Entradas

Un niño pide de regalo una muñeca para “ser un gran padre” y conmueve al mundo

Un niño se convirtió en viral y conmovió a todo el mundo en las redes sociales. La razón es simple: pidió que le regalaran una muñeca porque su objetivo en el futuro es llegar a “ser un gran padre”.

Rocío Natalia vive en Puerto Rico y decidió publicar esta fabulosa historia en Facebook, que tiene que ver con su experiencia durante la crianza de sus hijos.

“Les cuento que mi hijo, quien juega con su hermana todos los días, me pidió que le comprara una muñeca porque su hermana no le presta la suya y él quiere ser un gran padre, como lo es el suyo“, explica la mujer.

La publicación sobre su hijo que Rocío Natalia, de Puerto Rico, subió a la red. Foto: FacbookLa publicación sobre su hijo que Rocío Natalia, de Puerto Rico, subió a la red. Foto: Facebook

En su relato dice que le compró su bebé, y se mostró adorable. Y que no sólo está muy feliz, sino que se pasa toda la tarde cuidándola como si se tratar de su verdadero hijo.

Con un orgullo que pareciera no caberle en el cuerpo, continúa con su vivencia: “Le da el biberón, la abraza, le da besos y le dice cosas hermosas”.

“¿A qué voy con esto? No sé ustedes, pero, con enseñarle a mi hijo a cooperar en el hogar y permitirle jugar a ser buen padre, me estoy asegurando de dejarle un excelente hombre a este mundo”, comienza una suerte de alegato.

La madre explicó que jugar con una bebé no hará a su hijo menos hombre sino mejor persona. Foto: FacbookLa madre explicó que jugar con una bebé no hará a su hijo menos hombre sino mejor persona. Foto: Facbook

“Así cambiaremos esta sociedad, mi gente. No creando más machitos alfa”. Hay que que eliminar “el sexismo y patriarcado de raíz”.

La usuaria Rocío Natalia cerró su publicación con un claro mensaje: “Jugar con muñecas, cocinita y hacer quehaceres en el hogar no lo hará menos hombre, sino mejor persona, hijo, hermano y esposo; si es que tiene hijos, porque si no quiere tenerlos, maravilloso también. Es su vida”.

La publicación en Facebook se llenó de elogios por la mentalidad abierta de la madre y lo adorable del niño.

“Muy bonito. Soy Trabajadora social clínica y esto es muy importante para el desarrollo de niños y niñas. Los hombres lloran y sienten. Esto hace que un niño exprese sus sentimientos y emociones”, escribió una usuaria.

Otra que se sumó sostuvo: “Muy bien. Eso lo hará mejor papá. Y los que quehaceres de la casa también deben ser compartidos. Te felicito de la manera que piensas”.

Fuente: https://www.clarin.com/

Estrategias y soluciones para manejar a un niño de temperamento difícil

A continuación hay algunas estrategias y soluciones generales para ayudarle a vivir con un hijo con rasgos de un temperamento difícil:

  1. Primero, reconozca cuánto del comportamiento de su hijo es un reflejo de su temperamento.
  2. Establezca un clima neutral o emocional objetivo en el cual puede tratar con su hijo. Intente no reaccionar de manera emocional e instintiva, lo cual es poco productivo.
  3. No tome el comportamiento de su hijo como afrenta personal. El temperamento es innato, y su hijo probablemente no intenta ser difícil o irritante a propósito. No le culpe a él ni se culpe usted mismo.
  4. Intente darle prioridad a los asuntos y problemas que rodean a su hijo. Algunos son más importantes y merecen mayor atención. Otros no son tan relevantes y se pueden ignorar o colocar en al “final de su lista” de prioridades.
  5. Enfóquese en los asuntos del momento. No se proyecte al futuro.
  6. Revise sus expectativas de su hijo, sus preferencias y sus valores. ¿Son realistas y apropiadas? Cuando su hijo hace algo correctamente, elógielo y refuerce los comportamientos específicos que le gustan.
  7. Tenga en cuenta su propio temperamento y comportamiento y la manera en que también pueden ser difíciles. Piense la manera en que podría necesitar adaptarse un poco para motivar una mejor relación con su hijo.
  8. Anticipe las situaciones inminentes de alto riesgo e intente minimizarlas. Acepte la posibilidad de que pueda ser un día o una circunstancia difícil y esté preparado para sacar lo mejor de este día o circunstancia.
  9. Encuentre una manera para relajarse y relajar a su hijo al programar un tiempo separados/distanciados.
  10. Busque ayuda profesional, cuando sea necesario, de parte de su pediatra u otro experto en comportamiento infantil.

Fuente: https://www.healthychildren.org/

¿Cuál es la mejor edad para que un niño comience la escuela?

Cada vez los padres matriculan a sus hijos a edades más tempranas. Hay un vaivén entre competencias duras y blandas: unos creen en la gamificación y la felicidad, otros en la lectura y los números.

Nidia Rodríguez y Camilo Estrada, como la media de los padres de familia, no pueden dedicar el tiempo completo a educar y jugar con su hijo. Por sus jornadas laborales han comenzado a discutir en qué momento es mejor que Adrián, de dos años, ingrese a una institución educativa.

Sin embargo, aún no tienen claro a qué edad debería aprender competencias duras como leer, escribir y contar. Actualmente, en el territorio nacional los niños entran al colegio a los 6 ó 7 años de edad.

Sin embargo, por elección de los padres de familia, antes de ir al colegio los niños deben pasar por un proceso de educación inicial que imparten centros infantiles privados o jardines públicos. De acuerdo con varias investigaciones desarrolladas por organizaciones nacionales e internacionales, antes de los 3 años de vida se conforman más de la mitad de las conexiones sinápticas que permiten pensar, ver, escuchar y hablar en el ser humano.

Un ejemplo de ello es la investigación ‘De las neuronas a los barrios: la ciencia del desarrollo infantil temprano’ realizada por el Consejo Nacional de Investigación y el Instituto de Medicina de Estados Unidos.

Allí, según el estudio, los padres de los estudiantes temen desaprovechar una edad en la que sus hijos asimilan más cómodamente el conocimiento y, por eso, valoran la calidad de esos centros por las palabras y números que sus hijos memorizan.

Usualmente los niños cursan jardín, prejardín y transición. Es decir, 3, 4 y 5 años, respectivamente. Sin embargo, en algunos establecimientos los niños pueden ingresar desde los 2 años e iniciar su vida escolar.

Edna Arévalo, psicóloga del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, informó en el diario regional La Opinión, que el ideal para el inicio de la etapa escolar son los 5 años, edad en la que los niños cognitivamente comienzan a estructurar sus conceptos y su aprendizaje.

Los niños van aprendiendo por repeticiones. El aprendizaje de 0 a 4 años es más mecánico. En esta época, como ambos padres trabajan, se ven en la necesidad de enviar a sus hijos al colegio o jardín a una edad prematura, por lo que los niños podrían llegar a la adolescencia cansados del colegio”, aseveró Arévalo.

Por su parte, Sara Elena Mestre, subdirectora técnica para la Atención a la Primera Infancia del ICBF, señaló en la revista Semana que el desarrollo no es lineal, sino que es un proceso complejo de constantes cambios que favorecen el aprendizaje.

“Cada situación que viven las niñas y los niños en su día a día, si es acompañada por un cuidador sensible, se convierte en experiencias que potencian las conexiones que se dan en el cerebro”, añadió Sara Elena.

Entonces, ¿es cuestión de dinero?

La gamificación, la estimulación temprana y una buena alimentación pueden parecer actividades cotidianas y obvias durante la formación de un menor. No obstante, varios estudiosos en la materia han revelado que ellas constituyen los ingredientes secretos para formar un niño exitoso.

Por ejemplo, esta idea cobra fuerza en el documental Brain Matters, de Genesis Foundation. La directora de este largometraje, Carlota Nelson, intenta conocer por qué algunos menores prosperan y otros no, por medio de testimonios de científicos, economistas y familias en diferentes países.

En este recorrido encuentra que, en los primeros años de vida, la etapa que nadie recuerda, una persona potencia sus habilidades. Incluso, es probable cambiar el futuro de un niño sin que la familia tenga dinero, ya que los mismos padres de familia pueden potenciar estas habilidades desde casa.

Fuente: https://www.compartirpalabramaestra.org/

Francisco Javier, el niño ambientalista

Este menor es un prodigio que ha roto las fronteras en defensa de la naturaleza. Es una figura latinoamericana que con sus ecoesperanzas sostiene un discurso ético en favor de la vida. Muchos lo consideran “nuestra Greta Thumberg”.

Con tan solo 12 años y un domi­nio pleno de la palabra, Francis­co Javier Vera, se ha convertido en un activista medioambiental reconocido en el planeta. Su fortuita y oportu­na labor en favor de la niñez y el medio ambiente ha impacta­do a miles de corazones.

Este pequeño gigante, con su voz y accionar, lucha para que la casa común, la madre naturaleza, sea un tesoro a cuidar. Aunque ini­ció su activismo a la edad de sie­te años en su tierra natal, Colom­bia, asegura que su pasión por la naturaleza proviene de su entorno familiar.

Parafraseando a Sócrates dijo, “Los niños somos de los mejores fi­lósofos, y yo he aprendido bastan­te de mi entorno, viéndolo, obser­vándolo, y al conocer y aceptar al territorio lo pienso amar”.

Relató a Lecturas de Domingo que desde muy pequeño comenzó a experimentar, a conocer su entor­no, a sentirlo y poco a poco tomar­le aprecio.

“Uno defiende lo que ama y ama lo que conoce. De ahí básicamen­te proviene mi inspiración y mi pasión, también viene de mi fa­milia, en especial de mi mamá y mi tía que sembraron dentro de mí esa semilla del cuidado del medio ambiente y de la vida, con cierta atención al cuidado de los animales”, contó con mucha se­guridad.

Con madurez en sus articulacio­nes y gestos, el también emba­jador de buena voluntad de la Unión Europa en Colombia, mos­tró lo que se puede descubrir en sus redes sociales: Un alto nivel de conciencia .

Su hablar con la claridad y pre­cisión de un adulto, maravilla a quienes lo escuchan y reta a los ilustrados. En su cuenta de twit­ter, el líder de opinión ambiental, tiene más 84 mil seguidores y en Instagram sobrepasa los 100 mil. En Facebook tiene una comuni­dad 500 mil.

Cada día se suman fanáticos en sus redes sociales, a la vez que logra mayor reconocimiento gracias a sus intervenciones en medios de comunicación interna­cionales que registran sus alocu­ciones.

Según él, para proteger el plane­ta la forma más sencilla es con un “cambio de mentalidad”.

“Hace tres siglos, el ser humano vivía bajo un yugo social egocen­trista, donde en cada sociedad la religión y los dioses eran el cen­tro; luego del renacimiento de ese periodo de la ilustración, se cam­bia de mentalidad y ya la religión no es el centro, sino el ser huma­no. Por eso creo en un replantea­miento de nuestra forma de pen­sar”, indicó Francisco.

Agregó que los seres humanos no son el centro de todo, al conside­rar que no somos la única especie sobre la tierra, “Somos una espe­cie más de muchas más que ha­bitan esta casa común. Para em­pezar a cuidar la tierra, primero debemos entender eso, que somos iguales”, puntualizó.

Para explicar su argumento de igualdad de las especies, aseguró que a pesar de que muchos consi­deran incorrecto este postulado, al ver al ser humano más inteligente y con capacidades más desarrolla­das, como el cerebro, cita a Albert Einstein: “El ser humano constru­yó la bomba nuclear, pero a nin­gún ratón se le ocurriría construir una trampa para ratones. Y ese es el dilema con la humanidad, que al afectar la naturaleza, nos afec­tamos a nosotros mismos”.

Valoró esa situación como “algo terrible”, y a la vez exteriorizó la necesidad de iniciar ese cambio de mentalidad, que muchos ven como algo muy grande, pero que está dentro de las dinámicas de la cotidianidad.

Poco compromiso de los gobier­nos con el medioambiente
Su visión es amplia y sin prejui­cios. Por eso considera que los go­biernos actuales no actúan en con­secuencia para proteger y cuidar el hábitat. “Solo hacen esfuerzos muy escasos y vacíos”, dijo.

“Son compromisos que solo lus­tran una imagen externa de los gobiernos y las potencias mundia­les. Son una especie de cortina de humo, para ocultar cómo explo­tan y exportan más petróleo y re­cursos naturales”, agregó.

Aplaudió la disposición de algu­nos gobiernos por hacer las cosas bien, pero no cree que las autori­dades de Colombia las tengan. “Habrá uno que otro que tenga disposición para cambiar, aunque no con retos tan ambiciosos y ese es el problema. Hay disposición para ir hacia la transición energé­tica, pero con pocas ambiciones o un lapso de tiempo muy extenso”.

Acuerdo Escazú
Sobre el Acuerdo Regional de Ac­ceso a la Información, la Participa­ción Pública y Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en Amé­rica Latina y el Caribe, conocido como el acuerdo Escazú, destacó que su aprobación no es tan im­portante como su cumplimiento. Por eso instó a los organismos in­ternacionales a que obliguen a los gobiernos a hacerlo realidad.

Alegó que en Latinoamérica, ser activista ambiental se ha conver­tido en un deporte extremo, que implica peligro, a pesar de su legi­timidad. Refiriéndose, de manera específica a su patria, añadió que Colombia es el primer país “más peligroso” para ser líder ambien­tal, y ahí radica la importancia de que se ratifique el acuerdo por to­dos los gobiernos de la región.

“Con este acuerdo los líderes am­bientales van a tener las herra­mientas para levantar su voz con plena tranquilidad”, concluyó.

Asesor infantil
El pasado 15 de abril, Francisco Ja­vier Vera fue nombrado Asesor In­fantil del Comité de los Derechos del Niño ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Esta­rá trabajando en la formulación de la Observación General número 26 que tiene un enfoque principal en cambio climático e infancia.

“Hoy en día vivimos en una so­ciedad cruel con la niñez; no los toman en cuenta y no tienen voz. Están marginados por muchos problemas y uno de ellos es la guerra, pero además de la gue­rra hay otras situaciones, como el cambio climático, que es tam­bién una expresión de violencia”, explicó.

Carencias en Latinoamérica
El representante ante la ONU, se­ñaló que en Latinoamérica ha­cen falta muchísimas cosas en materia de niñez. Entre ellas ci­tó el acceso a la educación, la cual es un derecho fundamen­tal. Una educación digna y de calidad. Además, los niños de­ben ser escuchados.

Guardianes por la vida
Guardianes por la vida, es una organización ambiental de niños y jóvenes fundada por el entrevistado cuando te­nía nueve años. Se creó con el objetivo de promover la con­ciencia ambiental, incentivar nuevos liderazgos, no sólo en lo climático y ambiental, sino también en diversos temas, y hacer incidencia en proble­mas relevantes, esto bajo la premisa de que la niñez tam­bién es ciudadana.

Guardianes reúne a niños de dis­tintos países de América Latina. Actualmente cuenta con más de 700 niños. Su misión es pro­mover la conciencia ambiental, la ciudadanía y los gobiernos de buena voluntad para la vida.

“Pregúntale a Francisco ¿Qué es el cambio climático?”
Europa tiene a Greta Thunberg, centrada en los riesgos plantea­dos por el calentamiento global, mientras que Latinoamérica tie­ne al colombiano Francisco Ja­vier Vera, autor del libro “Pre­gúntale a Francisco ¿Qué es el cambio climático?”.

Este libro lo acaba de publicar la editorial Planeta con el fin de ayudar a comprender las proble­máticas ambientales. Está dispo­nible en las librerías de Colombia y Ecuador. En formato digital se puede adquirir en la plataforma de Amazon y a través de busca­libre.com.

Fuente: listindiario.com

Recomendaciones de un niño escritor

Elvin Roque Beltrán es un niño de 12 años de edad, que cursa el séptimo grado en el Liceo Secundario Pueblo Arriba, en Boca de Nigua. La asignatura favorita de Elvin Roque Beltrán es el español.

Reconoce que una de sus profesoras lo motivó a participar en un concurso de literatura, porque veía en él una gran pasión por los libros, dice ser un asiduo asistente a la biblioteca y que le dedica aproximadamente media hora al día.

Le recomienda a los niños que lean mucho, que escriban, que dejen los celulares y que les dediquen tiempo a la lectura. “El Sueño de Rafael” es un libro que él escribió y con el que ganó el segundo lugar en el concurso de literatura.

Cómo ayudar a un niño con adicción a la tablet o el móvil

Ayuda a tu hijo a vencer la adicción por las Nuevas Tecnologías

Cada vez con mayor frecuencia vemos a niños más pequeños y hasta bebes necesitando frenéticamente la pantalla de una tablet o de un móvil para estar “calmados”.

Se dice que la nueva generación nace con esta ‘habilidad’ asombrosa para aprender a manejar rápidamente las nuevas tecnologías. El problema es que éstas ejercen un poder casi hipnótico. Su atractivo les lleva a una dependencia cada vez mayor. Hasta que la dependencia se transforma en adicción. Te explicamos cómo ayudar a un niño con adicción a la tablet o el móvil.

Cómo detectar una adicción del niño a la tablet o el móvil

Es verdad que en ciertos momentos puede ser de gran ayuda darles a los hijos pequeños un dispositivo móvil para que se entretengan en una sala de espera, en una reunión de adultos o simplemente mientras mamá prepara la comida… el problema es que de ahí a que esto se convierta en una necesidad casi permanente para que ellos estén contentos, hay solo un paso.

Cada vez empiezan a pedirlo más y más y si no se les entrega pueden mostrarse realmente alterados siendo incapaces de entretenerse con nada más.

Hay padres que no logran detectar estas situaciones a tiempo, ya que por desgracia están inmersos en su propia adicción a las pantallas y porque es una forma de tener a sus hijos contentos y entretenidos.

A continuación, algunas conductas que nos hacen saber que es momento de frenar la situación:

  • Se muestran malhumorados e irritables cuando no tienen un dispositivo móvil y se calman mágicamente cuando llega a sus manos.
  • Algunas actividades cotidianas se ven alteradas como la hora de comer o acostarse debido a su necesidad de jugar con ellos.
  • Buscan cualquier momento para tomar el dispositivo sin ser vistos y pueden llegar a mentir si se les pregunta si lo han usado.
  • Dejan de disfrutar actividades que antes les gustaban mucho como pintar, hacer manualidades,  juegos al aire libre, etc; y todo el tiempo añoran que se les permita jugar con el móvil o la tablet.
  • Se dejan de interesar en jugar o socializar con otros niños en momentos en que podrían hacerlo, pidiendo jugar con su pantalla.

Consejos para ayudar a niños con adicción a la tablet o el móvil

¿Cómo podemos evitar que esta situación siga creciendo y se convierta en una verdadera pesadilla? Aquí tienes algunos consejos para intentar solucionar esa excesiva dependencia de los niños a las tablet, móviles o videojuegos:

  • Únete a él: No podemos esperar que nuestros hijos pequeños se desenganchen de los dispositivos móviles, si nosotros no lo logramos; de modo que esta es una gran oportunidad también para ti, para disfrutar mucho más los momentos a su lado y sacar la creatividad que tienes dentro. Recuerda que solo serán niños por poco tiempo…disfrútalos.
  • Anticípale lo que vendrá: Es importante que le hagas saber cómo serán las cosas de ahora en adelante, no es necesario usar frases como “Nunca más” o “Se acabó para siempre” ….

Puedes explicarle de forma tranquila que ya no va a jugar tanto con la tablet, o que ya no podrá usar el móvil de papá y mamá con tanta frecuencia. No es necesario que le des largas explicaciones acerca del porqué de la decisión; los niños muy pequeños aun no lograrán entenderlo por más convincente que seas. En vez de eso, puedes decirle que han decidido que es lo mejor para él, porque hay cosas más divertidas con las que puede jugar.

  • Elige un buen momento: Normalmente los niños pequeños juegan más con los dispositivos cuando están en casa, de forma que puedes buscar un fin de semana en el que tendrán actividades divertidas al aire libre y mucha estimulación para hacerles saber las nuevas reglas.
  • Pon a su alcance nuevos materiales que puedan ser divertidos y ayúdalo a elegir alternativas: Carteles, pinturas, plastilinas, bloques para armar y cosas divertidas en las que pueda entretenerse en momentos que normalmente utilizaba para jugar con los dispositivos. Si por ejemplo estaba muy acostumbrado a mirar la tablet durante la comida inventa juegos con las palmas, canciones o adivinanzas que le ayuden a no pensar en él. También puedes leerle y actuarle cuentos, lo que seguro disfrutará y sentará las bases para que desarrolle a futuro gusto por la lectura.
  • Quita la tentación de enfrente: Obviamente si el niño tiene la tablet o el móvil a la mano, será más fácil que sienta el deseo de jugar con él, de forma que trata de mantenerlos fuera de su vista por un tiempo.
  • No lo regañes ni castigues si se muestra enojado por la falta del dispositivo:Es un hecho que habrá momentos en que podrá mostrarse frustrado y enojado por no tener lo que desea, dale tiempo, dile que entiendes que esté enojado y muéstrate abierto a ayudarlo a buscar nuevas alternativas.
  • Sé paciente: Si estableces límites claros, te mantienes firme y le ayudas a pasar los primeros días que serán difíciles, en poco tiempo ni pensará en ello.

Todos los niños pueden ser muy felices y disfrutar sus días sin necesidad de tener un dispositivo móvil en sus manos que ya para eso habrá mucho tiempo…

Fuente: guiainfantil.com

Niños introvertidos, ¿cómo ayudarles?

El equilibrio radica en el medio de dos extremos. En este caso la forma de ser de la mayoría de los niños se sitúa entre la extroversión y la introversión. Aunque es cierto que siempre hay un acercamiento hacia uno de estos rasgos de la personalidad que se encuentran en los extremos. En el caso de niños introvertidos, ¿debemos ayudarles para cambiar su introversión?

En el caso de encontramos con un niño introvertido podemos ver que son personas que:

– Les cuesta compartir sus sentimientos y expresarse emocionalmente.

– Son observadores.

– Tienen gran capacidad de escucha.

– Son tranquilos y reflexivos. Se piensan las cosas antes de decirlas.

– Prefieren realizar actividades por su cuenta antes que en grupo.

– Suelen ver los errores como fracasos y no los consideran como oportunidades de mejora.

– Son creativos y tienen mucha imaginación.

– Se relacionan con los demás discretamente, intentando no sobresalir.

Al contrario que decíamos de los extrovertidos que encontraban su energía de acción a través de la interacción con otros, los introvertidos energizan principalmente a través de la reflexión de las ideas que hay en sus propias mentes.

Diferentes tipos de introversión en la infancia

Los niños introvertidos no cumplen necesariamente con las mismas características, es más, pueden dividirse en dos categorías:

– Los introvertidos tipo 1, que son autosuficientes y confiados.

– Los introvertidos tipo 2, que tienen poca confianza en sí mismos, tienen miedo a la interacción social y carecen de habilidades comunicativas. Este tipo de introversión es la más conocida y suele ser erróneamente asociada a la ansiedad y confundida con la “timidez”.

Diferencia entre niños introvertidos y niños tímidos

Ser tímido no se considera un rasgo de la personalidad como en el caso de la introversión. Además, una de las principales diferencias entre ser tímido y la introversión es que la persona tímida tiene miedo al contacto social e incluso se inhibe de relacionarse, y esto está acompañado de ideas irracionales sobre no ser aceptado por los demás.

En cambio, los niños que son introvertidos tienen pocas relaciones personales pero por decisión propia. Son ellos los que eligen sus relaciones y optan por disfrutar de buenas relaciones personales que no son numerosas pero sí satisfactorias para ellos.

Los padres deben saber que el niño sea introvertido no es algo malo, solo es parte de su personalidad. Para poder ayudarle os dejamos algunas pautas de actuación:

– Respetar el ritmo del niño. No forzar al niño a acercarse a los demás en los encuentros sociales. Necesitan primero observar antes de ir relacionándose poco a poco. Para ello, es necesario facilitar al niño con juegos este acercamiento sin presionarle.

– No criticar. Hay respetar la personalidad del niño y no criticarle por tener pocos amigos o salir poco cuando es más mayor. Es su decisión.

– Ensayo de situaciones sociales. En casa se pueden representar escenas cotidianas de relaciones sociales donde el padre so la madre y el niño representan un papel para ir ganando en seguridad.

– No hablar por el niño. El que sea introvertido no justifica asumir por el niño su comunicación, es decir, el adulto no debe pedir las cosas por él ni resolver estas situaciones en su nombre.

Fuente: guiainfantil.com

Beneficios de que tus hijos canten villancicos

Llegan las navidades y tenemos que estar preparados para que nuestros hijos saquen de ese cajón desastres que todos tienen en su cuarto, las panderetas, zambombas, carracas, y todo aquello que sea susceptible de hacer un ruido infernal que nos machaque los oídos hasta enero.

Te sorprenderá saber que tus hijos canten villancicos, día sí y día también, tiene beneficios para su salud.

Beneficios de que tus hijos canten villancicos a todas horas.

Di adiós a tu momento zen, si es que alguna vez lo has tenido, y prepárate para tener los nervios a flor de piel durante un largo mes en el que las letras de los villancicos de Navidad te perseguirán hasta en sueños, y sino, ya estarán tus hijos para recordarte alguna estrofa que se te haya olvidado.

A voz en grito los niños cantarán una y otra vez los mismos villancicos, al ritmo de panderetas y sonajas, mientras te persiguen por toda la casa, no vaya a ser que no les escuches. Mis hijas hasta se pelean por ver quién canta qué canción.

Pero, no desesperes, todo este ruido, tiene un lado bueno, aunque no se lo encuentres a primer oído.

Parece mentira, pero que tus hijos canten villancicos de Navidad constantemente tienebeneficios para su salud; y no lo digo yo, sino un estudio del Instituto Heart Research de Reino Unido.

Dicho estudio, que me imagino que surgió de intentar sacar alguna ventaja de poner a prueba los oídos y paciencia de los padres, confirmó que cantar es una forma de hacer ejercicio tan buena como otra cualquiera.

Para empezar:

– Los niños llenan sus pulmones de aire hasta el infinito, lo que fomenta su capacidad pulmonar.

– Este aire de más, y el control que deben hacer para soltarlo mientras cantan, hace que su frecuencia cardiaca aumente, lo que da paso al tercero de los beneficios.

– Mejora el bombeo de sangre a todo el cuerpo.

– Pero lo mejor de todo es que, esta práctica, que consigue los mismos efectos en los niños que si los mandasemos a escalar una montaña, no supone un deporte de riesgo, sino que se puede hacer perfectamente desde el salón a la cocina pasando por todas las habitaciones de la casa por donde los niños nos encuentren.

Pero, no queda ahí la cosa, sino que hay más:

– Cantar villancicos en Navidad está asociado a la longevidad y a una reducción de estrés del niño (no creo que tanto de los padres).

– Y, sobretodo, y lo más importante de todos los beneficios que se han dicho hasta ahora, es que ayuda a nuestros hijos a ser positivos, mejora su memoria, les llena de energía y vitalidad, les acerca al espíritu navideño y saca su lado más creativo.

Visto lo visto, tan solo nos queda hacer de tripas corazón, agarrar el mango de la ducha y lanzarnos a cantar a la Navidad como si no hubiera un mañana.

Ya se sabe “si no puedes con tu hijo, únete a él”.

Fuente: guiainfantil.com

Los primeros auxilios esenciales que todos deberíamos conocer para salvar la vida de un bebé

A ningún padre le gusta verse en una tesitura extrema en la que tenga que salvarle la vida a su propio hijo. Pero qué mejor que estar prevenidos ante estas situaciones extremas y, sobre todo, saber qué hacer en esos primeros minutos antes de la llegada de los servicios de emergencia profesionales. Conocer técnicas básicas de primeros auxilios es esencial.

4 situaciones graves en las que todos podemos encontrarnos en algún momento y los primeros auxilios que deberíamos aplicar

1. ¿Qué hacer ante la pérdida de conocimiento?

En el caso de que tu bebé o menor de edad sufra una pérdida de conocimiento, debemos comprobar que siga respirando. Si la respuesta es negativa, tenemos que llamar inmediatamente a emergencias y comenzar la reanimación del niño. Para ello, comenzamos con el boca a boca, repitiéndolo unas cinco veces.

Para ello, coloca la cabeza del niño hacia atrás con una mano y, con la otra, mueve el mentón para abrir las vías respiratorias. A continuación, tapa la nariz con la mano, toma aire y suéltalo en la boca del niño. Es importante que el pecho del niño se infle: esa es la señal de que el aire está llegando a los pulmones. Después, debes hacer 30 compresiones torácicas, empujando el centro de su pecho con la mano o los dedos —¡cuidado!, si se trata de un bebé debes realizarlo suavemente con los dedos—. Si esto no le reanima, vuelve a repetir la respiración boca a boca.

2. ¿Cómo enfrentarnos a una quemadura?

Las quemaduras tienen una clasificación por grados. Las de primer grado son las más leves y se pueden tratar en casa, sin la necesidad de acudir al médico. En el caso de las de segundo y tercer grado, debemos acudir urgentemente al médico.

Ante esta situación, lo primero que debemos hacer es poner la zona afectada bajo agua fría para parar la quemadura y que no siga dañando otras capas de la piel. Si el niño sufre mucho dolor, podemos administrarle algún tipo de calmante, como ibuprofeno. Tras ello, y antes de la revisión médica (en caso de necesitarlo), debemos mantener la zona cubierta para evitar infecciones. Para ello, usa compresas frías. ¡Cuidado!, si hay ropa empapada en la quemadura, no la retires: podrías agravar la herida.

No apliques directamente una crema sobre la piel afectada, al menos hasta que haya pasado la inflamación y sepamos si se trata de una quemadura de primer grado. Para ello, lo ideal es alguna crema tipo Silvederma. Como ya hemos dicho, si la quemadura no es de primer grado, ve inmediatamente al médico.

3. ¿Cómo actuar ante un atragantamiento?

Si se trata de un bebé, debemos recurrir a la maniobra de Heimlich. En el caso de que el niño tosa, no deberíamos intervenir, solo estar muy atentos a la evolución. En el caso de que deje de toser y no pueda ni llorar ni respirar, llama a Emergencias Médicas de inmediato. Mientras llegan debes seguir los pasos de la maniobra Heimlich.

En el caso de que se trate de un niño mayor de un año, debemos realizar la maniobra de Heimlich para niños. De igual manera, debemos esperar si el niño tose, pero en el caso de que al parar de toser se lleve instintivamente las manos al cuello, significará que se está atragantando. Para aliviarle, habría que repetir la maniobra de Heimlich.

4. ¿Qué hacer si se producen convulsiones febriles?

Las convulsiones febriles son más comunes de lo que parecen, además de tratarse de una respuesta del cerebro del niño ante la fiebre. Habitualmente, se producen en niños sanos entre seis meses y cinco años de edad. Es común que se produzcan durante el primer día de fiebre por infecciones virales.

Se tratan de reacciones muy llamativas con las que los padres suelen alterarse también. Lo primero que debes hacer es alejar al niño de cualquier objeto que le pueda dañar. A continuación, lo tumbamos de costado para mejorar su respiración.No debemos intervenir parando la convulsión; todo lo contrario, esta debe seguir su curso. Tampoco intentes agarrarle la lengua o meterle algún objeto en la boca. Lo que sí debes hacer es bajar la temperatura corporal del niño con paños fríos colocados en la frente o el cuello del pequeño.

Estos episodios no duran mucho tiempo. En cuanto acaben deberías darle el antifebril habitual y recurrir de inmediato a emergencias médicas para que un doctor lo evalúe.

Fuente: muhimu.es

 

Test del miedo para conocer los temores ocultos de los niños

El miedo es una de esas barreras que impiden que avancemos en la vida. Desde la infancia, vamos desarrollando miedos, algunos basados en nuestra experiencia, otros infundados y muchos heredados.

Miedo a los animales, a la oscuridad, a las tormentas, a la soledad, al colegio… Son miedos muy comunes en los niños que, si no se superan, se quedan enquistados y evitan que el niño avance en la vida e incluso puede causar una enorme infelicidad.

Te proponemos que realices con tus hijos el test del miedo para niños. Se trata de una prueba para averiguar cuál es el miedo más oculto y profundo del niño, ese que no suele decir, ni comentar, quizás si quiera sabe expresarlo. Son los temores ocultos de los niños.

Los temores ocultos de los niños a través del test del miedo

Es fundamental conocer todos nuestros miedos, ya que, al exponernos al miedo podremos derrotarlo y eso, nos hará sentirnos mejor con nosotros mismos, seremos más felices.

Para poder conocer todos los temores ocultos de los niños, e incluso los tuyos, te proponemos realizar este test del miedo. Te invitamos a que que mires con tus hijos en silencio estas 6 imágenes, mirarlas con calma, cada una de ellas, pensando en lo que habrá detrás, en lo que esconden, lo que provoca en nuestro interior. Una vez vistas todas, tienen que elegir la que más les asusta entre todas, sólo una.

Cuando lo hagas, sólo tienes que descubrir qué significa esa imagen y cuáles son los temores ocultos de los niños:

1- Cueva de hielo: si tu hijo siente miedo a entrar en la cueva de hielo, puede que sienta necesidad de una mayor calidez emocional. Quizás tenga miedo a sentirse solo. No sabe expresarlo, pero la soledad le angustia y, la tristeza y el sentirse frustrado, también le causan mucho temor.

2- Edificio abandonado: este misterioso entorno provoca terror en algunas personas, si es lo que tu hijo escogió como el que le asusta más, es posible que se sienta vulnerable, y esa vulnerabilidad le impide abrirse a los demás. Sin embargo, tiene la necesidad de conectar con alguien, pero para lograrlo, para crear relaciones duraderas y fuertes, deberá perder el miedo a romper barreras y abrir su corazón.

3- Casa abandonada: es una de esas casas que provoca pesadillas a todo el mundo sin embargo, si es la escogida por tu hijo como la que más pavor le provoca, significa que necesita vivir rodeado del afecto de sus seres queridos, en una atmósfera de bienestar, donde todo funciona y cada uno cumple su papel. Necesita sentirse seguro dentro del seno familiar. Tiene miedo a la falta de armonía en la familia y en su entorno.

4- Bajada al sótano: son escaleras que bajan a un sótano, a un lugar oscuro y desconocido. Sentir miedo a este lugar significa que al niño no le gusta sentirse encerrado, necesita ser libre, disfrutar de la vida y aprovechar cada momento. Son niños con miedo a la muerte y que sienten incertidumbre y temor ante lo que sucederá tras ella.

5- Puerta azul: el azul representa el cielo y el mar, es un color que da paz y seguridad. Sin embargo, lo que hay tras esta puerta es desconocido, supone dejar atrás la tranquilidad para entrar en un entorno que puede ser hostil. Son niños que necesitan tener estabilidad, valoran la rutina y lo conocido y huyen de aquello que puede resultarles extraño. En definitiva, sienten miedo ante lo desconocido, no les gustan las aventuras.

6- Túnel: es un pasadizo que se adentra en las profundidades, hacia la oscuridad. Si tu hijo escogió esta imagen, necesita comprender sus emociones, tiene miedo a expresarlas e incluso a veces les superan. Sienten temor a no tener la confianza suficiente para emprender retos y lograr objetivos.

Fuente: guiainfantil.com