Síguenos:

Por qué razón se desvían los jóvenes

- Advertisement -

«La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo» —Nelson Mandela

Recientemente nuestro país ha sido testigo del asesinato de tres jóvenes los cuales formaban parte de una banda que tenía a los moradores de zonas aledañas a su sector en constante zozobra.

¿Quienes eran estos jóvenes? ¿Cómo llegaron hasta ahí? ¿Dónde estaban sus padres? ¿Cómo fue su niñez?

Si respondemos a estas interrogantes podríamos identificar el momento exacto o el evento que impactó sus vidas y les hizo elegir ese camino.

- Advertisement -

Estos jóvenes eran muchachos con carencias de toda índole, faltos de amor y cuidado. ¿Es eso una justificación? De ningún modo.

Desde el momento de concebir los padres tiene la obligación de velar por sus hijos, criarlos en un ambiente sano, proporcionarles alimento y gestionar su educación. Esto no es cosa de los primeros años de vida, es nuestra misión hasta colocar a nuestros hijos en la puerta de la universidad, con valores en su interior y la aspiración de llegar a ser alguien importante en el mañana. Aunque parezca una utopía, es algo totalmente alcanzable. A capa y espada debemos luchar porque así sea.

- Advertisement -

Si te interesa puedes leer: https://planlea.listindiario.com/2018/02/los-hijos-no-se-pierden-la-calle-sino-dentro-casa/

Es por ellos que acompañar a los niños en el proceso de educarse, observar los amigos que eligen, las conversaciones que tienen con su círculo, la ropa que eligen para vestir, los videojuegos que juegan es premisa para saber si las cosas marchan bien. Y en caso de haber alguna señal o indicio de que algo anda mal, saber abordar oportunamente y sentarse a la mesa con el niño y conversar.

Conversar con nuestros hijos es de suma importancia. Cuando le preguntamos sobre sus emociones y les hacemos ver cuando algo está mal ellos entienden que lo hacemos porque queremos lo mejor. Y aunque frunzan el ceño, luego recapacitan y nos agradecen por estar ahí para ellos incondicionalmente.

En el caso que citamos al inicio de este escrito no podemos atribuir a ningún hecho el comportamiento de esos individuos quienes decidieron dirigir el rumbo de sus vidas hacia el fracaso, hacia una linea de tiempo muy corta, hacia el desastre.

Muchos jóvenes han logrado cambiar el rumbo de su historia poniendo sobre su hoja de vida un pase hacia el éxito ¿cómo lo han hecho? eligiendo que sí y que no,  rechazando los vicios y las malas influencias, siendo luchadores, trabajando dignamente para llegar a donde quieren estar.

Tal es el caso del joven Saúl Montero, quien precisamente se crió en el sector Los Guandules y recientemente se graduó magna cum laude en matemáticas y aspira a realizar una maestría y luego un doctorado.

Saúl se crió en Los Guandules, la misma barriada  donde creció Bombo, la  barriada caracterizada por la alta tasa de delincuencia, pobreza y la falta de oportunidades para los jóvenes desarrollarse.

Talvez te puede interesar: https://planlea.listindiario.com/2022/05/7-senales-de-que-estas-criando-bien-a-tus-hijos/

Entonces, ¿podemos afirmar que la pobreza es la causa de la delincuencia en los jóvenes? ¿que los jóvenes que escogen ese camino lo hacen porque no tienen más opciones? No, mil veces no.

Si hoy muchos jóvenes se pierden es porque así lo han decidido, porque toman muchas veces el ejemplo de sus padres o amigos, porque no reciben en su hogar ese consejo, ese aliento, ese impulso que solo papi y mami saben dar; porque no creen en ellos mismos, en sus capacidades y deciden convertirse en delincuentes.

En conclusión, podemos decir que los jóvenes se pierden porque deciden perderse, pero los padres tienen una cuota de responsabilidad cuando no han hecho una buena labor en la crianza.

Últimas noticias:

¿Reflejan las bajas calificaciones la calidad de un docente?

Un docente que consistentemente otorga calificaciones bajas a sus alumnos puede ser motivo de preocupación, pero no necesariamente es indicativo de su calidad como...