Entradas

La Escuela Planeta Tierra: ¿una ficción?[1]

Esta historia la inspiran muchos directores y directoras, como comunidades educativas que he conocido en mis años en educación y que me mostraron que siempre era posible una mejor educación.

Por JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA

Se llamaba Juan y su mejor amiguita Miguelina. La escuela fue su lugar de encuentro y allí fue creciendo su amistad que aún hoy, después de varios años, permanece. Ambos están en el sexto grado de primaria y cada día ir a la escuela, es un gran motivo de alegría.

  • Mami, mami apura que quiero llegar temprano a la escuela, era la petición casi a diario de Juan, lo que su mamá casi no comprendía.
  • ¿Y cuál es tu afán?, generalmente era el comentario de ella.
  • Oh mami, me gusta juntarme con mis amigos y ver quienes hicieron la tarea.

Como Miguelina y Juan, otros niños y jóvenes estudiantes también se habían conocido en la misma escuela. Entre ellos reinaba un ambiente muy positivo y cuando ocurrían situaciones de disgusto contaron con la maestra, Patria, que aprovechaba esas circunstancias para ponerlos a reflexionar sobre el problema que había pasado y de cómo afrontarlo. La profe era una maestra de unos 40 años que, con una formación magisterial sólida, pero, sobre todo, con una formación humana que mostraba a diario en el trabajo de clase, como en las reuniones de profesores y, sobre todo, con las familias que acudían con regularidad a la escuela. Siempre se mostraba amable con los demás, rasgo que toda la comunidad educativa reconocía en ella. Era una inspiración. De esa manera, iban aprendiendo distintas maneras de afrontar los problemas y, por supuesto, iban aprendiendo que eran posibles soluciones amistosas de las cuales aprendían mucho.

  • Equivocarnos es de humanos, decía ella, lo importante es que podamos ver por qué suceden las cosas y buscar juntos las mejores soluciones.
  • Si profe, decía Pedrito, tenemos que aprender de nuestros errores ¿no? Es lo que siempre usted nos dice.
  • Así es Pedrito, los errores siempre nos enseñan muchas cosas, pero si no lo hablamos, imagínate ¿cómo nos vamos a dar cuenta?

La Escuela Planeta Tierra estaba enclavada en un barrio muy pobre y, por supuesto, las familias que tenían a sus hijos e hijas estudiando en ella, también lo eran. Tanto las madres como los padres, en su mayoría, eran chiriperos, es decir, “empleados ocasionales”, aunque algunos que habían estudiado en la misma escuela y siguieron estudiando alguna carrera técnica y universitaria, todos ellos hacían grandes esfuerzos por mantener a sus hijos e hijas en la escuela. Reconocía lo importante de educarse.

  • No quiero que Pedrito siga mis pasos, no. Quiero que estudie, termine y vaya a la universidad…

Era el pensar de Ramiro, hombre bajito que salía muy temprano del barrio para ver con qué mantener a su familia. Su mujer, pensaba igual, y junto a Ramiro se mantenía siempre alerta para que sus tres pequeñines siempre fueran a la escuela. Ella había completado la primaria en el campo del cual venía, pero la situación se puso tan difícil que no tuvo otra que buscar suerte en la capital a casa de una tía, hermana de su mamá, que había venido años antes por las mismas razones.

  • Le pido a dios que los cuide y proteja, que de lo demás me encargo yo… era el pensamiento que Tina siempre tenía presente, cuando de sus hijos se trataba.

Hay que decir, para comprender mejor la situación, que en La Escuela Planeta Tierra su directora era una mujer de algo más de 50 años, Matilde, que había estudiado magisterio y desde hacía ya 5 años ganó el concurso para directores que hace el Ministerio de Educación, alentada por sus propios compañeros y compañeras que la animaron por el liderazgo que ella ya tenía ganado en la escuela.

  • Tú tienes que participar en el concurso, recuerda que Daniel se jubila y nos vamos a quedar sin director, así que echa pa´lante que aquí todos te vamos a apoyar.

Ése era el pensar de la mayoría de sus compañeros de la escuela. Daniel había logrado desarrollar en la comunidad educativa de la escuela un alto compromiso con la misma. No había una reunión del Equipo de Gestión, de la asamblea de profesores, pero también de las reuniones de padres, madres y amigos de la escuela en que él no animara e insistiera en que la educación era una responsabilidad compartida y que la escuela tenía que ser y mantenerse siempre como la esperanza para que los niños y niñas del barrio pudieran estudiar una carrera técnica o ir a la universidad. Pero que para ello había que cuidarla, mantenerla siempre limpia y organizada, que no era posible que un niño o una niña de la escuela no aprendiera a leer y pensar, que esa era la gran responsabilidad que todos ellos tenían y que, además, eso estaba por encima de cualquier cosa. Ése era el decir constante de Daniel y que siempre remataba con su frase preferida: “aquí no tenemos tiempo para perder el tiempo”.

La escuela era un gran espacio de participación de todos, y eso él lo había confirmado y desarrollado mucho más en la Escuela para Directores. Allí, en contacto con otros tantos directores y directoras con los cuales pudo compartir experiencias, fue fortaleciendo su idea de que su escuela tenía que poner la diferencia. Por eso organizó los organismos de participación, tanto de estudiantes como maestros; le puso mucho empeño a la Asociación de Padres, Madres y Amigos de la Escuela, pero también se reunió con las organizaciones de la comunidad, las iglesias y con líderes del barrio para que todos juntos asumieran la escuela como el proyecto más importante del barrio… y definitivamente que lo había logrado. Y no era que no hubiese problemas de muchos tipos, pero pudo mostrar que juntos todos y con un propósito común, las cosas eran diferentes. Así que Matilde, la directora que llevaba el liderazgo de la Escuela en este momento era la consecuencia del trabajo que Ramiro inspiró.

La historia de Miguelina y Juan era la historia de prácticamente todos los niños, niñas y jóvenes que estudiaban en la Escuela Planeta Tierra. Era tal el clima que reinaba en la escuela que prácticamente todos los días había que “sacar a los muchachos y muchachas” de la escuela. Era el sentir del personal de la escuela. Si algo había en todos ellos era el orgulloso por su escuela, que los hacía cuidarla y mantenerla limpia.

  • No puedo desmayar, se decía constantemente Matilde, Dios me puso aquí para que nuestros estudiantes sean mañana hombres y mujeres buenos, trabajadores.

Definitivamente, la Escuela Planeta Tierra, estuvo y sigue estando en buenas manos, pero sobre todo, de una comunidad comprometida con que siga así.

[1] Aunque se trata de una historia ficticia, algunas de las cosas que se narran personalmente he sido testigo de ellas en alguna que otra escuela de nuestro país. Es lo que mantiene mi esperanza de que es posible una mejor educación.

Fuente: acento.com.do

Estudiantes vuelven a las aulas el día de hoy

El Minerd llama a los padres a llevar a sus hijos a la escuela y pide a maestros garantizar el cumplimiento del Calendario Escolar

El Ministerio de Educación de la República Dominicana (MINERD) anunció que los estudiantes preuniversitarios deben volver a las aulas hoy, martes día 10, como lo establece el Calendario Escolar aprobado por el Consejo Nacional de Educación (CNE).

La Dirección de Comunicaciones del MINERD recordó que el Calendario Escolar se aplica tras la aprobación por unanimidad de todos los miembros del CNE, incluyendo la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), que se comprometió a que los estudiantes no pierdan un solo día de clases.

“Los asuetos de Navidad, Año Nuevo y Reyes concluyeron ayer 9 de enero, por lo que el Ministerio de Educación llama a todos los padres, madres y tutores llevar a sus hijos a sus respectivas escuelas el próximo martes”, expresó el MINERD.

Señaló que solo con el concurso de los padres, madres y docentes se puede garantizar el cumplimiento cabal del Calendario Escolar el próximo 23 de junio, en todos los niveles y modalidades del sector educativo, a fin de cumplir las 10 principales prioridades del sector educativo público este año.

Prioridades para 2023

La Dirección de Comunicaciones del Ministerio de Educación recordó que recientemente el ministro Ángel Hernández presentó las 10 principales prioridades del Sistema Educativo preuniversitario para en este 2023, las que afirmó apuntan hacia el aprendizaje oportuno, la formación docente y el fortalecimiento del marco normativo que rige el sistema.

Dijo que la gestión que encabeza el ministro Hernández se encamina en este nuevo año a impulsar la construcción de más aulas, especialmente para preescolar, a realizar un concurso de monitores de arte y técnico profesionales, así como a regularizar, mediante concurso de credenciales, a los directores interinos.

Además, el MINERD conducirá sus esfuerzos hacia la formación de directores en liderazgo pedagógico, al equipamiento de politécnicos y liceos de arte, y en la elaboración de sus propios libros para la docencia.

Otras de las prioridades son la formación de los docentes de los primeros grados, la creación de centros de innovación y creatividad en el nivel secundario, el fortalecimiento del rol de los directores de centro y la supervisión del proceso educativo.

Igualmente, el ministro precisó que el ministro Hernández trabaja para una normativa que esté acorde a los tiempos actuales y garantice el aprendizaje de los estudiantes. En ese sentido, conformó una comisión encargada de revisar y modificar la Ley General de Educación 66-97, para transformarla en una pieza congruente con los actuales días, que promueva derechos e inclusión social.

“Esta gestión está comprometida con transformar la educación dominicana, para que nuestros niños obtengan aprendizaje de calidad a temprana edad de la mano de profesionales del magisterio altamente calificados”, manifestó.

Desahogo de un maestro

“La injusticia hecha a uno solo, es una amenaza dirigida a todos.” Montesquieu

A propósito de las vacaciones de los maestros y maestras, sería bueno que las clases fueran impartidas de lunes a domingos las 24 horas del día; ya que los docentes somos vagos, no tenemos familias que atender, adicional no hacemos gran cosa en la casa, mucho menos en nuestro lugar de trabajo y así los padres tienen un lugar donde dejar a sus hijos todas las horas del día, incluyendo los días de fiestas.

Cabe destacar, que los maestros y maestras no se estresan; cómo estresarnos con más de 40 niños y niñas en las aulas, con diferentes problemas y situaciones, conductas violentas, mal educados, sin formación familiar y desafiantes.

Vemos muy bien que los maestros y maestras no podamos ir al baño , comer tranquilos, debido a que el compromiso es atender a los niños, niñas y adolescentes para evitar peleas entre ellos.

En fin, los maestros y maestras hemos elegido una profesión linda, pero difícil de ejercer en estos tiempos en donde la sociedad vive en total descomposición, falta a la moral y las buenas costumbres, sobre todo con algunos sectores de la vida nacional, incluyendo el gobierno dominicano, convencidos de que nos pagan un sueldo de lujo con licencia para ultrajarnos.

Maestros y maestras, hoy en día estamos condenados a trabajar sin cesar hasta consumirnos, desgastarnos y finalmente morir.

¡Cuánta injusticia para una clase!

Atentamente,
Anónimo.

Quién debe enseñar sobre educación sexual: ¿la escuela o la familia?

Como  padres….Tantas preguntas llegan cuando hablamos de  la Educación Sexual en las Instituciones Educativas. ¿Que puede haber detrás de tanto interés?  ¿La finalidad será realmente para beneficiar a los niños/as y adolescentes?  Convencidos o ciegos, nos hemos montando en una ola que cada vez más nos aleja del destino que habíamos estado buscando para estas nuevas generaciones. Creímos que ya era hora de eliminar tabúes, de que se necesitaba prender la luz…del conocimiento pleno. Sin embargo tal vez obviamos aquellas diferencias,  que   nos hacen únicos,  delicadamente sensibles física, psicológica, mental y espiritualmente. Y me refiero a cada uno de esos alumnos /as de una misma edad que transitan juntos un determinado curso escolar y a los cuales se le impartirá como una asignatura más, Educación Sexual. ¿Nos sentamos a evaluar acaso que Religión profesan en su familia? ¿Qué valores están enseñando sus padres? ¿Cuántas informaciones serán percibidas como bombas que harán explotar sus débiles criterios morales?  Sabiéndolos fácilmente manipulables, ¿seleccionamos acaso a los profesionales idóneos para llevar a cabo la hermosa tarea de crear unas generaciones abiertas a la aceptación, al respeto, a la fidelidad, a dignificar el don de procrear por amor, de refrenar sus instintos para poder seguir llamándonos “seres humanos”? Saber lanzarse al mar para remontar otra ola, requiere voluntad, valentía y porque no, reconocer en nuestras experiencia  las mejores enseñanzas basadas en nuestros yerros. ¿Seremos capaces de reconocernos tan diferentes como para respetarnos y tan libres como para amarnos sin condicionamientos? Nunca es tarde para intentarlo.

 

La compleja relación entre la escuela y la sociedad

Existe una compleja relación entre sociedad y escuela ya que la sociedad es el resultado de la escuela que hemos permitido tener y la escuela es lo que la sociedad ha querido que sea.

Como ya sabemos la sociedad está constituida por un conjunto de personas que habitan un territorio, que hablan un mismo idioma y tienen una misma cultura. En la institución educativa es donde se fomenta la educación, que es el motor que impulsa el desarrollo de toda sociedad. Desde el sistema educativo dominicano se han hecho ingentes esfuerzos para mejorar la calidad educativa, sin embargo los resultados los veremos a largo y mediano plazo y que se reflejarán en cambios significativos para nuestra sociedad.

Esto quiere decir que no puede existir una buena sociedad, sino existe una buena educación. La sociedad y la educación forman el carácter de la persona. El  buen funcionamiento de una institución educativa depende de aquello que la sociedad quiera conceder y admitir en el momento más importante, según sus ideales y posibilidades de acción.

Las instituciones educativas juegan un papel preponderante en la sociedad, el cual se encuentra determinado por las condiciones particulares del contexto histórico- socio-cultural donde se encuentra cada institución educativa. La escuela  debe y puede hacer nuevos compromisos con la sociedad. El contrato fundacional debe repensarse por los continuos cambios de la sociedad, es el momento de redefinir, los roles, tareas, derechos y obligaciones que deben asumirse dentro de la escuela, además debe democratizarse el saber, más aún en la era de las TIC, es por esto que el contrato fundacional debe redefinirse.

El papel de la escuela debe encaminarse a democratizar el saber, transmitiendo  a tiempo el desarrollo científico y tecnológico, garantizando recursos para mantener el patrimonio cultural de los pueblos, creando un modelo de gestión en el que la sociedad pueda participar, por tanto, se debe fomentar la participación activa de la sociedad al proceso educativo, formando comunidades de aprendizaje, acercando la familia a la escuela, incrementando el sentido de pertenencia al centro educativo.

Es por tanto, que se debe empezar por integrar la familia a la escuela, pero esta integración debe ser en base a una participación activa de los padres al aprendizaje de sus hijos. Se tiene la errónea concepción de que la escuela es la única institución que enseña, sin embargo los estudiantes demuestran en las aulas más aprendizajes empíricos de lo que aprenden en los centros educativos. Los estudiantes llegan a los centros educativos con valores y conocimientos que son extraídos de las experiencias familiares y sociales.

En conclusión, puedo decir que es necesaria una relación eficaz con la sociedad, para de esta forma buscar solución conjunta a las problemáticas que enfrentan las instituciones educativas.

Fuente: https://www.eoi.es/

¿Qué escuela, cuáles sujetos, para cuál sociedad?

Le tenemos terror a lo nuevo, terror a dejar viejos esquemas que ya no aguantan más remiendos, terror a perder el estatus del conocimiento adquirido hace añales y que definitivamente han dejado de tener relevancia e importancia en los actuales momentos.

Por JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA

En septiembre del 2020, en una entrevista concedida a Tom Bilyeu, Yuval Noah Harari autor de tres libros que lo han hecho famoso a nivel mundial: Sapiens: de animales a dioses, Homo Deus, una breve historia del mañana y 21 lecciones para el siglo XXI, planteó que en un futuro no lejano serán necesarias dos destrezas fundamentales para enfrentar la vida, sobrevivir y sucumbir a las perturbaciones sucesivas en mundo laboral, las relaciones y la política: “estabilidad mental y la inteligencia emocional para reinventarnos repetidamente”. Según él, estas dos destrezas “marcarán la diferencia entre los que se adaptan y los que sucumben al escenario de variabilidad constante que representa el siglo XXI”. Llega a decir incluso que “nadie sabe cómo será el trabajo en el 2040” [1].

Esta especie de premoción ya la he leído en otros autores que plantean que el desarrollo de las tecnologías cambiará radicalmente, como lo están haciendo actualmente, nuestras vidas, haciendo irreconocibles muchas de las cosas que hace no más de 15 años eran parte de nuestra vida cotidiana.

Tendrá o no razón el autor de Sapiens, lo que sí es muy claro que seguir insistiendo en una educación centrada en la memorización de información y la repetición de la misma no servirá de nada, y ya hoy, es una gran pérdida de tiempo.

En este contexto lo planteado por Jacques Delors y que llamó los cuatro pilares de la educación cobra mayor sentido, es necesario que nos centremos en aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser, y, de esa manera, tener la posibilidad de un accionar con sentido en la época que nos ha tocado vivir.

La historia del ser humano no ha sido otra cosa que la historia del saber. Como muy bien señala Charles Van Doren en su libro Breve historia del saber[2]:

“En nuestras vidas aumentamos progresivamente nuestro conocimiento con cada día y año que pasa, porque siempre recordamos al menos algo de lo que hemos aprendido anteriormente, y vamos añadiendo nuevos conocimientos a esa base. Del mismo modo, como especie, nuestra memoria colectiva retiene, al menos, algo de conocimiento del pasado y aumentamos ese patrimonio con cada nuevo descubrimiento que realizamos”.

Para Van Doren, este proceso perdurará “mientras los seres humanos continúen escribiendo libros y leyéndolos o – lo que cada vez es más común- almacenen su saber en otro tipo de soportes para uso de generaciones futuras”.

Tales ideas no hacen más que ratificar una especie de axioma acerca de la educación formal y su espacio fundamental de gestión de los aprendizajes: “la escuela no puede seguir funcionando de espalda a la vida, ni mucho menos a la época en que se sitúa, como si nada estuviera pasando”.

Los contenidos prescritos en el currículo deben estar puestos a la generación de nuevos relatos, de nuevas maneras de comprender y representar las cosas, desde la perspectiva del desarrollo del conocimiento y del bienestar colectivo, abriéndonos hacia formas de vida más expansivas y saludables, más cargadas de optimismo y esperanzas, de solidaridad, de empatía y compasión, de igualdad y justicia, temas estos tan importantes en el momento que vivimos, plagados de incertidumbres, egoísmos, negación de la vida en todas sus manifestaciones. Diría más, los contenidos curriculares deben estar más acorde con una educación para la vida y la época, orientados por los cuatro pilares antes señalados y propuestos por Delors.

Antes que nada, se trata de formar seres humanos aprendan a vivir la vida en armonía con la naturaleza, consigo mismo y con los demás.

Como institución para aprender, la escuela debe ser organizada para hacer posible que los estudiantes, en sus diferentes edades, desarrollen y aprendan las competencias y habilidades que los prepare para el ejercicio de una ciudadanía responsable en todas las dimensiones de la vida. Que desde la sensibilidad de la vida infantil y transitando hacia el desarrollo del lenguaje, la creatividad y el pensamiento lógico permitan pensar, construir y expresar nuevas realidades, desde la estrategia de proyectos colectivos, fomentando en ellos el análisis crítico de sus propias realidades, el desarrollo de actitudes de responsabilidad y respeto por la naturaleza y la propia humanidad. Hombres y mujeres solidarios, sensibles al dolor y las angustias del otro, compasivos y misericordiosos.

El cambio de ruta que la educación hoy nos exige, implica una actitud de apertura radical a formas de pensamientos disruptivas, que no dudan en “ofender” el sentido común; formas de pensar holísticas, inter y transdisciplinares, que contienen en sí mismas el germen del cambio continuo, orientado por la comprensión crítica y al mismo tiempo reafirmadoras del bienestar colectivo.

En el Modelo de Gestión para la Calidad de los Centros Educativos, que cada vez me convenzo más que no llegamos a comprender su esencia transformadora, está la simiente de esta idea y actitud que debe primar en la escuela y, por añadidura, en la educación. Los seres humanos vivimos continuamente la realidad en nuestro mundo subjetivo, cambiando y transformando nuestros esquemas mentales, por lo que los niños, niñas y adolescentes no tienen que adaptarse a la escuela, es la escuela que tiene que estar continuamente cambiando para responder a esas nuevas realidades subjetivas, que se van objetivizando en las características que adornan los procesos continuos de cambios.

Ellos viven una vida y tienen una mente digital, mientras nuestras propuestas y respuestas permanecen en el mundo analógico. Nuestra mente es binaria, o es 1 o es 0; en la de ellos 1 puede ser 0 al mismo tiempo y viceversa. Vivimos apegados a una estética formal y a los sentimientos que ella despierta, pues aún seguimos apegados a una percepción sensorial limitada a nuestros sentidos ya obtusos para muchas de las cosas que vienen sucediendo. Cuando veía a mis hijos jugar a Mario Bros siempre decía que aquello no me parecía nada lógico, pues a quien se le ocurre dar una patada en el aire a algo que está ahí para obtener más vida… la respuesta era muy clara, ¡Papí! Es que no te das cuenta… definitivamente, no, no me daba cuentas. Solo que ellos, sí.

Creo que atravesamos por un “hoyo o agujero negro” y no nos percatamos de que estamos en otro mundo (o a lo mejor pensamos que estamos en un mundo bizarro y, por tanto, ilógico), y así seguimos aferrados a nuestras creencias y a nuestras certezas, haciéndonos creer que solo nuestras maneras de ver y entender las cosas son las válidas.

Todo luce que seguiremos trillando los mismos caminos “que hemos aprendido”, porque son las mismas preguntas que nos venimos haciendo desde hace ya más de treinta años y que, por supuesto, solo conducen a las mismas respuestas. Le tenemos terror a lo nuevo, terror a dejar viejos esquemas que ya no aguantan más remiendos, terror a perder el estatus del conocimiento adquirido hace añales y que definitivamente han dejado de tener relevancia e importancia en los actuales momentos. Seguimos empeñados en una reforma ya superada, seguimos empeñado en unas políticas educativas que solo justifican nuestra permanencia.

Transformar la escuela implica transformar esas certezas y todas esas creencias, y si eso no es posible, dejemos que sean otras las mentes que la piensen y la construyan.

[1] Recuperado en Las dos únicas destrezas que necesitarás para el resto de tu vida según Yuval Noah Harari – Infobae

[2] Van Doren, Ch. (2021). Breve historia del saber. La cultura al alcance de todos. Editorial Planeta. Barcelona

Programa de alimentación escolar se implementa con éxito en las escuelas

Educación. Ayer varios centros educativos del Gran Santo Domingo recibieron las raciones alimenticias.

Lourdes Aponte
Santo Domingo, RD

Los centros educativos pertenecientes a diferentes puntos del Gran Santo Domingo comenzaron sus tandas completas, lo que implica la entrega del desayuno y el almuerzo escolar.

De las escuelas consultadas por  Listín Diario, explicaron que su almuerzo ha llegado en óptimas condiciones pero respecto al desayuno solo han tenido acceso a los líquidos, ya que los sólidos como pan, galletas y otros no han sido recibidos por los directivos para su posterior repartición al estudiantado.

El Instituto Tecnológico Unión Panamericana y su director Evangelista Batista, ha reportado recibir sus raciones alimenticias por parte de las empresas suplidoras que les corresponden, solo que en el desayuno recibió la leche y no la guarnición.

“Nosotros en el desayuno recibimos los líquidos, el almuerzo llega a las 12:20, le designamos esa hora porque llegaba más temprano y se enfriaba la comida”, comentó Batista.

El Unión Panamericana también cuenta con un sistema de agua con función de ósmosis inversa, este se encuentra establecido en el comedor correspondiente al área de técnico.

Batista explicó que no presentan problemas de mobiliario, pero que en la actualidad sí necesitan de dos maestros. Agregó que desde el Ministerio de Educación (Minerd) se realizan los esfuerzos de buscar personal para encargarse de las materias que aguardan por maestros.

“Aquí hacen falta dos docentes, una del área de administración y un profesor de francés en la parte académica, la solicitud se hizo y según tengo entendido ya se están trabajando con los expedientes de los postulantes para docentes”, habló Evangelista.

En la parte técnica de la institución educativa ya se ha implementado la utilización de pizarras inteligentes táctiles, las cuales ya están en funcionamiento en las aulas, estás son guiadas por los maestros de turno en el espacio educativo.

El plantel correspondiente al “académico” como es llamado la parte del Liceo Unión Panamericana, después de cuatro años aún espera la construcción de un comedor para su alumnado, los cuales han colocado varias sillas y mesas en uno de los pasillos que les sirve como un comedor improvisado. A pesar de la falta de espacio para comer, estos continúan recibiendo sus alimentos.

Liceo Juan Pablo Duarte

Con la energía característica de este plantel educativo, a la llegada de los medios del Listín Diario, estos son llamados por un profesor encargado para salir a realizar una hilera con sus instrumentos para comer a la mano y a la espera de que les llegué su turno, allí su director, Victorino Germosén, supervisa la actividad y vigila que el personal que se dedica a repartir las porciones lleve gorro en el pelo, guantes, bata y mascarilla.

Sepa más

Raciones completas.

El liceo Ramón Emilio Jiménez, ubicado en Santo Domingo Este, a diferencia de las escuelas mencionadas, tuvo sus raciones del desayuno completas. Sus estudiantes y docentes se encontraban recibiendo sus dotaciones alimenticias. Moro de gandules con pollo y ensalada era el almuerzo del que disfrutaban quienes se encontraban en las instalaciones.  “El almuerzo y el desayuno van muy bien gracias a Dios, tuvimos hoy pan como sólido del desayuno, llegaron ambos a tiempo”, dijo Alexandra Lucas, directora.

 

Volver a las aulas, el reto del año escolar que recién inicia

Es evidente que el Ministerio de Educación ha trabajado con tesón para la apertura de este año escolar, en el que espera obtener resultados importantes no solo en la mejora de la lectoescritura en el nivel inicial, sino también en la mejora de la calidad de la educación dominicana.

Redacción Plan LEA
Este miércoles han reabierto sus puertas las aulas dominicanas, sin duda es un día de júbilo para los estudiantes y sus familias, y también para los claustros de profesores y todos los organismos e instituciones que han trabajado arduamente para hacer posible un buen reinicio. Así pueden continuar las clases correspondientes al actual curso escolar, luego del acostumbrado descanso de los meses de verano.
Más de  2,627,883 alumnos del sistema educativo dominicano regresan a los 10,797 centros escolares, donde, no sin dificultades marcadas por las limitaciones económicas del país, comenzarán el período académico 2022-2023.El acto del inicio del año escolar se realizó a las 10 de la mañana y lo encabezaron el presidente Luis Abinader y el ministro de Educación, Ángel Hernández, en el liceo Cosme Manuel Jiménez, en el sector La Javilla, en Santo Domingo Norte.

El año escolar inició en todos los centros educativos, excepto en aquellos lugares que fueron afectados por el huracán Fiona y las escuelas estén siendo utilizadas como albergues para los refugiados.

Bajo el lema “Aprendamos juntos”, el ministerio de Educación se propone que los estudiantes de todos los niveles del sistema educativo público reciban una educación de calidad en un ambiente seguro y de bienestar.

Enfocado en que los niños logren aprender a leer y escribir en los primeros grados, el ministro Hernández dijo que dará prioridad a la calidad de los aprendizajes de los infantes y jóvenes del sistema educativo público, eficientizará el uso de los recursos para alcanzar resultados evaluables en el proceso de enseñanza-aprendizaje y el cumplimiento cabal del calendario escolar.

Hernández reiteró que es premisa principal en su gestión que los estudiantes aprendan a leer, escribir y desarrollar el pensamiento lógico y creativo que serán las bases de las demás competencias que se exigen para que los niños y adolescentes logren alcanzar la formación de una ciudadanía responsable, que posibilite cerrar la brecha educativa existente entre ellos mismos en función de su nivel de origen.

5 actividades para el primer día de clases en secundaria

 ¿Llega el primer día de clase y no sabes muy bien cómo empezar para crear un buen ambiente y romper el hielo? Hoy te traemos 5 actividades para el primer día de clase en secundaria. Son especialmente juegos de comunicación, para que tus alumnos se expresen y se conozcan desde el primer momento.

Ahora bien, no por ser los últimos niveles quiere decir que no se disfrute el primer día de clases, por el contrario, en esta etapa comienzan a valorar más las actividades extracurriculares que les permitan estar con amigos pues, cada vez se acerca más la graduación.

1. Actividades recreativas

Dependiendo del año en que se encuentre cursando tu hijo, puede que la institución planifique competencia y actividades que formeten el trabajo en equipo. Y si están en niveles superiores, en ocasiones son los encargados de recibir a niveles iniciales con actividades alusivas al inicio de clases.

2. Orientación

Con el propósito de que los alumnos entiendan las responsabilidades nuevas y la dinámica académica que corresponde a este nivel educativo, se realizan actividades donde los alumnos pueden aportar ideas y escuchar todo lo que corresponda a su nuevos deberes.

De igual forma se recordará a los alumnos que existen normas y reglas que deben cumplir para garantizar el buen funcionamiento de la institución.

3. ¡Forma parte de un club!

Como parte de las actividades iniciales tenemos la integración de nuevas actividades o disciplinas. Para muestra de ello están los equipos deportivos, de arte, musicales y otras áreas de interés donde deberás inscribir a tus hijos en la semana inicial de clases.

4. Tengo un sombrero mágico

Nunca es tarde para reforzar los valores, así que muchos docentes optan por actividades recreativas para formentarlos de forma que no se vuelva tedioso.

Como ejemplo de ello encontramos al sombrero mágico que no es más que una bolsa decorada de donde podrán sacar pequeños papeles con valores y quien lo haya sacado deberá describirlo o formar una oración que integre esa palabra.

5. Dime tu personaje

Otra actividad común los primeros días es, a través de juegos, reconocer la habilidad académica de cada alumno que, por lo general suele estar atado a la presentación del estudiante. Por ejemplo, decir con la primera letra de su nombre o apellido un personaje histórico.

Antes se realizaba un examen escrito pero esto causaba nervios y ansiedad entre los alumnos así que se decidió llevarlo a cabo a través de juegos para crear un ambiente de tranquilidad y desarrollo cognitivo.

Como pudiste haber observado, existen muchas actividades y juegos que tus hijos pueden realizar el primer día de clases y no estarían perdiendo el tiempo porque cada uno de ellos esta diseñado para promover la estimulación académica.

Fuente: kidstudia.pe

‘Mi cabello no afecta mi aprendizaje’, dicen los niños; sí afecta: los papás

‘Si, si afecta, no aprenden reglas, no aprenden límites, no aprenden respeto, no aprenden tolerancia, no aprenden disciplina, no aprenden autocontrol, no aprenden a diferenciar situaciones, lugares y personas, ¡no pueden estar por la vida haciendo lo que quieren!’

Una franca polémica se está generando en la sociedad, debido a la permisividad escolar, pues los estudiantes, de acuerdo con lo recomendado por el Consejo Nacional de Prevención de la Discriminación, Conapred, pueden asistir con el cabello largo o inclusive pintado, y nadie les puede impedir su derecho a la educación.

El pasado 19 de agosto, el Conapred informó que del 3 de enero al 5 de agosto, recibió 487 casos relacionados con peticiones de las y los jóvenes de secundaria, preparatoria y universidades a quienes se les negaba el ingreso a los planteles por acudir con el cabello largo. Unas las analiza y otras las resuelve.

“Deben ser respetados los derechos a la educación y al libre desarrollo de la personalidad de niñas, niños y adolescentes en las instituciones escolares”, argumentó el Conapred. Así, las escuelas no pueden prohibir el pelo largo o pintado.

Tremenda postura que ha levantado ámpula en diversos sectores de la sociedad.

El artículo tercero Constitucional garantiza el derecho a la educación para cualquier persona; Conapred llama a evitar cualquier discriminación y a garantizar derecho al libre desarrollo de la personalidad

“Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a que se proteja su dignidad y se garantice su desarrollo integral”, precisó el Conapred.

De esta manera, los reglamentos escolares provocan polémica al impedir a estudiantes el acceso a las escuelas por tener el cabello largo o pintado, o tatuados o con piercing. Adolescentes y jóvenes consideran que es violatorio de su derecho a la educación.

Inclusive, algunos maestros se adhieren a la modernidad educativa y colocan, como es el caso de esta nota, letreros alusivos al derecho ganado.

“Mi cabello no afecta mi aprendizaje”, dice la cartulina colocada en la puerta de un salón de clases.

Sin embargo, la realidad es otra. Hay inquietud en los padres de familia, quienes se expresan en el siguiente sentido:

“Si, si afecta, no aprenden reglas, no aprenden límites, no aprenden respeto, no aprenden tolerancia, no aprenden disciplina, no aprenden autocontrol, no aprenden a diferenciar situaciones, lugares y personas, ¡no pueden estar por la vida haciendo lo que quieren!

“Lo que si aprenden es a ser caprichosos, chiflados y a no respetar. Y por ende … ser frustrados y con afectaciones psicológicas cuando se topan con lugares , establecimientos o personas que no se dejan y/o toleran sus actitudes.

“Si en el colegio de tu hijo no lo dejan y está necio y tú cómo padre de familia también… cámbialo de colegio o busca tener homeschooling ya que en su casa si puede hacer lo que quiera.

“Qué molesto tener que andar educando a niños y padres de familia a estas alturas.

“Deja que el colegio/escuela haga su trabajo… educar”.

 

Una vez más dos bandos dividen la línea educativa y al parecer son posturas irreconciliables. En entidades como Coahuila,, por ejemplo, las autoridades encargadas de garantisar los derechos humanos de la población, han conseguido que se sancione hasta con un año de prisión, a losm profesores que no dejen ingresar a un alumno por su aperiencia física.

“No hay que impedir el ingreso de estudiantes a las aulas porque porten cabello pintado con tintes llamativos o cuenten con el cabello largo; es mejor que en escuelas, más que la apariencia, se cuide la higiene”, refirió la Federación Nacional de Asociaciones de Padres de Familia A. C., al destacar que, para muchos padres conservadores, el impedir que sus hijos lleguen así a clases, es un tema que se enseña y se educa en casa.

Aurora González Tejeda, presidenta nacional de la FENAPAF, destacó que los presentes son nuevos tiempos y sin duda se debe trabajar en un esquema de inclusión y aceptación a las preferencias de vestuario y apariencia de todos los escolares.

Pese a la postura paternal, las reglas cambiaron y así permanecerán de ahora en adelante. Las escuelas no pueden prohibir el acceso a los niños, niñas y adolescentes que hayan decidido tener el cabello largo o teñido, o que no porten el uniforme, aunque las reglas de la institución lo prohiban. La Ley General de Educación establece que la educación en México debe ser inclusiva y respetar el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Fuente: https://www.excelsior.com.mx/