El plan de la ciudad del futuro

DPA

Vehículos eléctricos para combatir el ruido y las emisiones o conexiones ultrarrápidas para que los frigoríficos puedan enviar directamente al supermercado la lista de la compra son sólo algunos de los cambios a los que se someterán las ciudades en los próximos 10 ó 20 años. 

Muchos, como el boom de compartir vivienda, coche u oficina o la tendencia hacia una mayor participación ciudadana, ya son palpables, aunque otros parecen todavía meras visiones. Sin embargo, las autoridades en Alemania, ya están planeando la “ciudad del futuro”.

Así, los proyectos en ese país, son:



Viajar de otra manera

Problemas como los atascos, el ruido o las emisiones contaminantes hacen que muchos lugares se hayan puesto manos a la obra en busca de soluciones. Como el compartir auto, una tendencia en pleno boom, el fomento de los coches eléctricos o la construcción de carriles para bicicletas.

Nuevas tecnologías para la automoción

“El futuro no está en ciudades sin coches, sino en autos poco ruidosos y limpios”, escribe el arquitecto danés Andreas Klok en la revista “Tecnology Review”. ¿Su idea? Un pavimento inteligente con sensores programados que faciliten una conducción autónoma. No obstante, los expertos calculan que el coche sin conductor tardará aún en circular por las calles, pues se necesitan más garantías de seguridad que las probadas hasta ahora por Google y muchos fabricantes de automóviles.

Huertos urbanos

“Plantar tomates en lugar de tulipanes en las zonas verdes públicas”, es el modelo con el que la ciudad alemana de Andernach, en Renania-Palatinado, se ha convertido en ejemplo de ciudad comestible a seguir. Cualquier ciudadano puede servirse libremente, al igual que ocurre con las patatas, fresas u otras frutas. Sólo en capitales como Madrid, la red de huertos urbanos de particulares o asociaciones de vecinos cuenta ya con más de 30.

Construcciones de altura

Además de germinar lo verde, muchos expertos opinan que los rascacielos son otra tendencia de las aglomeraciones. “La concentración y el crecimiento serán grandes temas. Por eso, cada vez se construirá más en altura y, al mismo tiempo, ganará fuerza la disputa por superficies libres”, señalan los directivos Wolfram Putz y Thomas Willemeit, del despacho de arquitectos Graft en Berlín.



”Hágalo usted mismo”

La moda del hágalo usted mismo pasa a las ciudades con la creación de instalaciones deportivas o bancos para sentarse. “Cuando los ciudadanos se implican con su entorno y asumen responsabilidades ante la puerta de su propia casa, aumenta la identificación con su calle, su barrio”, comenta Laura Burns, autora del libro “Stadt selber machen” (Crear ciudad). Y lo mismo sucede con las cuestiones políticas y administrativas: según muchos expertos, el ciudadano quiere que le pidan su opinión, por ejemplo para la planificación de grandes infraestructuras.

Redes digitales

Son la base de muchas de las tendencias del futuro. “En la ciudad del futuro, el día a día es impensable sin tecnologías inteligentes de la información y la comunicación”, señala un estudio del Instituto Franunhofer (2014). En la ciudad, las conexiones rápidas a internet están ya mucho más desarrolladas que en las áreas rurales, aunque junto a la compra online muchos urbanistas valoran la tranquilidad del campo, apuntan los arquitectos de Graft. “Por un lado, la gente quiere acceder a la más moderna tecnología y el progreso y, por otro, encontrar los detalles del pueblo en la ciudad. Podrían definirse como los neo-Biedermeier de las ciudades”.

Fuente: National Geographic en Español