Entradas

La conversación y los actos de habla

La conversación es la acción de hablar con una o más personas durante cierto período de tiempo, en donde pueden expresar sus ideas. Las conversaciones tienen sus orígenes en la época del viejo mundo, por la necesidad de comunicarse con las demás personas y lograr organización para la sociedad emergente, sin importar si aún se desarrollaban las lenguas o a algún tipo de medio de comunicación escrito, por lo que las señales suponían un tipo de lenguaje para comunicarse, al igual que los garabatos y los idiomas poco desarrollados.

La conversación requiere el uso de algún tipo de lenguaje, como el oral, o escrito. La conversación consta de 6 elementos: el emisor, sujeto que envía el mensaje; el receptor, individuo que recibe la información; el mensaje, lo que se transmite; código, idioma o simbología con la que se transmite el mensaje; canal, lugar por donde se transmite el mensaje y el contexto, el entorno en donde se da el canal en sí.

Igualmente, una charla puede ser estratégica, en la que se analiza el entorno de una empresa u organización operativa, en donde se tocan temas como la tecnología, resultados, el uso eficiente de recursos, entre otras cosas; cultural, está centrada en el sentido de pertenencia de una persona en la cultura, es decir, se hablan de temas populares y triviales, además de expresar los sentimientos de identificación de una persona; Individual, se enfoca en los temas familiares y logros personales de un individuo.

Posee una estructura, ésta consta de: apertura, marcando el inicio de la conversación y haciendo una selección al azar de los temas de interés a tocar, luego está el cuerpo, haciendo hincapié y profundizando en el tema antes seleccionado y por último se encuentra el cierre, en donde se da por finalizada la conversación.

Los actos de habla no se producen «en abstracto», sino que entran en funcionamiento en realizaciones comunicativas concretas que se desarrollan en un contexto específico. De hecho, esto es lo que motiva que, según la situación, un enunciado puede conducir a un acto de habla u otro. Si un docente entra en una clase bulliciosa y dice «Buenos días», puede tener la intención de saludar a sus estudiantes antes de comenzar. Sin embargo, si en clase siguen hablando y el docente eleva un poco la voz y, de forma algo más contundente, dice «Buenos días», la intención cambia y se produce un acto de habla distinto.

En la comunicación ritual, la formulación de algunos enunciados suele conllevar una respuesta específica que se ajusta en una estructura de intercambio. Ante un saludo, se suele responder con un saludo; ante un ofrecimiento, se suele responder con una aceptación o un rechazo (incorporando, posiblemente, un agradecimiento); ante una recriminación, suele responderse con una disculpa o con una justificación.

Por ejemplo, en una situación real de comunicación, no es frecuente que un hablante diga «Buenos días» y su interlocutor diga «Adiós».

A. Buenos días.
B. Buenos días.

A. Buenos días.
B. Adiós.

A. ¿Vienes con nosotros al cine?
B. Me encantaría, pero había quedado con Teresa. Pero la próxima vez me apunto.

A. ¿Vienes con nosotros al cine?
B. Pues mira, me gustaría pero no me gusta ver películas. Adiós.

A. No tenías que haberle dicho que no te gustaba su regalo…
B. Pues mira, tienes razón, tenía que haber sido un poco menos brusca.

A. No tenías que haberle dicho que no te gustaba su regalo…
B. Es que yo soy así, sincero y directo.

En los ejemplos anteriores hemos visto que se produce un intercambio comunicativo. Un intercambio comunicativo se compone de, al menos, dos intervenciones: la intervención iniciativa y la intervención reactiva.

Aunque en los ejemplos indicados más arriba se ha producido un intercambio con dos intervenciones, también es frecuente una tercera intervención como cierre.

(Estamos en una clase el viernes a última hora y los estudiantes van saliendo del aula. Quedan Teresa y Pablo)
A. Bueno, hasta el lunes (intervención iniciativa; función comunicativa: despedida).
B. Hasta el lunes, ¡buen fin de semana! (intervención reactiva; funciones comunicativas: despedida; expresar buenos deseos).
A. ¡Gracias, igualmente! (intervención de cierre; función comunicativa: agradecimiento).

La estructura de estas interacciones como las apuntadas es muy simple. Sin embargo, la combinación de funciones comunicativas en intercambios puede llegar a tener una estructura muy compleja.

(Estamos en la biblioteca el viernes a última hora y en las mesas próximas ya solo quedan Teresa y Pablo)
A. Adiós, hasta el lunes (intervención iniciativa 1a; función comunicativa: despedida).
B. Ah, ¿ya te vas? (intervención iniciativa 2a; función: pedir confirmación).
A. Sí, es que tengo que coger el autobús, que si voy andando llego a casa muy tarde (intervención reactiva 2b; función: justificarse).
B. ¡Buen fin de semana! (intervención reactiva 1b; función comunicativa: expresar buenos deseos).
A. ¡Gracias, igualmente! (intervención de cierre; función comunicativa: agradecimiento).

Vemos aquí dos intercambios distintos: uno con una intervención iniciativa, una reactiva y una de cierre, y otro con una intervención iniciativa y una reactiva intercalada.

Cuando se producen varios intercambios comunicativos nos encontramos con una secuencia conversacional.

De este modo, podemos concluir que la estructura de la conversación es secuencial y jerárquica. Los exponentes funcionales se combinan para formar intervenciones, las intervenciones se combinan para formar intercambios y varios intercambios conforman una secuencia.

Fuente: https://urbinavolant.com/

Plan de clases: La comunicación verbal y no verbal

El estuche de prensa LEA es la guía didáctica que promueve el uso de las informaciones del periódico Listín Diario y sus revistas como estrategia de enseñanza y aprendizaje. Un recurso didáctico que permitirá reforzar las siete competencias fundamentales del diseño curricular dominicano.

Varios estudios han demostrado  que los niños y/o adultos que leen regularmente el periódico demuestran desarrollo significativo de las habilidades de lectura. Estudios realizados han demostrado que los estudiantes que utilizan el periódico  obtienen una puntuación significativamente más alta en las pruebas estandarizadas que los estudiantes que no lo hacen.

Para trabajar el tema La comunicación verbal y no verbal te presentamos  estos ejercicios utilizando el periódico Listín Diario como recurso didáctico.

1ero. De la portada al cuaderno

Recorta y pega de la portada de Listín Diario una fotografía que llame tu atención. Obsérvala detenidamente y luego haz la descripción de ella. Debes escribir dos o tres párrafos.

2do. Historia de imágenes

Estudiantes organizan las ideas e informaciones para la escritura creativa. el objetivo es utilizar las imágenes que salen en Listín Diario para contar una historia.

Esta actividad da al estudiante la oportunidad de observar fotos en el periódico. Luego, que elijan cinco fotos y las recorten sin los subtitulos. Pueden pegar cada imagen en el orden en que aparece en la historia.

Por último, se debe escribir cada historia en forma de títulos debajo de cada imagen.

Plan de Clase: La célula animal y vegetal

La célula

1) Identificar las características principales de una célula y su importancia para cada
ser vivo.
2) Identificar las partes principales de la célula.

1) Hoja de trabajo, preparada de antemano por el docente, que contiene las
preguntas sobre el artículo “célula”.

2) Foto impresa de una célula, sin incluir la descripción de la foto.

3) Papelógrafos y marcadores.

4) Laptop o PC.

6) Acceso a Internet.

I. Introducción (10 minutos)

Trabajo cooperativo con toda la clase
El docente mostrará a los estudiantes la foto impresa de antemano, sin
incluir la descripción de la foto y preguntará a los
estudiantes: ¿Qué observan? o ¿Qué puede ser?

Con la ayuda de los estudiantes y partiendo de la pregunta: ¿Qué entienden Uds. por
célula? El docente elaborará un mapa conceptual en la pizarra:

Los estudiantes aprenderán los aspectos básicos sobre la célula del ser vivo.

1
Plan de Clase: La célula
Actividades principales (35 minutos)
Trabajo cooperativo en grupo
1) El docente dividirá la clase en grupos de tres o cuatro estudiantes y distribuirá las
hojas de trabajo que contienen las preguntas sobre el tema “célula”. También se designará a cada grupo una pregunta de la hoja de trabajo, la que tendrán que presentar y explicar al resto de la clase al final de la actividad.
2) En sus grupos, los estudiantes se turnarán para leerlo por párrafos, de forma oral.
3) Al terminar la lectura, los estudiantes contestarán oralmente a las siguientes
preguntas de la hoja de trabajo y después anotarán sus respuestas en oraciones
completas:
a) Describan las características principales de una célula.
b) Hagan una ilustración simple de una célula. Anoten sus partes y describan la
función de cada una.
c) Observen la siguiente imagen y escriban si se trata de un organismo unicelular
o multicelular. De ser el segundo expliquen los tipos de células que tiene de
acuerdo a su estructura física:

Organismos unicelulares | Qué son, características, estructura, funciones, nutrición

d) Hacer un cuadro comparativo, donde escriban las diferencias elementales entre
una célula animal y una célula vegetal, a partir de las siguientes imágenes, y
tomando en cuenta la lectura.

LA CÉLULA
e) Observen el siguiente video: https://youtu.be/0tTJbBi3Zbw.
Respondan:
¿Qué llama más su atención del video observado?
¿Cómo es posible que podamos observar con claridad un suceso tan pequeño?

4) Al terminar la actividad, cada grupo recibirá un papelógrafo y un marcador para
prepararse para su presentación. Pueden incluir palabras claves, diagramas o ilustraciones básicas que les ayudarán a presentar su tema. El docente puede ayudar a
cada grupo elegir la mejor manera de hacer su presentación.
5) Cada grupo presentará la respuesta a su pregunta designada. Al final de cada
presentación, el resto de la clase aportará los comentarios y observaciones que no
fueron mencionados por el grupo que acaba de presentar.
III. Cierre (5 minutos)
Se colgarán las anotaciones de cada grupo en el salón de clase para consultas en el
futuro.
Evaluación
El docente puede elegir calificar las hojas de trabajo.
Tarea
Utilizando papel de colores, haz una ilustración de una célula animal. Si prefieres, la
puedes dibujar con lápices de color.
En tu ilustración, señala e identifica todas las partes mencionadas en el artículo leído
durante la clase. Es importante que uses tu creatividad y tomes en cuenta lo que has
aprendido en clase hoy. Trae tu ilustración a clase el próximo día y utilízala como
guía de estudio en el futuro.

Fuente: https://escolar.eb.com/

Cómo Planificar una Clase: El Plan de Estudio de 5 Minutos

Una buena planificación debe tomar en cuenta variados aspectos, por ejemplo, la lección debe tener un contexto, uno o varios objetivos, puntos clave, episodios de aprendizaje…

Aunque la preparación de una clase es importante para cualquier docente, esta es trascendental para aquellos profesores que quieren cambiar su metodología e incorporar las nuevas tecnologías en el aula por primera vez así como para aquellos profesores con poca experiencia.

Sin embargo, incluso si eres un profesor con años y años de ejercicio docente, es importante que revises la estructura de las lecciones con frecuencia.

Cómo Planificar una Clase: El Plan de Estudio de 5 Minutos.

Esta tarea puede llegar a consumir mucho tiempo extra si no cuentas con una cierta estructura.

Por eso, te presentamos el “Plan de Estudio de 5 minutos”, una plantilla válida para cualquier nivel y que te ayudará a centrarte en los aspectos más importantes a la hora de planificar una lección.

Aunque el plan se llame “Plan de Estudio de 5 minutos”, esto no significa que desde la primera vez que lo uses vayas a acabar en 5 minutos. Probablemente tardes mucho más. Sin embargo, la idea es automatizar el proceso para que, independientemente de la lección, te centres en algunos puntos clave. Una vez que hayas utilizado esta plantilla en repetidas ocasiones, te acostumbrarás a ella y, entonces sí, se convertirá en tu manera de planificar clases de manera eficiente en 5 minutos.

Este plan ha sido popularizado por el profesor británico Ross Morrison McGill (@TeacherToolkit) y descargado más de 300.000 veces por profesores de más de 140 países de todo el mundo.

A continuación te explicamos cada una de sus partes para que lo puedas empezar a usar desde hoy mismo:

  • El cuadro completo: ¿Cómo encaja la lección en tu programa para la asignatura? ¿Qué conocimiento previo tienen los estudiantes sobre ella? ¿Qué conexiones puedes realizar? ¡Describe la lección en 30 segundos!
  • Propósito: Tus objetivos para la lección. Recuerda seguir el camino marcado por previas lecciones. Idealmente, deberías incorporar, al menos, 2 objetivos diferentes – quizás, puedes permitir a los estudiantes elegir su propio objetivo.
  • Gancho: ¿Cuál es el gancho de la lección? ¿Cómo te ganarás la atención de los estudiantes para trasmitirles la lección? No es necesario tener un gancho específico en cada lección pero sí es recomendable. Una buena historia introductoria suele dar buenos resultados.
  • Puntos clave: ¿Qué es lo que permanecerá en la mente de los estudiantes una vez que salgan de clase? ¿Cuáles son los puntos clave que quieres que tus estudiantes recuerden y que volverás a sacar en la siguiente lección?
  • Evaluación para Aprender: ¿Cómo vas a medir el punto en el que tus alumnos se encuentran durante la lección para así saber cómo llevarlos al punto que tú quieres? ¿Qué estrategias e instrumentos de evaluación vas a usar?
  • Individualización: ¿Cómo vas a dividir a la clase en grupos? Planifica qué actividades propondrás para cada grupo teniendo en cuenta los diferentes niveles de progreso de los estudiantes.
  • Episodios de Aprendizaje: ¿Qué es lo que va a suceder en el aula de principio a final? Identifica oportunidades de aprendizaje dirigidas por el estudiante; cuántas más, mejor. La lección puede tener tantos episodios de aprendizaje y niveles como sean necesarios.

Cómo Planificar una Clase: Gancho

De los apartados anteriores, uno de los que suelen causar más quebraderos de cabeza a los profesores es el “Gancho”.

Independientemente de cómo estén estructuradas tus clases, probablemente estarás acostumbrado encontrar los puntos clave y los métodos e instrumentos de evaluación con relativa facilidad pero… ¿el gancho?

 

Permíteme que te cuente una pequeña historia:

Mi amigo Luis vive en Madrid muy cerca de las vías del tren. Cuando cada mañana los primeros trenes empiezan su ajetreo diario, el ruido es considerable. Sin embargo, Luis lleva viviendo allí durante muchos años por lo que no nota el ruido.

Un ruido que probablemente sería insoportable para ti o para mí, él apenas lo nota. Sin embargo, un día me contó que oyó un pequeño crujido en su cocina y se despertó inmediatamente.

Los trenes no son relevantes para Luis, por lo que su subconsciente no les presta atención. Sin embargo, el crujido en la cocina es un ruido desconocido para su cerebro, por lo que su cerebro lo detectó y lo despertó inmediatamente.

Existe una pequeña sección de nuestro cerebro llamada formación reticular. Esta sección está compuesta por una serie de núcleos que controlan lo que es relevante y lo que no para el cerebro.

Las cosas que suceden una y otra vez terminan por convertirse en hábitos y rutinas y, por lo tanto, nuestro cerebro deja de prestarles atención.

¿Qué tiene esto que ver con tus lecciones? Muy sencillo. Si tus lecciones siempre se desarrollan de la misma manera y carecen de un gancho específico, de algo que llame la atención, la mayoría de tus estudiantes no prestarán atención.

Por tanto, a la hora de planificar una clase, siempre debemos dedicar unos minutos a reflexionar sobre cuál será su gancho y cómo conseguiremos la atención de los alumnos.

Fuente: https://educrea.cl/

4 pasos para montar un Plan de Clases de manera rápida y eficaz

La planificación de las clases y de lo que se enseñará es una de las actividades más importantes que un profesor desarrolla cada año. Un profesional preocupado por la evolución de lo que él enseña está siempre revisando los contenidos y renovando las estrategias de enseñanza para sus alumnos. La elaboración del plan de clase puede llevar bastante tiempo o ser hecha de manera más rápida y eficaz con la ayuda de algunas técnicas y la tecnología.
La preparación de una clase es el “gran diferencial” que el profesor tiene para que sus alumnos consigan aprovechar el momento de aprendizaje al máximo.

“Por eso, evidentemente, no se puede aceptar que la clase sea un momento de improvisación, en el cual el profesor actúe libremente sin hacer conexiones y articulaciones con asuntos ya desarrollados, con los conocimientos previos de los alumnos, sin estructura de sucesiones de actividades y que no cumplen propósitos de aprendizajes definidos.

Es parte del trabajo de elaboración de un buen plan de clase hacer el diagnóstico del contexto de la clase, definir los objetivos de cada clase y seleccionar los contenidos que van a garantizar que la meta de aprendizaje sea cumplida. Pero además de estos elementos básicos para la definición de lo que se desarrollará durante un día del año escolar existen algunas técnicas y recursos que pueden ayudar a hacer este trabajo de forma más rápida y eficaz.

Técnicas que pueden ayudar

Lo importante en todo este proceso es que el profesor no encare el plan de clase como una actividad estricta y algo que él tiene que “cumplir” por exigencia de la escuela, sino una herramienta que va a diferenciar en el día a día de él.

Lo principal de un plan de clase es que sea estructurado, quedando a criterio del profesor definir cuál es el modelo de presentar ese contenido de forma escrita o mental.

Otra sugerencia es que cada clase debe tener un gran objetivo que siga cuatro criterios: ser viableser mensurableser definitoria y ser prioritaria para la evolución del aprendizaje efectivo del contenido. Una forma práctica de ayudar con el cumplimiento de lo que fue planeado para cada clase es escribir en el cuadro, de forma simple y bien clara, los objetivos que se pretenden alcanzar ese día.

El paso a paso para un plan de clases eficaz

Cada profesor va a construir y perfeccionar su propia metodología para la creación de un plan de clase. Pero algunos pasos son fundamentales. Además de seguir este camino que puede ayudar a perfeccionar una metodología más rápida y eficiente, vale también el profesor buscar algunas soluciones tecnológicas que facilitan este trabajo. Compruebe el paso a paso para elaborar un buen plan de clase:

1. Diagnóstico

El primer paso es conocer la realidad en que la clase será desarrollada, así como el contexto de los alumnos para los que se va a enseñar. Este diagnóstico se realiza de manera previa, antes de que el primer plan de clase sea delineado, y de forma permanente, teniendo en cuenta las ocurrencias de las propias actividades desarrolladas en el ambiente escolar.

2. Definición de los objetivos

Una vez hecho el diagnóstico, el profesor debe establecer los objetivos que pretende alcanzar con las clases que dará a la clase. Estos objetivos deben contemplar las expectativas de modificaciones promovidas en los alumnos después de la intervención de la enseñanza, como el desarrollo de nuevas habilidades, conocimientos, actitudes y valores. A partir de la elección de los objetivos generales y específicos de las clases el profesor es capaz de seleccionar contenidos, aplicar estrategias de enseñanza-aprendizaje y elaborar el proceso de evaluación que va a verificar la efectividad del proceso de aprendizaje.

3. Selección de los contenidos

Para alcanzar los objetivos determinados en el plan de clase, el profesor debe establecer los contenidos más adecuados para ese determinado contexto de enseñanza. Como son parte del proceso, los contenidos deben ser revisados ​​y alterados siempre que surja la necesidad o una situación cotidiana que exija esta revisión.

4. Utilice la tecnología a su favor

Conozca las razones para insertar las nuevas tecnologías en el ambiente escolar.

El usar o no utilizar nuevas tecnologías en el día a día escolar ya no esta en discusión. Después de todo, el uso de la tecnología forma parte de la vida de las nuevas generaciones fuera del aula y, por lo tanto, su aplicación en beneficio de la educación puede ser considerada un importante camino para aumentar el dinamismo de las clases. En este contexto, lo importante es saber cómo integrar las nuevas formas de enseñar y aprender a la planificación y al currículo escolar.

Pero, para llegar allí, ¿qué tal conocer algunos tips para mejorar el desempeño de sus alumnos?

  1. Descarga: Plan de clases
  2. Descarga: Sesión de Aprendizaje
  3. Descarga: Modelo de Plan de Sesión para Primaria
  4. Descarga: Modelo de Plan de Sesión para Secundaria

Este contenido ha sido publicado originalmente por Blog Educativo en la siguiente dirección: blogeducativo.com

Fuente: webdelmaestrocmf.com