¿Cuáles son los Parques Nacionales de República Dominicana?

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP) comprende seis grandes apartados divididos en diversas categorías: áreas de protección estricta (reservas científicas y santuarios de mamíferos marinos), parques nacionales (incluidos los submarinos), monumentos naturales, áreas de manejo de hábitats y especies, reservas naturales y paisajes protegidos.

Los parques nacionales son zonas cuyo ecosistema ha sido preservado de la explotación económica y el desarrollo urbano. En estas áreas existe una gran variedad de flora y una especie de animales y el Estado garantiza la conservación de su belleza escénica y su alto valor ecológico.

Parque Nacional Submarino Montecristi

Se encuentra en la provincia homónima y se extiende por la costa marina, desde la desembocadura del río Masacre hasta Punta Burén. Comprende los más grandes y diversos arrecifes coralinos del país, áreas de manglares, lagunas, caños, zonas de bosque seco, playas y cayos de gran valor ecológico.

Parque Nacional Jaragua

Se halla en la provincia de Pedernales. Es casi desértico y está habitado por una gran cantidad de aves migratorias, iguanas y murciélagos, entre otras especies. En el interior se encuentran la Laguna de Oviedo (27 km cuadrado) y algunos yacimientos arqueológicos.

Parque Nacional Armando Bermudez

Ubicado en la vertiente norte de la Cordillera Central, tiene 776 km cuadrados. Comparte con el Parque Nacional José del Carmen Ramírez las mayores alturas de las antillas, como los picos Duarte (3.087 m) la Pelona (3.82 m) y la Rucilla (3.053 m).

Parque Nacional Sierra de Bahoruco

Situado en el suroeste de nuestro país tiene varios microclimas y sus bosques acogen el 50 por ciento de las orquídeas dominicanas y 18 especies de aves endémicas, entre las que se encuentran el pájaro bobo, la cotorra y barrancolí.

Parque Nacional del Este

Abarca la isla Saona y el sur de la península de Higüey. Ocupa un total de 420 km cuadrados, los cuales 310 corresponden a la península. Habitan en el 144 especies de aves y plantas como la uva de playa, la campanita, la flor de mayo y el guacanillo.

Parque Nacional El Morro

Situado en la provincia de Montecristi, tiene una extención aproximada de 19,3 km cuadrados. Es un territorio con flora muy particular (flora montecristina, myrus flavicans, portulaca procumbens) y sirve de refugio a un gran número de aves.

Parque Nacional Valle Nuevo

Se extiende a lo largo de 657 km cuadrados en la Cordillera Central, entre las ciudades de San José de Ocoa y Constanza. Está poblado por especies vegetales como el ébano y la sabina, y en su interior nacen los ríos Yuna y Nizao. ”Parque Nacional Valle Nuevo” en su interior nace uno de los ríos más importantes del país, el río Yuna.

Parque Nacional Nalga de Maco

Situado al Este de Río Limpio, alberga las lomas más altas de la parte occidental de la Cordillera Central, como la nalga de maco (1.990 m). En la parte menos elevada del macizo de nalga de maco, se encuentra un bosque húmedo.

Parque Nacional Sierra Martín García

Ubicado cerca de la costa del mar, entre Azua y Barahona. Su punto más alto es la Loma del Curro (1.343 m). En sus laderas domina el bosque seco que, a partir de los 500 m, se ve desplazado por el bosque semi-húmedo.

Reserva Científica Ébano Verde

Ocupa 23 km cuadrados y está ubicada en la Cordillera Central, provincia de La Vega. En ella se reproduce ébano verde, una planta en peligro de extinción, para evitar su desaparición. Es uno de los pocos sitios donde existe población de ébano natural.

Monumento Natural Cabo Francés Viejo

Este monumento natural, previamente declarado reserva científica, ocupa una superficie de apenas 1,24 km cuadrados y está ubicado en la provincia de María Trinidad Sánchez, entre las poblaciones de Cabrera y Río San Juan.

Monumento Natural las Dunas de las Calderas

Ubicado junto a la Bahía de Ocoa, al suroeste de Baní, en la provincia de Peravia, este monumento natural tiene su principal atractivo en las Dunas de arena, las cuales conforman un paisaje de gran interés ecológico.

Refugio de Vida Silvestre Lagunas de Bávaro y Caletón

La laguna de Bávaro está ubicada en la provincia de la Altagracia, cerca del poblado del mismo nombre y cuenta con una notable cantidad de especies vegetales y animales.

Refugio de Vida Silvestre Laguna Rincón o Cabral

Situado en la región suroeste del país, en Barahona, muy cerca de Cabral, es un refugio de aves migratorias, como flamencos y patos. También acoge algunos cocodrilos del Lago Enriquillo, con el que conecta en épocas de crecida.

Refugio de Vida Silvestre Lagunas Redonda y Limón

Este refugio de vida silvestre es un importante ecosistema lacustre, que abarca ambas lagunas y está ubicado al este del poblado de Miches, en la provincia del Seibo. Acoge a una gran variedad de aves migratorias. La Laguna Redonda es de agua salada y posee agrupaciones de manglares, mientras que la Laguna Limón es de agua dulce. Ambas tienen una profundidad de 1,43 m.

Monumento Natural Reserva Antropológica Cuevas de Borbón o del Pomier

Se encuentra en la selección de Borbón, municipio de San Cristóbal, por lo que las cuevas también son conocidas como de Borbón. Debido a la cantidad de pinturas aborígenes que cubren sus paredes interiores, son consideradas un santuario Taíno.

Otras Áreas Protegidas

  • Santuario de Mamíferos Marinos Estero Hondo: Situado en la parte oriental del Parque Nacional Montecristi, alberga una albufera de 10 km de longitud.
  • Monumento natural: situada en la provincia de Puerto Plata, en la costa del atlántico, esta elevación tiene 779 m.

Monumento Natural Pico Diego de Ocampo

La Loma de Diego Ocampo (1.249 m) se halla en la provincia de Santiago y es la mayor elevación de la Cordillera Septentrional. Creada en 1989, se halla en el municipio de Constanza. Una de sus funciones primordiales es la protección de la especie que le da nombre, una de las maderas preciosas más nobles del mundo.

Parque Nacional Los Haitises

Esta situado al noroeste de la Bahía de Samaná y ocupa una superficie de 826 km cuadrados. Lo forman pequeños montes que antes fueron marinos y fósiles de origen cárstico o calizo, porque estos se transformaron en cal, creando una serie de morros. Se trata de una zona rica en lugares intocados y donde se produce alguna especie de fauna originaria, como la jutía y el solenodonte insectívoro precolombino. Un área de 98 km cuadrados protege los peces pequeños que viven dentro del agua, en las raíces de los manglares.

Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó

El Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó, fue creado con el propósito de conservar la única porción de la Cordillera Central que toca el Mar Caribe, donde se concentra una biodiversidad altamente especializada, con gradientes latitudinales que se conjugan con las vistas grandilocuentes de la Bahía de Ocoa y Playa Caracoles, hermosos escenarios y enclaves históricos y ecoturístico de la Provincia de Azua de Compostela, los cuales se suman a los múltiples eventos de la prehistoria taina, como la plaza ceremonial indígena de Las Charcas de Río Grande, las ruinas coloniales del Ingenio Cepi-Cepi y, en tiempos más cercanos, la Batalla de El Número, todos con un alto valor educativo, científico y recreativo.

Se dispone que esta unidad de conservación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas sea estudiada minuciosamente para desarrollar sus potencialidades en el campo de la cultura, la historia y su biodiversidad, con miras a habilitar aquellos espacios que reúnen las mejores condiciones para destinarse al uso público, al desarrollo del ecoturismo y la investigación científica entre otras actividades compatibles con su categoría de manejo y la vocación primaria de sus recursos.

Los primeros esfuerzos institucionales para conservar lo que es hoy el parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó, tuvieron lugar en el año 2004, con su declaratoria como Reserva Forestal Hatillo. Luego, en el año 2009 se ampliaron los límites y se declaró el área como parque nacional. El área contiene dos (2) grandes ambientes naturales siendo el primero una gran extensión de bosque seco  y el segundo una porción marina correspondiente a la bahía de Ocoa. En el año 2021 el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a través de la Resolución No. 045-202, prohibió el fondeo de embarcaciones de carga y todo tipo de plataformas en la bahía de Ocoa dentro de Ia zona marina y el área de amortiguamiento del Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó, con el fin de continuar protegiendo la vida marina que se ve amenazada cuando el referido tipo de naves se acerca a esta área protegida.

El territorio de este parque ocupa una extensión total de 585.76 km2, de los cuales 289.73 km2 corresponden a la zona terrestre y 296 km2 a la parte marina encierra importantes escenario y enclaves pre posthistóricos de la provincia de Azua, incluyendo la plaza ceremonial indígena de Las Charcas, las ruinas coloniales del Ingenio Cepi-Cepi (o Cepe cepín) del siglo XVI, el lugar de la Batalla de El Número (1847) de la lucha independentista y el canal de riego construido por Horacio Vásquez entre Estebanía y Las Charcas en 1924.

Las Ruinas del Ingenio Cepi-Cepi y su entorno atestiguan la importancia de este sitio en la colonia temprana, tal como describe Juan López Velasco.

Además de la estructuras del propio ingenio Cepi-Cepi, están las ruinas de los mecanismos de transporte y embarque de las panelas de la azúcar, así como las acequias que traían agua de los manantiales de la zona.

En cuanto a la vegetación, en este parque existe un gran número de plantas nativas y endémicas propias del bosque seco, guayacán, almácigo, palo del Brasil, cabrita, frijolito, palo blanco, guano, pino de teta, aceituno, higo cimarrón, escobón, canelilla, palo de peje, nisperillo, cayuco, mora, vera, cigua, blanca, muñeco, guaconejo, alpargata y quiebra hecha.