridos en Madrid.

1866 – Continúa en Madrid su campaña por la independencia de Puerto Rico.

1868 – Llega a Barcelona y París y realiza esfuerzos a favor de la República española.

           Después del triunfo de los republicanos españoles, rechaza la oferta de ser

           gobernador de Barcelona.

           El 20 de diciembre pronuncia en el Ateneo de Madrid su célebre discurso contra

           el Régimen colonial español en América.

1869 – Recomendado por el Partido Liberal de Puerto Rico como candidato a cortes por

           Mayagüez.

           Se entrevista con el General Serrano, Presidente del Gobierno Provisional,

           Pidiendo autonomía para las Antillas.

           Parte a Nueva York.

           Primer encuentro con el doctor Ramón Emeterio Betances.

           Continúa su propaganda a favor de la independencia de Cuba y Puerto Rico.

1870 – Miembro del Club de Artesanos de la Sociedad de Instrucción, de la Liga de

           Independientes, de la Sociedad de Auxilios a los cubanos.

           Colabora en el periódico La Revolución.

           Sale para Sur América y visita Cartagena (Colombia), Panamá, El Callao y Lima

           (Peru).

           Fundador de la Sociedad de Inmigración Antillana en Cartagena.

1871 – Vive un año en Lima donde funda con un peruano el periódico La Patria, y crea la

           Sociedad de Auxilios para Cuba y la de Amantes de Saber.

           En diciembre llega a Chile.

1872 – Socio de la Academia de Bellas Letras de Santiago de Chile.

           Funda la Sociedad de Auxilios para Cuba.

           Recibe primer premio por su Memoria de la Exposición Nacional de Artes

           e Industrias , y publica la Biografía Crítica de Plácido.

1873 – Se publican sus conferencias sobre “La Educación Científica de la Mujer,”

           el Ensayo Crítico sobre Hamlet, la segunda edición de La peregrinación de

           Bayoán.

           Sale de Valparaíso para Buenos Aires.

           Es miembro honorario de la Sociedad Fraternal Boliviana.

           Funda la Sociedad de Auxilios para Cuba.

1874 – José Manuel Estrada le ofrece la Cátedra de Filosofía o la de Literatura en la

           Universidad de Buenos Aires, la cual Hostos declina.

           Visita Brazil; de Rio de Janeiro sale hacia Nueva York pasando por Saint

           Thomas.

           En Nueva York publica en La América Ilustrada.

           Continua su campaña a favor de la independencia de Cuba y Puerto Rico.

1875 – Sale del Puerto de Boston en compañia del General Aguilera en expedición

           armada hacia Cuba.

           Regresa al puerto de Boston después del fracaso de la misma.

           Se establece en Puerto Plata, República Dominicana, donde funda y dirige los

           periódicos Las Tres Antillas y Los Antillanos y colabora en Las Dos Antillas.

           El Club Cubano de Puerto Plata le nombre socio honorario y le comisiona ante

           los gobiernos de Venezuela y Colombia.

1876 – Funda la sociedad La Educadora.

           Vocal de la sociedad patriótica, La Liga de la Paz.

           Sale de Puerto Plata hacia Nueva York, donde redacta el “Programa de la Liga de

           los Independientes.”

           Se va a Venezuela y se inicia en la labor pedagógica.

1877 – Contrae matrimonio en Venezuela con doña Belinda Otilia de Ayala Quintana,

           natural de la Habana.

           Director de colegios en la isla Margarita y en Puerto Cabello.

1878 – El 6 de junio pasa a Puerto Rico pero no desembarca.

           Se traslada a Saint Thomas, donde permanence por una temporada.

           Pasa a Santo Domingo y de alli, en septiembre, a Puerto Rico donde

           permanence hasta marzo de 1879.

1879-1888 Vive y trabaja en la República Dominicana.

1879 – Llega a Santo Domingo e inicia su labor educativa y cívica.

           Nace su primer hijo, Eugenio Carlos.

1880 – Funda y dirige la primera Escuela Normal del país.

           Desempeña en la Normal y en el Instituto Profesional las cátedras de los tres

           derechos: constitucional, internacional y penal.

1881 – Funda la Escuela Normal de Santiago de los Caballeros, República Dominicana.

           Publica el opúsculo: Los frutos de la Normal (exposición de pedagogía práctico

           -científico escrita por encargo del gobierno dominicano.

           En marzo, nace su hija Luisa Amelia.

1882 – Viaja por el interior de la República Dominicana. (San Cristóbal, Baní y Azua)

           Nace su hijo Bayoán Lautaro.

1883 – Inaugura la cátedra de Economía Política en el Instituto Profesional.

           Dicta a sus alumnus las lecciones de sociología que mas tarde formarán parte

           del Tratado de Sociología.

1884 – En septiembre se efectua la investidura de los primeros maestros normalistas.

           Pronuncia un memorable discurso, que se publicó con el título de “Apología de la

           Verdad.”

1885 – Llega a Santo Domingo el General Máximo Gómez.

           Hostos le da la bienvenida a nombre de la juventud capitaleña.

           Participa como delegado de Chile en el Congreso Histórico de Colón, reunido en

           Santo Domingo.

           El Presidente chileno, Domingo Santamaría le extiende invitación, que Hostos

           declina, para que colabore en la educación pública de ese país.

1886 – En febrero se realiza la investidura del segundo grupo de maestros normalistas.

1887 – Socio correspondiente del Ateneo de Lima.

           Publica en Santo Domingo sus Lecciones de Derecho Constitucional.

           Nace su hijo, Adolfo José.

           Se gradúan las primeras maestros normalistas, alumnas del Instituto de

           Señoritas, dirigido por Salomé Ureña de Henríquez.

1888 – Miembro del Congreso juriídico internacional de Lisboa.

           Miembro honorario de la Sociedad de Estudios, Santo Domingo.

           En agosto, funda en Santo Domingo la Escuela Nocturna para la clase obrera.

           Publica en Santo Domingo su obra Moral Social.

           Llamado por el gobierno de Chile para trabajar en la reforma de la enseñanza.

           El 18 de diciembre parte para Chile, por vía de Curazao y Panamá.

           Le acompañan su esposa y sus hijos Eugenio Carlos, Luisa Amelia, Bayoán y

           Adolfo, nacidos en Santo Domingo.

1889-1898 Vive y trabaja en Chile

1889 – Llega a Valparaíso, Chile.

           Es nombrado Rector del Liceo de Chillán, puesto que ocupa hasta 1890.

           Escribe Reforma de la enseñanza en Chile y Reforma del plan de estudios de la

           Facultad de Leyes en Santiago de Chile.

           Presidente honorario de la Academia Carrasco Albano, Chillán.

           Collaborates with Valentín Letelier and Julio Bañados Espinosa en el libro

           La reforma de la enseñanza del Derecho.

1890 – Dirige el Liceo Miguel Luís Amunátegui de Santiago de Chile hasta 1898.

           Escribe su Gramática General.

           Recibe voto de gracias de la sociedad dominicana por su labor educativa en

           Santo Domingo.

           Primer premio en el “Certamen Varela” del Club del Progreso, de Santiago, por su

           trabajo, Descentralización Administrativa.

           Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Chile.

           Director del Congreso Pedagógico de Chile y del Ateneo de Santiago.

           Nace su hijo Filipo Luís Duarte.

1891 – Co-fundador de la Société Scientifique du Chili, en Santiago.

           Escribe: Crisis constitucional de Chile.

1892 – Miembro honorario de la Academia Literaria Diego Barros Arana, en Santiago.

1893 – Confecciona programas de castellano, historia y geografia.

           Escribe un estudio sobre Manuel Antonio Matta.

1894 – Director del Congreso Científico de Chile.

           Escribe su Ensayo sobre la historia de la lengua castellana y la Historia de la

           civilizacion antigua.

1895 – Director del Centro de Profesores de Chile.

           Socio correspondiente del Centro Propagandista Cubano Martí, de Caracas.

           Agente de la Junta del Partido Revolucionario de Cuba y Puerto Rico de Nueva

           York, en Santiago. (1895-98)

           Hijo adoptivo del Ayuntamiento de Santiago.

1896 – Director de la Sociedad Unión Americana (pro Cuba) en Santiago.

           El 14 de febrero nace su hija María Angelina.

1897 – Miembro honorario de la Academia Literaria La Ilustración.

           Inicia la serie de Cartas Públicas acerca de Cuba, publicadas en la prensa de

           Chile y de la República Dominicana.

1898 – Renuncia el rectorado del Liceo Amunátegui y a sus cátedras y tareas

           periodísticas y se embarca para Nueva York a continuar su apostolado por la

           independencia de Puerto Rico.

           Acepta comisión del gobierno de Chile para estudiar los Institutos de Psicología

           Experimental de los Estados Unidos de América, y embarca en Valparaíso con

           rumbo a Panamá.

           Llega a Caracas y sale para Nueva York comisionado por las emigraciones

           cubana y puertorriqueña de Colombia y Venezuela.

           En Nueva York funda la Liga de Patriotas, de la cual es nombrado presidente.

           Llega a Puerto Rico, funda en Juana Díaz el Primer Capítulo de la Liga de

           Patriotas Y el Instituto Municipal.

           Se le designa en comisión a Washington junto a Julio Henna, Manuel Zeno

           Gandía y Rafael del Valle.

1899 – Entrevista histórica con el presidente MacKinley en compañía de Henna y Zeno

           Gandía, en la que tuvo la sensación de que nada se había conseguido para su

           país.

           Regresa a Puerto Rico, donde promueve juntas municipales y sostiene la idea del

           plebiscito sobre la suerte futura de la isla.

           Funda en Mayagüez el Instituto Municipal.

           El gobierno dominicano le llama a reoganizar le enseñanza pública en ese país.

1900 – Vuelve a Santo Domingo en compañía de su familia y es nombrado Inspector

           General de Enseñanza Pública.

           Se entrega por completo a las tareas docentes y a la preparación de proyectos

           de ley de instrucción pública en todos sus aspectos.

           Escribe los programas para las escuelas normales.

1901 – Dicta a sus discípulos lecciones sobre sociología que se publican como Tratado

           de socioloíia.

1902 – Es nombrado Director General de Enseñanza.

           Desempeña a la vez la Dirección de la Escuela Normal de Santo Domingo.

1903 – Fallece el 11 de agosto en su residencia de Las Marías, Santo Domingo,

           República Dominicana, en donde aún reposan sus restos en el Panteón Nacional.

Fuentes: Cronología preparada por el Instituto de Estudios Hostosianos, 1995.

               Hostos, Eugenio María de. America: The Struggle for Freedom.

                     San Juan, P.R. : [New York]: Río Piedras: Office of Cultural Development of the City of San Juan; City University of New York; Institute of Hostosian Studies Of the University of Puerto Rico, 1992.

               Hostos, Eugenio María de. América, la lucha por la libertad.

                     San Juan : Ediciones Compromiso, 1988.

               Hostos : Imágenes de Hostos a través del tiempo : exposición itinerante en

                        conmemoración del ciento cincuenta aniversario de su natalicio :

                        Museo de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, 26

                        de febrero al 31 de marzo de 1988.

José A. Díaz, recopilador/traductor, otoño 2003

Fuente:http://commons.hostos.cuny.edu/

Biografía de Max Henríquez Ureña, hijo de Salomé Ureña

Max Henríquez Ureña, hijo de Salomé Ureña y hermano de Pedro Henríquez Ureña.
Maximiliano Adolfo Henríquez Ureña, nació en Santo Domingo (República Dominicana, el 16 de noviembre de 1885.
Era hijo de la reconocida y admirada poetisa y educadora Salomé Ureña de Henríquez y del médico, abogado, escritor, pedagogo y político, Francisco Henríquez y Carvajal, que llegó a presidente de la República Dominicana en 1916.
Max fue poeta, ensayista, narrador, traductor, diplomático, periodista y catedrático, al igual que sus hermanos, Francisco, Pedro -reconocido filólogo, político, educador y escritor y uno de los mayores humanistas hispanoamericanos del siglo XX- y Camila, escritora y humanista. Todos tuvieron la suerte de recibir una brillante educación.
Ingresó en el Liceo Dominicano, bajo la dirección del profesor y poeta Emilio Prud’ Homme, donde recibió el título de Bachiller en Ciencias y Letras.
En 1901 viajó a Nueva York, donde su padre se había trasladado comisionado por su gobierno, pero al año siguiente el padre fue trasladado a Cuba pero los hermanos decidieron quedarse y mantenerse por su cuenta, Max trabajó como pianista en un restaurante y a la vez estudiaban en la Universidad de Columbia, donde Max se graduó en 1904.
Al terminar sus estudios se fue a reunir con su padre en Cuba y allí vivió hasta 1931.
Impartió clases en la Escuela Normal de Santiago y fundó y dirigió la Escuela Libre de Derecho.
En La Habana fundó la Sociedad de Conferencias, fue como Director del Ateneo y de la Academia de Derecho González Lanuza e ingresó como Miembro de Número a la Academia Nacional Cubana de Artes y Letras.
Se dió a conocer como poeta con la publicación de Ánforas (1914) y, como ensayista con El ocaso del dogmatismo literario (1919), en Cuba desarrolló casi toda su vasta labor literaria y ensayística.
Fundó en Santiago de Cuba la revista Cuba.
En 1932, un par de años después de la llegada al poder del dictador Trujillo, es llamado por el gobierno de su país.
Se instaló en Santo Domingo. Representó la República Dominicana en el Tribunal Internacional de La Haya, ocupó el cargo de Secretario de Relaciones Exteriores (1931-33), fue Delegado ante la Sociedad de Naciones (1936-39), Embajador en Brasil (1943) y Embajador en Buenos Aires (1945-46).
En 1950 fue nombrado Delegado de la República Dominicana en la Organización de las Naciones Unidas e ingresó como Miembro a la Academia Dominicana de la Lengua.
Sus estudios e investigaciones acerca de la cultura y la literatura de la América Hispana lo llevaron a diversos países en los cuales vivió temporalmente.
Así, es notable su participación en algunas universidades y centros culturales de Estados Unidos, España, México, Argentina, Brasil y Puerto Rico.
Falleció el 23 de enero de 1968, en Santo Domingo.
Sus estudios e investigaciones acerca de la cultura y de la literatura de la América Hispana comprenden varios volúmenes, destacándose entre ellos: Panorama histórico de la literatura dominicana, Panorama histórico de la literatura cubana y Breve historia del Modernismo.
Vivió muchos años en Cuba y gran parte de sus escritos están dedicados al estudio de la cultura y de la literatura cubana.
Fuente: Facebook/ Historia Dominicana en Gráficas

Biografía de Manuela Díez y Jiménez

Nació en Santa Cruz del Seybo, el veintiséis o el veintisiete de junio de 1786, hija de Antonio Díez, natural de la villa de Osorno, en la provincia de Palencia, España, y de Rufina Jiménez Benítez, de Santa Cruz del Seybo.
Casó hacia 1800 con Juan José Duarte, posiblemente en Mayagüez, Puerto Rico, según supone el notable historiador Vetilio Alfau Durán. Tuvo tres hermanos: Antonio, Mariano y José Acupérnico, y ocho hijos: Vicente Celestino, Juan Pablo, Filomena, Rosa, María Francisca, Manuel, Ana María y Sandalia. Murió en Caracas el treinta y uno de diciembre de 1858.
De ella dice Alfau Durán: “El hecho solo de haber dado a la Patria y ¿por qué no? a la América, un hombre de la altura moral y política de Juan Pablo Duarte, le da pleno derecho a doña Manuela Díez a ocupar un puesto distinguido en el grupo selecto de las mujeres de la Independencia. Pero hay que consignar, en honra de la verdad histórica, que a causa del apostolado de su hijo, cual otra Dolorosa, sacrificó su patrimonio, derramó lágrimas amargas, sufrió persecuciones sin cuento hasta ser arrojada para siempre, en unión de sus hijos huérfanos, a llorar su viudez y a terminar su vida en una tierra extraña, en cuyo suelo se confundieron en lamentable y doloroso olvido sus huesos venerables…”.
En La Madre de Duarte, un poema de Ramón Emilio Jiménez, éste expresa: “Manuela Díez Jiménez ¡quién ayer te dijera / que tu ser había sido por Dios predestinado / para que de él naciera el héroe inmaculado / que dio a la democracia del mundo otra bandera! / Fuiste para el Patriota como una sementera, / alma de redención, carne de apostolado, / y como barro puro que encierra oro preciado, / oro de libertad tan noble entraña era…”.
La calle Manuela Díez se extiende desde la Albert Thomas, en María Auxiliadora, hasta la Hermanos Pinzón, en Villa Consuelo.
TEXTO Angela Peña

Biografía de Miguel de Cervantes Saavedra

29 de septiembre de 1547: nace Don Miguel de Cervantes Saavedra en Alcalá de Henares, España. (La fecha no está constatada con seguridad, pero se cree que pudo ser esta la de su nacimiento).
✍️ Fragmento de DON QUIJOTE DE LA MANCHA, capítulo LVIII
Miguel de Cervantes Saavedra.
—”La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres. Digo esto, Sancho, porque bien has visto el regalo, la abundancia que en este castillo que dejamos hemos tenido; pues en mitad de aquellos banquetes sazonados y de aquellas bebidas de nieve me parecía a mí que estaba metido entre las estrecheces del hambre, porque no lo gozaba con la libertad que lo gozara si fueran míos, que las obligaciones de las recompensas de los beneficios y mercedes recibidas son ataduras que no dejan campear al ánimo libre. ¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo.”
.
Miguel de Cervantes Saavedra (Alcalá de Henares,​ 29 de septiembre de 1547 – Madrid, 22 de abril​ de 1616) no necesita presentación.
Está considerado la máxima figura de la literatura española y es universalmente conocido por haber escrito El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha (conocida habitualmente como el Quijote), que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal, además de ser el libro más editado y traducido de la historia, solo superado por la Biblia. Se le ha dado el sobrenombre de «Príncipe de los Ingenios»
Cervantes falleció en Madrid a la edad de 68 años de diabetes, en la conocida Casa de Cervantes, situada en la esquina entre la calle del León y la calle Francos, en el ya citado barrio de las Letras o barrio de las Musas, en el entorno del conocido Madrid de los Austrias.
Cervantes deseó ser enterrado en la iglesia del convento de las Trinitarias Descalzas, en el mismo barrio, ya que cuando fue llevado preso en Argel, la congregación de los trinitarios ayudó, hicieron de intermediarios y recogieron fondos para que él y su hermano Rodrigo fueran liberados.
La iglesia donde fue enterrado se construyó cuatro años antes, en 1612. El de Cervantes no fue el primer cuerpo sepultado en esta iglesia: allí yacía ya el cadáver de sor Lucía de Santa Ana, que había muerto el año anterior en clausura. El novelista fue enterrado humildemente, sin lápida ni lugar que marcase el sitio exacto donde iba a descansar el cuerpo.
El poeta Francisco de Urbina le escribió el siguiente epitafio:
‘A Miguel de Cervantes, insigne y cristiano ingenio de nuestros tiempos,a quien llevaron los terceros de San Francisco a enterrarcon la cara descubierta, como a tercero que era.
Fuentes: Efemérides históricas; Miguel de Cervantes, Don Quijote de La Mancha.

Neil Armstrong, primer hombre en poner pie en la superficie lunar

(Wapakoneta, Ohio, 1930 – Columbus, Ohio, 2012) Astronauta estadounidense que fue el primer hombre que pisó la Luna.

Tras graduarse en la especialidad de ingeniería aeronáutica por la Universidad de Purdue, fue piloto de la Marina de Estados Unidos entre 1949 y 1952, período durante el cual participó en la guerra de Corea. Ingresó en el National Advisory Committee for Aeronautics (NACA), que en 1958 se convertiría en la Agencia Estadounidense del Espacio (NASA), donde llegó a ser uno de sus pilotos de pruebas más destacados.

En el marco de sus actividades en el Lewis Research Center y en la Sección de Desarrollo de Aparatos Voladores de la NASA, en la base de las Fuerzas Aéreas estadounidenses en Edwards (California), fue uno de los pilotos designados para efectuar los vuelos de pruebas del avión cohete estadounidense X-15 (un total de diecisiete misiones), a bordo del cual alcanzaría altitudes de hasta 30.000 metros y velocidades próximas a los 6.000 km/h. Durante esta época pilotó también bombarderos de largo alcance del tipo B-52.

En 1962 ingresó en el cuerpo de astronautas de la NASA y se especializó en la mejora de los métodos de entrenamiento y el desarrollo de los simuladores de vuelo. Cuatro años más tarde (1966) dirigió como comandante la operación Gemini 8 (marzo de 1966), una misión espacial en la que, acompañado por el comandante David Scott, llevó a cabo una maniobra de acoplamiento en el espacio, la primera de este género (16 de marzo). La misión fracasó al perderse el control del conjunto, si bien los astronautas pudieron separar la cápsula espacial y regresar a la Tierra, donde hubieron de realizar un amaraje forzoso.

Tres años más tarde (1969), entre los días 16 y 24 de julio, fue el comandante de la histórica misión Apolo 11 y protagonizó el primer alunizaje del ser humano sobre la superficie de nuestro satélite. Para esta gesta se utilizó un cohete Saturno V, el mayor ingenio de este tipo construido, con una altura superior a los 85 metros y un diámetro máximo de 13 metros, capaz de desarrollar una potencia de 35.000 kN, que transportaba el conjunto integrado por el módulo de mando y servicio, llamado Columbia, y el módulo de alunizaje, bautizado con el nombre de Eagle.

La tripulación estaba compuesta, además, por el teniente coronel Michael Collins, piloto del módulo de mando, y el coronel Edwin Aldrin, encargado de pilotar el módulo lunar. Armstrong fue el primero en poner pie en la superficie lunar, el 21 de julio, y permaneció 2 horas y 14 minutos fuera del módulo de alunizaje Eagle. El alunizaje había tenido lugar el día antes (20 de julio) en la región lunar conocida como Mar de la Tranquilidad; el 21 de julio, Aldrin siguió a su comandante 15 minutos después de que éste saliera del módulo lunar.

Además de desplegar la bandera de Estados Unidos y de instalar diversos aparatos científicos, recogieron aproximadamente 22 kilogramos de rocas lunares para su posterior estudio en la Tierra. A su regreso, Armstrong fue nombrado responsable de las actividades aeronáuticas de la NASA, organización que abandonó en 1971 para incorporarse a la actividad docente como catedrático en la Universidad de Cincinnati. En 1979 pasó a formar parte de la junta de la Cardwell International Ltd., empresa proveedora de equipamiento para refinerías.

Fuente: biografiasyvidas.com

¿Quién fue Héctor Incháustegui Cabral?

(Baní, 1912 – Santo Domingo, 1979) Escritor dominicano. Autor de una fecunda producción literaria y ensayística de gran rigor intelectual, está considerado como una de las voces más destacadas de la poesía social antillana del siglo XX. La denuncia de la injusticia y la defensa de las clases menos favorecidas son ejes centrales en su lírica.

Inclinado desde su juventud a los estudios humanísticos y la creación literaria, Héctor Incháustegui pronto se convirtió en una de las figuras más destacadas del panorama cultural dominicano, en el que desempeñó cargos tan relevantes como el de presidente de la Sociedad Nacional de Escritores y el de Vicepresidente de la Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos de la República Dominicana. Además, fue designado miembro correspondiente de la Real Academia Española, y galardonado en 1952 con el prestigioso premio “Pedro Henríquez Ureña”. Durante muchos años, trabajó en labores educativas y ganó fama de avanzado pedagogo, actividad que compaginó con su dedicación a la escritura y con el desempeño de misiones diplomáticas al servicio de su nación.

En su faceta de escritor, se dio a conocer como poeta merced a la publicación, en 1939, del volumen de versos titulado Poemas de una sola angustia, opera prima en la que mostraba su interés por el entorno social -principalmente urbano- y por las duras condiciones de vida de sus compatriotas. En la estela de la vertiente poética social transitada en las letras estadounidenses por el poeta Carl August Sandburg, Héctor Incháustegui aunó la dureza y el rigor de su voz crítica con un cierto tono de desenfado que pronto le condujo a cultivar una ironía contestataria cercana a los postulados ideológicos del anarquismo.

Pero esta ideología libertaria, que propugnaba la confraternidad universal del ser humano para aumentar los ecos de la denuncia de la injusticia social, no le impidió centrar su atención en algunos aspectos específicos de su pueblo (como la descripción del paisaje dominicano), con lo que el tono lírico de su voz poética acabó desbordando los reducidos límites de la interiorización para alcanzar, en determinadas composiciones, una encendida dimensión épica que se hace patente en poemas como “Canto triste a la Patria bien amada”, “Preocupación del vivir” e “Invitación a los de arriba”. Y, a la postre, los temas y las técnicas procedentes de la poesía social, sumados a su afán por recoger el testigo del legado vanguardista, dan como resultado una producción rigurosa, irónica y libertaria en la que se constata, verso a verso, el desencanto del poeta derivado de su lúcida contemplación del mundo que le rodea.

Además del título citado, en la obra poética de Héctor Incháustegui Cabral aparecen otras colecciones de versos tan afortunadas como De vida temporal (1944), Muerte de “El Edén” (1951) y El pozo muerto (1960). Un año antes de su muerte, el poeta de Baní recopiló toda su producción lírica en el poemario titulado Poemas de una sola angustia. Obra poética completa (1978). A grandes rasgos, su obra poética puede compararse -en su vertiente humana y material- con la poesía airada de Pablo Neruda; pero el constante recurso a la ironía de que hace gala el poeta dominicano confiere a sus versos una marcada singularidad, difícilmente equiparable al tono habitual de otros poetas sociales europeos y americanos.

Héctor Incháustegui también escribió algunas piezas dramáticas, aunque en esta faceta de autor teatral no destacó tanto como en su condición de poeta. Sí triunfó, en cambio, en sus labores de ensayo y crítica literaria, con obras tan valiosas como Historia dominicana: 1844-1953 (1955) -escrita en colaboración con Joaquín Marino-, Diario de la guerra y los dioses ametrallados (1967), De literatura dominicana del siglo XX (1968) y Escritores y artistas dominicanos (1978).

Fuente: www.biografiasyvidas.com

Biografía de Pedro Mir, nuestro Poeta Nacional

(San Pedro de Macorís, 1913 – Santo Domingo, 2000) Escritor dominicano considerado uno de los poetas más relevantes de la literatura dominicana contemporánea. En su juventud ejerció el magisterio en su ciudad natal, donde escribió sus primeros versos; más tarde, en 1937, el rotativo Listín Diario publicó por primera vez algunas de sus composiciones. Trasladado por motivos de estudios a la capital, Pedro Mir cursó derecho en la Universidad de Santo Domingo, por la que se doctoró en 1941.

Pedro Mir

En 1947, por problemas de salud y también por razones políticas (la dictadura del general Rafael Leónidas Trujillo), Pedro Mir abandonó el país. Se exilió en México, Guatemala y Cuba, donde publicó Hay un país en el mundo (1949); subtitulada “Poema gris en varias ocasiones”, esta composición, un bello y emotivo canto a su patria, le daría prestigio continental. A partir de entonces se le situó en la poesía comprometida centroamericana, pero siempre desde unos criterios estéticos rigurosos y a la vez profundamente imbricados en el sentir colectivo, plasmados en una poesía social alejada del panfleto político.

De regreso a su país fue nombrado profesor de estética de la Universidad Autónoma y se dedicó a la investigación histórica y artística, al ensayo y al periodismo literarios. Su labor y logros literarios fueron continuos. Recibió el Premio Nacional de Historia por su ensayo Las raíces dominicanas de la Doctrina Monroe (1974), y el Premio Anual de Poesía por su extenso poema El huracán Neruda (1975). En 1984 el Congreso dominicano lo declaró Poeta Nacional, tomando en consideración el conjunto de su obra, y en 1993 obtuvo el Premio Nacional de Literatura.

Consciente del valor social de su obra, Pedro Mir organizó o participó a menudo en recitales que trataban de acercar la poesía al pueblo, y que solían contar con una extraordinaria afluencia de oyentes. Su estilo salmódico, de versos largos, combina sabiamente un lenguaje poético matizado con lo anecdótico y la expresión coloquial directa. Su lírica es minuciosa; ejemplo de ello es Tres leyendas de colores (1969), donde sorprende por su capacidad para la recreación de hechos históricos: enlaza en un solo hilo narrativo las tres primeras rebeliones de clase en la América española, describe los tintes raciales que las caracterizaban y los identifica con sus orígenes sociales.

Dentro de su producción destacan además Seis momentos de esperanza (1953), Poemas de buen amor y a veces de fantasía (1969), Amén de mariposas (1969), El gran incendio (1969), Viaje a la muchedumbre (1971) y el ya citado El huracán Neruda (1975). Publicó también los ensayos El gran incendio (1969), Apertura a la estética (1974) y Fundamentos de teoría y crítica de arte (1978).

Fuente: www.biografiasyvidas.com

El gran legado de Idelisa Bonnelly, madre de la conservación marina en el Caribe

El 10 de septiembre de 1931 nacía en República Dominicana una de las científicas más importantes de Latinoamérica: Idelisa Bonnelly, que empezó sus estudios de biología marina en Nueva York en 1953, ya que en el país no había universidades donde se impartiese. Tras completarlos y trabajar unos años en el Acuario de Nueva York, volvió a República Dominicana, donde fundó la primera institución del país donde estudiar Ciencias Marinas. Entre sus numerosos logros, destaca su aportación fundamental: la creación del primer santuario de ballena jorobada en el Atlántico Norte.

Dedicó su vida a proteger la biodiversidad de los océanos y abrió el campo científico a las mujeres en una época en que todavía se consideraba territorio predominantemente masculino. Su amor por el mar se gestó en su infancia, que transcurrió en la ciudad de Santo Domingo. Allí, las aguas del Caribe despertaron su interés por comprender y conocer qué especies habitaban las profundidades submarinas.

Cuando salió del colegio, Idelisa Bonnelly quiso estudiar Biología Marina, pero ninguna universidad de su país impartía la carrera, de modo que partió a Nueva York en 1953. Tres años después se graduó de la Universidad de Columbia y luego completó un magíster en la Universidad de Nueva York. Una vez terminados sus estudios, en 1961, trabajó en el acuario de la ciudad. Al poco tiempo volvió a República Dominicana y se dedicó a la enseñanza; hizo clases en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y comenzó a idear la que sería la primera institución educativa dedicada a la biología de su país. En 1966, Bonnelly fundó el Instituto de Biología Marina, que luego pasó a llamarse Centro de Investigación de Biología Marina, donde fue profesora durante más de dos décadas.

En 1974 la bióloga fundó la Academia de las Ciencias de República Dominicana y se dedicó a publicar múltiples investigaciones, que se transformaron en material fundamental para quienes se dedican a la preservación del ecosistema marino alrededor del mundo. Tanto así, que Bonnelly fue clave en la creación de la primera zona protegida para las ballenas jorobadas, hoy conocida como Santuario de los Bancos de Plata y Navidad (1986), donde estos mamíferos también conviven con delfines y manatíes.

Más adelante, en 1990, creó la Fundación Dominicana de Estudios Marinos (FUNDEMAR), organismo que se encarga de velar por las áreas protegidas, de conservar las especies en peligro de extinción y de combatir la contaminación costera. Idelisa declaró que su misión en la vida era aportar en estos temas desde la educación.  Así lo hizo también en la Organización para las Mujeres en Ciencia para el Mundo en Desarrollo y a través de informes que han derivado en la creación de leyes medioambientales. Por todos estos motivos, la UNESCO le otorgó la Medalla Marie Curie en 2009, el gobierno dominicano la honró con la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, y en 2013 fue reconocida por la BBC como una de las diez mujeres que lideran la ciencia en América Latina.

Murió el domingo 03 de julio de 2022.

Fuente: mujeresbacanas.com

¿Quién fue Ivonne Haza?

Ramón Almánzar
Listín Diario

El 13 de marzo de 1958, Ivonne Haza subía por primera vez a un escenario como cantante profesional (soprano), en el auditorio del Instituto de Señoritas Salomé Ureña,  interpretando las arias del Mesías de Georg Friedrich Händel, a cargo de Manuel Marino Miniño.

Desde entonces fue reina de los escenarios y, como dijo ayer su hijo Víctor Ito Bisonó, tras su fallecimiento a los 83 años, su madre será recordada por su gran legado a la cultura dominicana en la que puso su sello para ganarse el título de “la dama de la música clásica por siempre”. También la llaman la “Diva dominicana”.
“Ha partido en paz al encuentro del señor mi querida madre, estuvo acompañada por sus hijos y nietos hasta el último momento. Mami, serás recordada por tu gran legado a la cultura dominicana; la dama de la música clásica por siempre”, informó Bisonó (ministro de Industria y Comercio) mediante su cuenta de Twitter.
Nativa de San Pedro de Macorís, tierra de caña y azúcar, ella endulzó a millones de personas que escucharon su bel canto en su patria o en escenarios extranjeros.
Su voz quedará en la inmortalidad sobre históricas partituras de óperas italianas, zarzuelas, requiems, cantatas, oratorios, misas, canciones francesas, españolas, italianas, alemanas, portuguesas, rusas, latinoamericanas y, sobre todo, canciones de arte dominicanas.
Por muchos años la Orquesta Sinfónica Nacional fue el soporte de su pasión vocal, bajo directores históricos dominicanos como Manuel Simó, Carlos Piantini, Julio De Windt, Rafael Villanueva, Manuel Marino Miniño, José Del Monte y José Manuel Joa Castillo.
Todos los repertorios clásicos encajaron en su prodigiosa voz, desde “La novena sinfónia” de Beethoven hasta el “Sherezade” de Ravel.
Sus aportes quedan perennes como difusora de la música culta y como profesora de decenas de cantantes que aprendieron a usar técnicas gracias a ella.
“Así como su repertorio musical se ha extendido a través de los años desde la época barroca hasta abarcar la música dominicana del siglo XX, así mismo su atinado y detallado criterio sobre el desarrollo cultural de nuestro país la ha llevado a tomar posición sobre lo que se ha logrado, y sobre todo, hacia dónde nos debemos encaminar”, escribió en 2008 en LISTÍN DIARIO la periodista Sarah Leyla Puello.
En el escrito, se destaca que Haza transmitió su profunda e irrefutable creencia en la educación: “Al estudiante que tú le pones un instrumento en la mano, tú le pones un futuro”, y por eso atesoraba su proyecto de “Homenajes a la música de arte dominicana”, una recopilación de 5 discos con composiciones dominicanas escritas por artistas como Enrique de Marchena, Luis Rivera, Aura Marina del Rosario, Julio Alberto Hernández y Enrique Mejía Arredondo, entre otros.

La cantante estaba convencidda del deber público de incentivar y educar a la población en materia de cultura. Por encima de las posibilidades que puede y que intenta ofrecer el Estado, se encuentra la responsabilidad individual en todos los hogares dominicanos.

La cultura, según Haza (citada en Listín Diario), inculca valores esenciales para el desarrollo del individuo en la sociedad, como orden, disciplina, hábito de estudio, gusto por la investigación, pero además, una preocupación por saber vestir e interpretar.

“Cuando tú escuchas una sinfonía, un concierto, te haces un regalo a ti mismo”, decía en esa entrevista.

Ivonne fue reconocida numerosas veces, entre ellos con premios como El Dorado, Casandra, Guachupita de Oro y el Gordo de la Semana, además de ser distinguida por la alcaldía de San Pedro de Macorís.

Uno de los más importantes fue la condecoración por el gobierno italiano con la Orden del Mérito en el grado de Caballero y fue investida Profesora Honoraria por la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Además en su prontuario de vida se distinguió por la producción de programas educativos en la televisión dominicana, profesora titular del Conservatorio Nacional de Música, terapista del habla.

También fue directora artística del Teatro Nacional, por cinco años, y directora de los Cantantes Líricos de Bellas Artes.

En marzo de 2011, a propósito de la circulación del libro “Ivonne Haza: La Diva Dominicana” (escrito por Wilson Roberts Hernández), el intelectual dominicano José Alcántara Almánzar s eñalaba que más que un nombre en la música dominicana, Ivonne Haza era un símbolo elevado del arte insular durante más de medio siglo de actividad ininterrumpida en los escenarios dominicanos y extranjeros, moltivación justa para ser llamada “El emblema sonoro de República Dominicana”.

A su talento como cantante, también se unía su don de gente, su temperamento vivaz que despliega todos sus encantos cuando se lo propone.

En sus mejores momentos lució una seductora estampa que, aunada a su hermosa voz, le ayudó a convertirse en la diva dominicana por excelencia, reseñaba Listín Diario en 2011.

+ Reacciones

Luego de informarse sobre su fallecimiento, la Academia Dominicana de Periodistas de Arte y Espectáculos (Adopae), presidida por el periodista Severo Rivera, resaltó que “el arte dominicano pierde a una de sus voces más excelsas y a un referente del canto lírico que en lo profesional y lo personal mantuvo un comportamiento a la altura de sus condiciones artísticas”.

El cuerpo de Ivonne Haza será velado a partir de las 4:00 de la tarde de este viernes en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln y sepultado la mañana del sábado.