Síguenos:

Un año escolar que se desmoronó bajo el peso de sus propias deficiencias

- Advertisement -

El estudio indica que el 73% de las escuelas públicas no cuenta con las condiciones para propiciar un correcto ambiente de aprendizaje.

El año escolar 2022-2023 está a punto de terminar enfrentando los mismos desafíos básicos que constantemente evidencian las “deficiencias” del Ministerio de Educación como consecuencia de su no tan fructuosa gestión pública, entre ellas; déficit de maestros pese a existir un banco de elegibles, aulas sobrepobladas, falta de mobiliario, equipamiento y laboratorios.

Así lo demuestra el estudio denominado “Estado de la Educación Dominicana“, elaborado por el Observatorio Educativo del Instituto de Educación y Formación Pedagógico Sindical (INSFOPED), de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), en el que se expresa la existencia de “serias debilidades de eficiencia interna” en el referido ministerio, a pesar de los “cuantiosos recursos invertidos”.

- Advertisement -

Pero, ¿de qué manera se ve reflejada esta “inoperancia” en las aulas? El estudio indica que el 73% de las escuelas públicas no cuenta con las condiciones para propiciar un correcto ambiente de aprendizaje significativo a los estudiantes, problemática que luego se ve reflejada en resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA).

De todas las dependencias del Estado, el Ministerio de Educación no se encuentra si quiera entre las 100 instituciones públicas mejores gestionadas, sino que aparece en el lugar 110 de 184 existentes.

- Advertisement -

Mientras que dentro de la misma categoría de evaluación pero aplicada a los Ministerios, al analizar su posicionamiento en el Sistema de Monitoreo de la Administración Pública (SISMAP), no se ubica al menos entre las 15 primeras posiciones, sino en el lugar 19 de 23 que hay.

Con una muestra de 650 escuelas a nivel nacional, entre ellas un 75% de Jornada Escolar Extendida y un 25% con Jornada Regular, se comprueban las carencias que impactan a miles de estudiantes y entorpecen el proceso educativo de misma cantidad de docentes.

INFRAESTRUCTURA 

En el 87% de las escuelas no hay un laboratorio de ciencia, el 69% de los centros no tiene laboratorio de informática, el 45% de las escuelas públicas no cuenta con una biblioteca, el 66.67% de los centros educativos no tiene salón de profesores y el 31% de estos, tampoco tiene cancha deportiva. Estos son algunos de los resultados que se muestran en el informe.

Asimismo, el 58% de los centros de Jornada Escolar Extendida no tiene comedor y el 6% de las escuelas no tiene oficina para el director/directora.

Por su parte, solo la mitad (50%) de los tomacorrientes de las aulas de escuelas públicas provee energía eléctrica y se encuentra en buen estado, a pesar de que se espera que el personal docente apoye sus metodologías con pizarras digitales y demás recursos tecnológicos.

HIGIENE Y AGUA 

Solo el 32% de las escuelas públicas dominicanas recibe agua corriente frecuentemente para los inodoros, lavamanos, área de cocina y área de limpieza.

En relación a las facilidades para cumplir necesidades básicas, solo el 30% de los inodoros de los centros se encuentran en buen estado, el 70% de los lavamanos no están en buen estado y un 8% de las escuelas no los tienen.

Pareciera ser una falta recurrente la carencia jabón en los baños, papel de baño, detergentes y agua, en las áreas comunes, lo que constituye “una negación al derecho a preservar la salud de los escolares y favorecer su desarrollo físico e intelectual”. 

Fuente: listindiario.com

Últimas noticias:

Quienes necesitan formación no son solo los hijos, sino también los padres

En 1986, en algunos de los barrios más pobres de Kingston, Jamaica, un equipo de investigadores de la Universidad de las Indias Occidentales llevó...