Entradas

Alumnos y profesores intoxicados con gas en Barahona

Benny Rodríguez
Barahona,RD.

Al menos 10 alumnos y 2 profesores resultaron intoxicados este martes luego de inhalar de un gas nocivo para la salud arrojado por un individuo hasta el momento desconocido. El hecho sucedió en el Liceo Alberto Feliz Bello, del municipio de Polo, provincia Barahona.

Los efectos del gas hicieron que todo el personal del plantel fuera evacuado y una buena parte de los estudiantes y docentes trasladados de urgencia al Hospital Municipal de Polo.  De allí fueron referidos al hospital Regional Universitario Jaime Mota (HRUJM), de esta ciudad.

De acuerdo con versiones de los testigos, el gas fue arrojado por uno de los estudiantes del centro, de quien no se ha dicho el nombre en horas de recreo.

Ante el hecho, el asesor regional del Ministerio de Educación, Fidel Batista, dijo que la directora regional acudió a Polo a indagar por la reprochable situación, y establecer la procedencia del extraño gas que fue lanzado en el plantel.

Estudiantes afectados

Los estudiantes afectados con el gas fueron identificados como: Aresils Feliz, de 15 años, Alejandra Feliz Pimentel, de 15, Estania Noel, de 18, Selenia Feliz Medrano, Randy Manuel Feliz Batista, de 12 y Boyena Jorge Noel, de 18 años.

Además, resultaron afectadas las profesoras Regensi Feliz (Chana) y Antonia Peña, la conserje Sugey Feliz, conserje, quienes al igual que los estudiantes fueron ingresados al centro de salud.

Narración de uno de los testigos

“De repente un niño se sintió mal, nos fueron a buscarnos (profesores) y el director, acudiendo de inmediato para allá, hablamos con los niños de qué ocurrió y nos dijeron que otro niño arrojó el producto químico, que interpretamos que es uno de esos que se utilizan para hacer bombas”, narró Secilio Matos, profesor del plantel.

“A medida en que el olor, ayudado por el aire, se expandía por todo el centro educativo, los estudiantes comenzaron a sentirse mal, así como algunos profesores, procediendo a auxiliarlos para llevarlos hasta el hospital de la comunidad”, precisó el docente.

“No podemos precisar hasta el momento quién o quiénes de los alumnos arrojaron el gas que afectó a la escuela, por cuyo hecho hay al menos un alumno detenido en el destacamento de policía del municipio de Polo, quien se investiga por el evento”, dijo Matos.

Cómo saber si tus alumnos están aprendiendo

¿Para qué se hace una evaluación? ¿Qué se pretende conseguir con ella? El protagonista del aprendizaje es el que aprende, no el que enseña. De la misma manera, el protagonista de la evaluación debe de ser la persona evaluada. Quien aprende tiene que saber si ha aprendido o no y cuál es la causa.

Una evaluación, según señala la Real Academia de la Lengua en su definición, es la valoración de conocimientos, actitud y rendimiento de una persona o de un servicio. Si nos centramos en el ámbito de la educación, la evaluación debería de contemplar tres aspectos fundamentales: detectar los problemas del alumno, entenderlos y tomar decisiones para ayudarle a mejorar.

La evaluación como herramienta de reflexión y de mejora

Esta idea la comparten muchos profesionales de la educación, pero pocos lo han defendido con la perseverancia y el rigor de Neus Sanmartí: “Debemos tener en cuenta que lo importante de la evaluación es que nos ayude a aprender y, por tanto, los criterios de evaluación han de posibilitar comprender las razones de las dificultades y orientar sobre cómo superarlas. En este sentido, una buena rúbrica es un instrumento idóneo para compartir criterios de evaluación.”

Así, la evaluación no trata solamente de exámenes y calificaciones, sino que también permite al profesor conocer si se han cumplido los objetivos establecidos, distinguir los diferentes ritmos de aprendizaje, los progresos, las dificultades y las diferentes necesidades de sus alumnos.

Por otro lado, al alumno le permite reflexionar sobre sus actitudes y conductas adquiridas, además de promover su autonomía y su sentido de la responsabilidad. Es pues una herramienta de planificación de su proceso de aprendizaje y, a través de ella, es más consciente de sus avances y/o dificultades.

La autoevaluación permite al alumno emitir un juicio de valor sobre su aprendizaje

Por su parte, la autoevaluación permite que el propio alumno pueda emitir un juicio de valor sobre su desempeño en alguna actividad o tarea, sobre su aprendizaje de conceptos y también en lo relativo a la adquisición de habilidades. No consiste en que se ponga una simple nota, sino en que reflexione sobre el proceso de aprendizaje y lo comprenda.

Es una valiosa herramienta que puede ser utilizada no solo en el ámbito escolar, sino también en la vida laboral y cotidiana. De ahí que la autoevaluación del curso deba ser constante y periódica en el tiempo de duración de un curso.

Como hemos visto, en los procesos de formación, es importante saber el ritmo al que evoluciona la comunidad. Así como la implicación y el aprovechamiento del curso que están haciendo los participantes. Esto puede ayudar al profesor a tomar decisiones que mejoren el proceso.

El “seguimiento de alumnos” y las gráficas, muestran estadísticas de participación, entre ellas las evaluaciones. Entregas, puntos recibidos, puntos comparados con la media del curso… Poder adaptarnos a las necesidades de los participantes es una mejora que repercute tanto en la calidad de la formación como en la motivación del alumno por aprender. Por eso es importante que la plataforma de aprendizaje en la que se realice la formación contemple aspectos tanto metodológicos como prácticos.

Además, ponemos a disposición de los profesores un apartado de Recursos Pedagógicos en el que pueden encontrar información de interés para la realización de sus cursos, tanto en nuestra plataforma como en otras. Dentro de ellas, todos los interesados en mejorar las técnicas de evaluación tienen a su disposición la “Guía: la evaluación en la formación online”, donde pueden profundizar en este proceso además de conocer diferentes técnicas.

Fuente: https://neurok.es/

Aulas superpobladas en escuelas de RD

María Tejada Lorenzo
Santiago, RD

Sobrepoblación estudiantil, falta de terminación de escuelas, escasez de docentes y baja calidad en el almuerzo escolar es parte de lo que se vive en el Distrito Educativo 08-10 del municipio de Villa González, en la provincia de Santiago.

Tal es el caso del centro educativo Celestina Patria Grullón Franco que, siendo un recinto con poco espacio, posee alrededor de 320 estudiantes desde el nivel inicial hasta sexto de primaria, donde solo primero de básica tiene una sobrepoblación estudiantil de 62 estudiantes, que se divide en dos para poder impartir la docencia.

“En la mañana de este lunes tuvieron que moverlos para una iglesia católica cercana porque es que ya no caben aquí. Es muy tedioso tener que moverse de aquí para allá y viceversa”, explicó a este medio Albarosa Almonte, maestra de nivel inicial en este lugar.

Esa misma situación la vive Almonte, quien tiene 40 estudiantes y ha tenido que dividirlos en grupo A y B, ya que considera que todos los niños juntos “no tendrían un aprendizaje significativo”, además de la falta de espacio que hay.

“Tengo que hacerlo por turno, una parte viene lunes, miércoles y viernes y los demás martes y jueves. Luego la otra semana intercambian y así sucesivamente”, expuso la profesora.

De igual forma, comentó que dividir los grupos no le parece una solución correcta ya que algunos padres no tienen quién le cuide a sus hijos y prefieren enviarlos diario en horario de 8:00 de la mañana a 3:00 de la tarde, lo que les brinda “mayor tranquilidad” porque reciben educación y alimentación por parte del centro.

Además, destacó que el Ministerio de Educación (Minerd) lo que debe es centrarse en la terminación de la escuela y no dejar que se inscriban tantos niños bajo el “pretexto” de que no quede ninguno fuera.

Primaria

Tantos niños.

“Ellos solo quieren enviar ayudante. Necesitamos espacio no ayudante. Mientras haya sobrepoblación no podemos hacer nada. Nuestra salud se va a ´pique´ con tantos niños, salimos mudas”, enfatizó Almonte.

Alumnos.

La maestra Almonte confesó que gran parte de las aulas tienen más de 35 estudiantes, en el caso de tercer grado de la primaria hay 55.

Estrategias para activar y usar los conocimientos previos, y para generar expectativas apropiadas en los estudiantes

Simple y sencillamente la actividad constructiva no sería posible sin conocimientos previos que permitan entender, asimilar e interpretar la información nueva para luego, por medio de ella, reestructurarse y transformarse hacia nuevos posible

Las estrategias que preferentemente deberán emplearse al inicio de cualquier secuencia didáctica, o bien antes de que los aprendices inicien cualquier tipo de actividad de indagación, discusión o integración sobre el material de aprendizaje propiamente dicho, sea por vía individual o colaborativa. Para hacer un buen uso de ellas se debe tomar en cuenta (Cooper, 1990):
• Identificar previamente los conceptos centrales que van a aprender los alumnos.
• Tener presente qué es lo que se espera que aprendan.
• Explorar los conocimientos previos pertinentes de los alumnos para decidirse por activarlos (cuando existan evidencias) o por generarlos (cuando los alumnos poseen escasos conocimientos previos o que no los tienen).

Actividad focal introductoria
Por actividad focal introductoria entendemos aquellas estrategias que buscan atraer la atención de los alumnos, activar los conocimientos previos o incluso crear una apropiada situación motivacional de inicio. Los tipos de actividad focal introductoria más efectivos que pueden utilizarse son aquellos que presentan situaciones sorprendentes, incongruentes o discrepantes con los conocimientos previos de los alumnos. Un ejemplo de actividad focal introductoria que puede plantearse antes de tratar el tema de materiales conductores o aislantes.
Las funciones centrales de esta estrategia serían las siguientes:
• Plantear situaciones que activan los conocimientos previos de los alumnos, la estrategia se acompaña de participaciones de los alumnos para exponer razones, hipótesis, opiniones, explicaciones, etc.
• Servir como focos de atención o como referentes para discusiones posteriores en la secuencia didáctica.
• Influir de manera poderosa en la atención y motivación de los alumnos.

Discusiones guiadas.
En este caso se trata de una estrategia que requiere de una cierta planificación previa cuidadosa, aunque no lo parezca.
Cooper (1990) define la “discusión” como “un procedimiento interactivo a partir del cual profesor y alumnos hablan de un tema determinado.
Los puntos centrales que deben considerarse en la planeación y aplicación de una discusión son los siguientes (Wray y Lewis,2000):
• Tener claros los objetivos de la discusión y hacia dónde se quiere conducir el aprendizaje de los nuevos contenidos que se abordarán posteriormente.
• Introducir la temática central del nuevo contenido de aprendizaje y solicitar a los alumnos que expongan lo que saben de ésta.
• Para la discusión, se recomienda elaborar preguntas abiertas que requieran más de una respuesta afirmativa o negativa.
• No sólo se debe conducir a la discusión sino también participar en ella-
• Manejar la discusión como un diálogo informal en un clima de respeto y apertura.
• No dejar que la discusiones demore demasiado ni que se disperse; ésta debe ser breve, bien dirigida y participativa.
• Los conocimientos previos pertinentes, pueden anotarse en el pizarrón, en un acetato o en una diapositiva.
• Cerrar la discusión y elaborar un resumen donde se consigne lo más importante y que hagan comentarios finales.

Actividad generadora de información previa.
Es una estrategia que permite a los alumnos activar, reflexionar y compartir los conocimientos previos sobre un tema determinado a través de una lluvia de ideas o tormenta de ideas.
(Wray y Lewis, 2000). Cooper (1990) propone las siguientes actividades:
Introduzca la temática central de interés.
Solicite a los alumnos que anoten todas o un número determinado de ideas que conozcan sobre dicha temática. Si los alumnos ya saben elaborar mapas conceptuales o algún tipo de representación gráfica conocida, puede solicitarse que elaboren uno con las ideas de la lista. Marque un tiempo limitado para la realización de la tarea.
Pida a cada alumno o al grupo, que lean o presenten sus listas.
Discuta la información recabada, señale la información errónea; hay que poner atención en las llamadas concepciones alternativas que los alumnos poseen (Pozo, 1994).
Recupere las ideas y origine una discusión breve relacionada con la información nueva que se va a aprender. Puede concluir la actividad marcando el objetivo del episodio instruccional a seguir o hacer que los alumnos lo descubran con su ayuda.
Tanto la discusión guiada como la actividad generadora de información previa deben ser breves.

Objetivos o intenciones como estrategias de enseñanza
Los objetivos o intenciones educativas son enunciado que describen con claridad las actividades que se orienten conseguir en el aprendizaje de los alumnos al finalizar una experiencia, sesión, episodio o ciclo escolar de manera acertada Coll y Bolea (1990) señalan que cualquier situación educativa se caracteriza por tener cierta intencionalidad.
Desde la perspectiva del docente, los objetivos tienen un papel central en las actividades de planificación, organización y evaluación, pero en esa ocasión vamos a situarnos en cómo los objetivos pueden actuar como auténticas estrategias de enseñanza.
Es necesario formular los objetivos si queremos usarlos como estrategias de enseñanza, de modo tal que estén orientados hacia los alumnos y que sean comprensibles para ellos, es pertinente puntualizar que deben ser elaborados en forma directa y clara utilizando una adecuada redacción y vocabulario apropiados al alumno, es necesario dejar claro en su enunciación las actividades, los contenidos y/o resultados esperados.
Las actividades que se expresen en los objetivos deberán ser aquellas que persigan el logro de aprendizajes significativos.
Actividades como explicar, justificar, aplicar, extrapolar, discutir, analizar, valorar críticamente, etc., un tema cualquiera, permiten poner en evidencia aprendizajes con comprensión.
Las funciones de los objetivos como estrategias de enseñanza son los siguientes:
Usarlos como marcos o como elementos orientadores del proceso de aprendizaje, además hay una contextualización conjunta entre profesor y alumnos.
A partir de ellos, generar expectativas apropiadas en los alumnos y hacer que lo se va a aprender y evaluar adquiera sentido.
Permitir que los alumnos formen criterios sobre lo que se espera de ellos durante y al térmZino de una clase, secuencia didáctica o curso.
Mejorar considerablemente el aprendizaje intencional. El aprendizaje es más exitoso si el aprendiz es consciente de la finalidad de las actividades pedagógicas.

Proponemos las siguientes recomendaciones para el uso de los objetivos como estrategias de enseñanza:
• Cerciórese de que son formulados con claridad, señalando la actividad, los contenidos y/o los criterios de evaluación.
• Comente con los alumnos los objetivos antes de iniciar cualquier actividad de enseñanza-aprendizaje.
• Exprese el sentido del planteamiento (por qué y para qué) de los objetivos.
Cuando se trata de una clase, el objetivo puede ser un enunciado verbalmente o de forma escrita. No enuncie demasiados objetivos, porque los alumnos pueden perderse o desear evitarlos antes de aproximarse a ellos. Es mejor mencionar uno o dos objetivos bien formulados y globalizadores sobre los aspectos cruciales de la situación de enseñanza.

Fuente: rosberzunza.blogspot.com.co

 

Cómo lograr que tus alumnos tengan buena letra

Escribir es tanto un proceso social como cognoscitivo. En el mundo fuera de la escuela, la gente escribe para comunicarse con una audiencia, partiendo de su conocimiento sobre el contenido y la escritura, estrategias para planificar y revisar y de técnicas básicas de escritura. En un artículo anterior, traté los temas del desarrollo de la escritura y las discapacidades en el marco de cinco componentes:

  • el contexto social en el que se escribe
  • el conocimiento del escritor
  • el proceso de planificación
  • la producción de texto
  • la evaluación y revisión
  • la autorregulación

En este artículo, describiré los componentes para la enseñanza efectiva de la escritura, para ayudar a los padres a evaluar la calidad de la enseñanza en la escuela de su hijo. Los objetivos de una buena enseñanza de escritura para los estudiantes con discapacidades, son los mismos que para cualquier estudiante. Todos los estudiantes deben desarrollar su conocimiento sobre el propósito y las maneras de escribir, las técnicas básicas de escritura, las estrategias para planificar y evaluar su trabajo y motivación. Sin embargo, los escritores con dificultades necesitan más apoyo y enseñanza más intensiva y explícita sobre técnicas y estrategias.

Un programa de escritura de alta calidad proveerá un balance entre las oportunidades para que el niño escriba algo que es importante para él y recibir enseñanza explícita sobre las técnicas y estrategias que necesitan para convertirse en escritores competentes. El desarrollo de estrategias de autorregulación y la motivación necesaria para escribir de manera independiente también son importantes. El aula de escritura debe proveer:

  • un contexto para la escritura rutinaria y significativa
  • enseñanza de caligrafía, ortografía, y construcción de oraciones de acuerdo sea necesario
  • enseñanza de estrategias para planificar, revisar y para la autorregulación durante el proceso de redacción
  • atención al desarrollo de la motivación para la redacción
  • el uso de tecnología de apoyo para escribir (este importante tema se tratará en otro artículo)

Un contexto para la escritura rutinaria y significativa

Los cimientos de un programa efectivo se sientan sobre la oportunidad de escribir con frecuencia sobre temas significativos, dirigidos a una audiencia y con un propósito. Este principio es el corazón del abordaje del “taller de redacción” que se ha usado en los últimos 20 años1. Cuando los niños tienen tiempo para escribir, piensan que su tarea de redacción es importante y obtienen respuestas sobre lo que escriben de sus compañeros, maestros y otras personas, se sienten motivados para escribir y para comprender el propósito y el valor de la escritura.

Por ejemplo, piense en el contraste entre aprender a escribir persuasivamente, para dominar el formato de cinco párrafos de un ensayo y aprender a escribir persuasivamente para sostener un punto de vista en un debate de estudios sociales. O considere la diferencia entre escribir una historia que sólo el maestro lee y evalúa, o leer su historia a sus compañeros o publicarla en una revista de la clase, para los padres.

Escribir con un propósito real permite que la redacción se disfrute mucho más. Además, ayuda a que los estudiantes entiendan las razones detrás de varios tipos de redacción. Por ejemplo, aprenden que la escritura persuasiva debe tener en cuenta las posibles objeciones del lector. Y la oportunidad de leer estas historias a la clase, les da una oportunidad inmediata de comprobar qué aspectos los hacen entretenidos.

Para los maestros, a veces es difícil diseñar oportunidades para que los estudiantes publiquen y compartan lo que escriben con audiencias. En general, la audiencia más común son los compañeros de clase, siempre disponibles para responder en charlas de compañeros o en clases de lectura. Muchos maestros permiten que los estudiantes creen revistas para la clase o que escriban libros para la biblioteca. Algunos maestros invitan a los padres y a otras personas a reuniones de lecturas o de trabajos, alientan a los niños a escribir cartas a audiencias varias. En la actualidad, el Internet brinda una variedad nueva de audiencias. Muchos sitos de Internet publican el trabajo de niños, o apoyan la colaboración en proyectos de investigación entre diferentes clases.

Además de escribir para audiencias específicas, la redacción puede ser más significativa si se conecta con otras áreas del programa de estudio. La escritura como parte de proyectos de investigación en ciencia y estudios sociales les demuestra a los niños de qué manera, escribir sobre un tema puede mejorar su aprendizaje. Cuando se comparte el trabajo con otros, se crea un modelo de comunicación en la comunidad de aprendizaje, un uso importante de la escritura en el mundo adulto.

Los padres pueden brindar un apoyo importante en este aspecto de la escritura, al alentar a los niños a escribir en el hogar. Piense en todas las maneras en las que usa la redacción, para crear listas de compras, para escribir notas de agradecimiento, para enviar correo electrónico, involucre a su hijo en esas actividades.

Enseñanza explícita de las técnicas básicas de escritura

En algún momento, todos los estudiantes se pueden beneficiar en su desarrollo, al recibir enseñanza directa sobre las técnicas básicas de escritura como caligrafía, ortografía, puntuación y construcción de oraciones. Para muchos estudiantes con problemas de escritura, las dificultades en estas técnicas representan una barrera importante para escribir. Estos estudiantes necesitan dedicar tiempo extra a la enseñanza explícita y a practicar técnicas básicas. Esta enseñanza debe ser planeada cuidadosamente y debe incluir la vigilancia regular del progreso del estudiante. Sin embargo, también debe ser eficiente, de manera que no domine la enseñanza o el tiempo para escribir.

Caligrafía

El objetivo básico de la enseñanza de caligrafía es ayudar a los estudiantes a desarrollar una escritura que sea legible y fluida, es decir relativamente rápida y no cause esfuerzo2. Al igual que en la lectura, la fluidez es importante. Cuando los estudiantes no tienen fluidez para escribir y tienen que prestar atención a la caligrafía, esto interfiere con otros aspectos del proceso de escritura. Tanto la letra cursiva como la de imprenta pueden ser efectivas. La enseñanza debe incluir cómo darle forma a las letras correctamente, y cómo sostener el lápiz y el papel. Las clases diarias, cortas, de 10 a 15 minutos, seguidas de aplicación de la escritura a tareas significativas son las más efectivas. La fluidez en caligrafía se promueve al escribir con frecuencia y se desarrolla con el tiempo. La enseñanza en los grados primarios, de niños con dificultades para escribir a mano, puede ayudar a prevenir problemas de escritura posteriores. Además de este tipo de instrucción, los maestros y padres deben tener en cuenta el uso de procesadores de palabras o de otras herramientas de computación, como medios para compensar los problemas de caligrafía.

Ortografía

Las técnicas de ortografía y decodificación están fuertemente interconectadas. Ambas requieren conocimiento y técnicas fonéticas, conocimiento de los patrones de deletreo y familiaridad con palabras de alta frecuencia. Por lo tanto, la ortografía es parte de la enseñanza de la lectura y la escritura. Los estudiantes con problemas para leer y escribir generalmente necesitan enseñanza explícita e intensiva en decodificación y deletreo, que enfatice las relaciones y patrones entre sonido y símbolo. Al escribir, la práctica de la “ortografía inventiva” en los grados primarios, ayuda a los estudiantes a desarrollar su percepción y conocimientos fonéticos. Los métodos instructivos que enfatizan los patrones de ortografía al agrupar palabras con un patrón similar son efectivos.

Además, los estudiantes con problemas de ortografía necesitan ayuda para memorizar cómo se deletrean palagras irregulares que se usan con mucha frecuencia (por ejemplo… [missing copy — for example, “right,” “laugh,” and “their”).] ejemplos en español. Listas de palabras, word walls, diccionarios de ortografía personalizados y estrategias para estudiar cómo se deletrean las palabras, son maneras comunes para ayudar a aprender palabras que se usan con mucha frecuencia.

Además de la enseñanza, los estudiantes necesitan oportunidades para practicar cómo se deletrean las palabras de la lista y dentro del contexto de la redacción. Algunas recomendaciones se aplican específicamente a la escritura.

  • Primero, la enseñanza debe prestar particular atención a las palabras más comúnmente usadas en la redacción del estudiante.
  • Segundo, debido a que muchos estudiantes con discapacidades de aprendizaje continuarán teniendo problemas de ortografía, incluso después de aprender a leer con fluidez, es importante que esos estudiantes aprendan estrategias para revisar su propia redacción.
  • Tercero, también deben aprender a usar herramientas, incluyendo diccionarios y verificadores del deletreo, para vigilar y corregir su ortografía. Los diccionarios personalizados, en los que los estudiantes escriben las palabras que van aprendiendo pueden ser útiles.

Construcción de oraciones

Incluso los buenos escritores a vecen pausan para decidir cómo expresar sus ideas en oraciones. Para los escritores con dificultades, escribir oraciones correctas y efectivas es un problema importante. Además de aprender a escribir oraciones gramaticalmente correctas, deben aprender a escribir oraciones con subordinadas, escribir oraciones temáticas que introducen ideas principales, usar palabras de transición y escribir oraciones introductorias. Existen menos investigaciones en métodos instructivos en este área que para ortografía y caligrafía y algunos de los resultados de las investigaciones contradicen el sentido común o las prácticas habituales. Por ejemplo, la enseñanza de la gramática tradicional, que se enfoca en reglas para la escritura correcta, tiene muy poco impacto en la calidad de escritura de los estudiantes.

Tres métodos apoyados por las investigaciones o por la práctica de maestros efectivos son: la expansión de oraciones, la combinación de oraciones y enseñar oraciones dentro de tipos de párrafos. Todos estos métodos requieren que en lugar de aprender reglas gramaticales, el estudiante aplique su sentido del lenguaje (preguntándose a sí mismo: “¿suena bien eso?”) para escribir oraciones cada vez más complejas. En la expansión de oraciones los estudiantes comienzan con oraciones básicas (Kernel) compuestas por un sujeto y un verbo, por ejemplo: “Juan corre”. Luego agregan elementos para expandir la oración para decir más acerca del “quién, qué, por qué, cuándo y cómo”. En la combinación de oraciones, los estudiantes comienzan con varias oraciones cortas y aprenden a combinarlas para formar oraciones más largas y complejas. En los métodos basados en los párrafos, los estudiantes aprenden patrones de oraciones para las oraciones del tema, detalle y conclusión, en diferentes tipos de redacción, como por ejemplo para párrafos en secuencia o párrafos persuasivos. Como siempre, al aprender una técnica, es importante que los estudiantes tengan la oportunidad de practicarlas en tareas de escritura significativa y que reciban comentarios en forma regular.

Estrategias para planificar, revisar y para la autorregulación

Los escritores competentes tienen estrategias sofisticadas para planear y evaluar su escritura. Ellos:

  • establecen objetivos para comunicarse con una audiencia
  • usan el conocimiento del género para generar y organizar el contenido
  • evalúan su escritura con respecto a sus objetivos y estándares generales de escritura
  • generalmente revisan extensivamente

Por el contrario, los escritores con dificultades planean muy poco y simplemente limitan su revisión a la corrección de errores. Las investigaciones sobre el proceso cognoscitivo de los buenos escritores se ha usado para desarrollar estrategias que ayudan a escritores menos competentes. Por ejemplo, podemos enseñar a los estudiantes a planificar estrategias que los ayuden a aprovechar sus conocimientos sobre la organización del texto (por ejemplo: escritura persuasiva, postura, razones, evidencia y conclusión) para generar y organizar su narrativa. Las investigaciones proveen clara evidencia de que podemos enseñar con éxito a los escritores con dificultades, a usar estrategias más efectivas para planear y revisar, y por lo tanto, ayudarlos a mejorar sustancialmente su escritura.5 Por suerte, la enseñanza de estrategias es efectiva para el alumno común, así como para los escritores con dificultades, por lo que es un buen método para las clases de educación general que incluya estudiantes con discapacidades.

La figura 1 a continuación brinda un ejemplo de una estrategia para revisar un texto6. Esta estrategia requiere la participación de un par de estudiantes que se reúnen para ayudarse mutuamente al revisar sus escritos. Los pasos están escritos como instrucciones para el estudiante que actúa como editor. Para enseñar la estrategia, el maestro ejemplifica el uso de preguntas de evaluación a ejemplos de escritos y hace revisiones para mejorar la escritura. El maestro hace participar a los estudiantes que deben aplicar la estrategia de manera colaborativa, hasta que los estudiantes están listos para practicar en grupos de a dos. Note en el paso 3 que se puede usar un amplio criterio de evaluación. La estrategia brinda una rutina para apoyar a los estudiantes en la evaluación y revisión de una forma parecida al proceso que usan los escritores competentes.

Figura 1: Estrategia de revisión de compañeros

  1. ESCUCHE y LEA a medida que el autor lee su historia
  2. CUENTE de qué se trata la historia y qué le gustó más
  3. LÉASE la historia a usted mismo y anote sobre:
  1. CLARIDAD ¿Hay algo que no entienda?
  2. DETALLES ¿Qué información se puede agregar?
  • DISCUTA sus sugerencias con el autor
  • El autor decide qué cambios hacer

La enseñanza efectiva sobre estrategias para planear y revisar un texto, requieren que el maestro:

  • Provea una explicación explícita sobre el funcionamiento de la estrategia.
  • Demuestre o modele la estrategia mientras “piensa en voz alta” para explicar a los estudiantes el proceso cognoscitivo involucrado.
  • Brinde oportunidad de una práctica guiada en la que los estudiantes puedan probar la iniciativa con el apoyo del maestro.
  • Brinde práctica independiente y aplicación en otras situaciones.

“En general se demora varias semanas en enseñar una estrategia de manera eficaz, por lo que normalmente los maestros solo enseñan de 3 a 4 estrategias por año”.

Otra parte importante de la enseñanza de estrategias es ayudar a los estudiantes a desarollar estrategias para la autorregulación. Varios aspectos de la autorregulación pueden incluirse junto con la enseñanza de estrategias.

  • Primero, la autorregulación incluye la habilidad para seleccionar estrategias y monitorear si están funcionando. Por lo tanto, los maestros deben dedicar tiempo a discutir por qué la estrategia es importante y cuándo y cómo se puede usar. Además, les enseña a los estudiantes a evaluar su propia escritura y decidir si la estrategia está funcionando o no.
  • Segundo, la autorregulación incluye el manejo de las tareas, para que los maestros discutan con los estudiantes cómo reservar tiempo y lugar para escribir.
  • Tercero, incluye estrategias para lidiar con las dificultades y para mantenerse persistente. Los maestros ayudan a que los alumnos aprendan cosas que pueden decirse a sí mismos para mantener una actitud positiva y para elogiarse o premiarse cuando hicieron un buen trabajo. El modelo de enseñanza de estrategia diseñado por Steven Graham. y Karen Harris, el Desarrollo de la estrategia de autorregulación, como su nombre lo indica, incluye varios procedimientos para mejorar la autorregulación.

Motivación y palabras finales

Una de las dificultades más grandes respecto al trabajo con estudiantes con problemas de escritura es aumentar su motivación. Uno no puede considerar que la enseñanza de escritura tuvo éxito, a menos que, además de enseñar técnicas y estrategias, se ayude al estudiante a desarrollar una actitud positiva con respecto a la escritura. Sin esa actitud positiva, es muy poco probable que el estudiante escriba fuera de la escuela o que continúe desarrollando sus habilidades.

Quisiera finalizar mencionando dos aspectos importantes de un programa de redacción que contribuyen a la motivación. Primero, la enseñanza de escritura debe hacer que los estudiantes escriban sobre algo que les satisfaga en sí mismo. Cuando se enseña a redactar como parte de un ejercicio que sólo pone énfasis en la forma correcta de escribir o en pasar un exámen, no sólo los estudiantes se mantienen sin motivación, sino que tienen menos posibilidades de aprender lo que se les enseña porque no está relacionado con nada que tenga un propósito significativo. Por el contrario, cuando los estudiantes escriben por motivos significativos, pueden elegir el tema y compartir y publicar su trabajo para sus compañeros, padres y otras personas, desarrollan una apreciación positiva del valor de la escritura.

Segundo, el fracaso es uno de las mayores causas de la poca motivación. Los estudiantes que esperan fracasar en tareas de escritura generalmente participan de la misma desgano o no lo hacen en absoluto. El antídoto contra el fracaso es la enseñanza explícita, que ayude a los estudiantes a usar procesos efectivos para escribir y brinde práctica adecuada para que puedan desarrollar dominio del tema. Los estudiantes quieren saber “cómo se hace”, y enseñarles es la tarea del maestro. Cuando los estudiantes trabajan en un ambiente en el que escriben sobre algo que les importa y los maestros brindan enseñnza explícita sobre como escribir efectivamente, casi nunca la falta de motivación para aprender a escribir resulta un problema.

Cuando los padres entienden los desafíos que enfrentan los estudiantes con dificultades de aprendizaje a medida que luchan por convertirse en mejores escritores, están mejor equipados para ayudar a sus hijos a sobrellevar frustraciones con la escritura, a brindar oportunidades en el hogar para que los niños practiquen escribiendo sobre cosas que les importan y para luchar por las necesidades de aprendizaje del niño en el aula.

Fuente: https://www.greatschools.org/

Cinco maneras diferentes de organizar el espacio del aula

La organización del espacio de aprendizaje es un factor esencial a la hora de poner en práctica distintos métodos pedagógicos en clase. Sin embargo, la disposición del aula expositiva, en la que todos alumnos están sentados y aislados en su pupitre mirando a la pizarra, sigue siendo la norma en la enseñanza española. Aún son pocos los profesores y escuelas que se atreven a romper con esta distribución del espacio. Expertos como María Acaso, que aboga por la revolución educativa, ya reivindican aulas más amables, cómodas y flexibles; y profesores como César Bona, reinventan las aulas para dar respuesta a sus métodos pedagógicos. Otros ejemplos de espacios de enseñanza innovadores son las escuelas Vittra, en Suecia, o el Colegio Claver, de Jesuitas, en Lérida. Te mostramos cinco maneras de organizar el aula para ajustar el espacio a las necesidades de aprendizaje de tus alumnos.

CINCO CLAVES A LA HORA DE REDISEÑAR EL AULA

  1. 1. Ajustar la distribución del espacio a las necesidades de aprendizaje. La distribución de las mesas y de los espacios comunes debe responder a las actividades que se van a desarrollar en el aula, a la diversidad de los alumnos y a las funciones que queremos que se desarrollen en cada área. Así, la disposición de las mesas será distinta si se va a trabajar por proyectos, se quiere plantear un debate o se va a resolver un problema.
  2. 2. Crear espacios interactivos. Es decir, espacios que fomenten el aprendizaje colaborativo y la interacción entre alumnos. Donde los estudiantes puedan reflexionar, debatir, aprender apoyándose entre ellos, y enriquecerse de esta socialización.
  3. 3. Potenciar el valor del aula como espacio didáctico. El aula tiene que ser un espacio que enseña. Debe facilitar la presentación y exposición de trabajos, fomentar que los alumnos compartan y difundan sus ideas de distintas maneras (visual, oral, escrita…), invitar a que manipulen distintos objetos de aprendizaje de manera autónoma (libros, microscopio, inventos o proyectos…) y posibilitar que tengan contacto con la naturaleza, mediante el cuidado de plantas o animales en el aula.
  4. 4. Crear un espacio cómodo y agradable, de todos y para todos. El aula tiene que ser un espacio acogedor e inclusivo, del que todos los alumnos se sientan partícipes y creadores. Debe ser un espacio vivo y en construcción, que facilite la atención a la diversidad, estimule la creatividad y potencie las múltiples inteligencias y habilidades de los alumnos.
  5. 5. Favorecer el uso de las TIC. El aula debe estar preparada y adaptada para el uso de las TIC, de modo que los alumnos puedan desarrollar fácilmente la competencia digital y llevar a cabo tareas como la búsqueda de información en la red, la visualización de videos y recursos interactivos, la elaboración de materiales digitales o la presentación de trabajos mediante diapositivas y otras herramientas 2.0.

CINCO MANERAS DE DISPONER EL ESPACIO DEL AULA

Existen muchas maneras de organizar el espacio del aula, tantas como la creatividad del docente y las necesidades de los alumnos exijan. Destacamos cinco para Primaria y Secundaria:

  1. 1. En filas horizontales. Esta alternativa es útil si el profesor quiere mantener la atención de los alumnos durante una explicación o en una ronda de preguntas y respuestas, por ejemplo.  Estimula la concentración de los alumnos y deja margen a cierta interactividad entre compañeros, pero no es adecuada si lo que se quiere es fomentar el aprendizaje colaborativo.
  2. 2. En forma de círculo o de U. Esta disposición permite que todos los alumnos estén situados en primera fila y puedan ver bien tanto al docente como al resto de sus compañeros. Es muy recomendable para realizar puestas en común y debates en el aula, a la vez que permite que los estudiantes trabajen de manera independiente en sus pupitres.
  3. 3. En grupos de cuatro o por parejas. Esta disposición es la más adecuada para trabajar por proyectos o de manera colaborativa, ya que facilita que los alumnos se comuniquen, intercambien ideas y compartan materiales. Además, fomenta la interacción social entre estudiantes. También puede servir para trabajar las inteligencias múltiples, encargando a cada grupo funciones distintas, por ejemplo.
  4. 4. En bloque. Este tipo de disposición, en la que los alumnos se sitúan muy juntos, es conveniente cuando el profesor desea que estén atentos a una proyección, una demostración o un experimento. Se recomienda con carácter temporal ya que, si no, puede dar lugar a problemas de disciplina.
  5. En forma de pasillo. Esta distribución sitúa a los alumnos en dos hileras de pupitres enfrentadas,  y un corredor entre ellas. El docente puede dirigir sus explicaciones a lo largo del pasillo, pero también invitar a la participación, y moderar debates o plantear juegos entre los dos equipos formados por las filas.

Fuente: https://www.aulaplaneta.com/

¿La edad de los docentes influye en la enseñanza-aprendizaje de los alumnos?

Tras la documentación sobre este tema y preguntar a determinadas personas del mundo de la educación (docentes jubilados, docentes en colegios y futuros docentes) voy a realizar el siguiente artículo:
Se considera la edad de los docentes como un factor con mucha relevancia a la hora de la enseñanza y el aprendizaje de los alumnos. Se debe tener en cuenta que según la edad de los docentes, éstos consideran que a unas edades se está mejor física y psíquicamente para enseñar a los alumnos.
Como he podido comprobar, los docentes más jóvenes consideraban que para una buena enseñanza de los alumnos es necesario que los profesores sean más jóvenes, innovadores, etc. Ya que éstos consideran que en las primeras etapas como profesores están más motivados, ilusionados, y esto influye en el rendimiento académico de los alumnos ya que hay que tener en cuenta que, sobre todo, en los primeros ciclos de Primaria, los profesores son para los alumnos un modelo a imitar.
Por otro lado, los docentes más mayores valoran más la experiencia docente, considerando necesario, para ellos, que los alumnos tengan profesores con bastante experiencia para su correcto rendimiento. Éstos, al mismo tiempo, opinan que los profesores más maduros rinden más que los más jóvenes.
Por último, futuros docentes, entre los que me incluyo, opinan que se necesitan docentes jóvenes para innovar en educación y que se produzca una mejor enseñanza por parte de los profesores y un mejor aprendizaje por parte de los alumnos. Estos consideran que los docentes más jóvenes conectan mejor con los alumnos ya que tienen prácticas más innovadoras y utilizan medios tecnológicos con los que el alumno se motiva más para aprender.
En definitiva, como reflexión propia, considero necesario una renovación del profesorado y que se intente trabajar con profesores jóvenes, innovados y con ganas de trabajar. Desde mi punto de vista, la edad es importante para el desarrollo de una buena enseñanza a los alumnos, pero más importante es, sin duda alguna, las ganas de trabajar que un docente tenga. Lo más importante en este proceso es que los docentes sean docentes por vocación y no por el mero hecho de tener un «trabajo seguro». Considero que muchos de los problemas que hay en la educación española es que muchos de los docentes que ahora mismo se encuentran en colegios no es verdaderamente en lo que les hubiera gustado trabajar, sin embargo allí se encuentran. Éstos no muestran interés en que sus alumnos aprendan  y simplemente siguen un libro y las indicaciones que vienen en éste.
Por lo tanto, pienso que la edad está ligada a muchos factores, entre ellos, el nombrado anteriormente. Se necesita un profesorado innovador y que motive a los alumnos a aprender por medio de nuevas tecnologías y recursos interactivos.

Por qué hacen trampa algunos estudiantes en los exámenes escolares

Aunque en las encuestas los estudiantes están de acuerdo en que hacer trampa, copiar tareas o exámenes y plagiar trabajos ajenos está mal, también las encuestas revelan que la mayoría de los alumnos aceptan haber hecho trampa en algún momento, para lo cual tienen una justificación.

Tecnología

En general las técnicas para hacer trampa en la escuela no han cambiado mucho, aún existen los acordeones, le piden a un compañero la tarea y copian durante los exámenes, pero también se han actualizado, pues la tecnología hace muy accesible la información y práctica su difusión.

Además hace difícil para los alumnos dimensionar algunos conceptos, como el de propiedad intelectual, especialmente porque las redes sociales hacen fácil compartir, copiar, modificar memes y estados, sin tener que preocuparse por quién hizo viral qué imagen, pues parece que todo lo disponible en internet les pertenece. Probablemente entre más jóvenes nuestros alumnos más difícil les sea entender que copiar un trabajo de internet no es lo mejor.

Pero… ¿por qué lo hacen?

Aunque parezca cada vez más difícil combatir algunas conductas es muy importante que, como docentes, observemos las razones que llevan a los alumnos a hacer trampa, más que los métodos que usan para llevarla a cabo.

Algo curioso es que todos los alumnos, desde los que tienen mejores calificaciones hasta aquellos cuyo desempeño deja mucho que desear, hacen trampa en algún momento. Y las razones son varias.

Presión académica

Aquellos que están muy conscientes de lo importante de sus calificaciones, que sienten presión por las expectativas de sus padres, de sus maestros e incluso de sus compañeros, pues pensar en un fracaso académico implica mucho más que una calificación, desde la percepción social hasta una dificultad en su camino al éxito.

Esto está relacionado también con los sistemas educativos, los cuales exigen resultados cada vez más impresionantes para acceder a distintos niveles, pero estas calificaciones no siempre reflejan los aprendizajes de los estudiantes, pues las evaluaciones son muy relativas.

Para evitar que los estudiantes que se esfuerzan por obtener buenas calificaciones sientan tentación de hacer trampa es muy importante que hagamos énfasis en el salón de clases sobre la utilidad de cometer errores, así como en la importancia del proceso de aprendizaje.

¿Y los demás?

Todos los estudiantes están tentados en algún momento a cometer alguna falta. Para la mayoría, en su caso particular, resulta una falta mínima o justificable, pero existe detrás de esto una visión sobre las tareas o los exámenes o incluso el plagio. Podría ser que las tareas resulten excesivas o poco útiles, podría ser que no consideren importante el hecho de plagiar contenido de internet o que los exámenes les causen cierto temor.

¿Qué hacer?
Privilegia el esfuerzo más que los buenos resultados

Recuérdales a los alumnos que su esfuerzo y el trabajo duro es importante, felicítalos cuando su esfuerzo tenga recompensas y no pongas presión sobre los alumnos sobresalientes, deja claro que cometer errores es muy natural e incluso necesario.

Háblales sobre el plagio

Conversa con tus alumnos sobre el plagio, qué es y por qué es importante evitarlo, es posible que algunos no consideren algunas prácticas como plagio, por lo que necesitan conocer más sobre el tema.

Fuente: https://soysnte.mx/

Autoridades revisarán normas de conducta de alumnos en las aulas

Helenny Amparo
Listín Diario

Tras los recientes percan­ces que se han visto prota­gonizados por estudiantes de diferentes centros edu­cativos del país, que in­cluyen peleas, represalias contra sus maestros o di­rectores, hasta el reciente caso viral de menores bai­lando en ropa interior en un plantel, las autorida­des del Ministerio de Edu­cación (Minerd) iniciarán la revisión del sistema nor­mativo escolar.

La información fue ofrecida por la encarga­da de la Dirección General de Orientación y Psicolo­gía, Francisca de la Cruz, quien indicó que los esta­tutos no se inspeccionan desde el año 2013.

“Hay muchas cosas que ahora se hacen que no se contempló nunca, por eso es la importancia de la re­visión y actualización”, es­pecificó al ser cuestionada sobre las críticas que apun­tan a la flexibilización de las sanciones por parte de las autoridades educativas.

La funcionaria adelan­tó que ya la mesa de discu­sión para el escrutinio de las normas está en prepa­ración y contará con la par­ticipación de todas las au­toridades relacionadas con los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Señaló que el objetivo es “tener unas normati­vas más determinantes y régimen de consecuencias, pero un régimen de conse­cuencia como equipo, con la familia, con la escuela junta”.

Lo ven en la casa
“De nada nos vale a noso­tros castigar a una niña, si en la casa lo que están viviendo es otra cosa”, agregó De la Cruz.

Federación de padres
Sin embargo, la Federa­ción de Padres, Madres y Amigos de las Escuelas Pú­blicas (Fedepadres) tiene opiniones distintas sobre el manejo de los casos por parte del Minerd.

“¿Las sanciones…? No hay sanciones, esto está manga por hombro”, así respondió el presidente de Fedepadres, Juan Ávi­la Abreu, ante las cuestio­nantes de la efectividad de los protocolos para corre­gir el comportamiento en los planteles educativos.

Para Ávila Abreu, el ac­cionar de los estudiantes dentro de las aulas se ha salido de las manos de las autoridades de educación debido a que el personal docente “tiene miedo”.

Conducta de estudiantes en las escuelas es reflejo de la familia y la sociedad actual

Santa Marte
Listín Diario

El comportamiento que están mostrando muchos estudiantes en las escuelas del país está preocupando no solo a los maestros, sino a la sociedad en general. Y es que a raíz de que circulara en las redes sociales un video donde unas estudiantes  mostraban parte de sus intimidades, son más de una las historias que se escuchan sobre la situación que se vive en los centros educativos.

Algunos lo atribuyen a la permisibilidad que hoy día se permite en las escuelas, donde ya no se puede sancionar a un estudiante y someterlo a disciplina por su mal comportamiento, lo que le da pie a ellos para que lo siga repitiendo. Otros entienden que es un reflejo de lo que ven en la sociedad.

“Hay una indisciplina muy grande, son muy desorden, ni se respetan ellos mismos ni respetan al profesor, unos con otros no se están considerando, hay mucha violencia”, dice una mujer que se hace reserva de su nombre. Ella vendía meriendas y golosinas en una escuela y el comportamiento que estaban experimentando los estudiantes la obligó a suspender el negocio cuando uno de ellos incluso le dio una bofetada porque no quiso regalarle una golosina.

El irrespeto de los estudiantes hacia los maestros va desde insultos hasta agresión con objetos. “Uno le lanzó un zapato a su profesora, pero no se pudo suspender”, se quejó la mujer, quien entiende que no se le puede pedir a un niño que dé algo que en el hogar no lo aprende.

“Pero es la pérdida de valores que se vive hoy día, acompañado de la crianza en hogares disfuncionales, con niños con evidentes problemas de comportamiento. Allá había un niño tan violento que para fugarse se volaba por la pared, y para que no se fugara tuvimos que poner malla y nos cansamos de ir al distrito para que tomaran medidas y lo que nos dijeron era que la educación era inclusiva, y lo que lo llevaron fue a orientación, pero no se pudo hacer nada en ese caso, al final la madre tuvo que terminar sacándolo de la escuela”, narró la mujer al indicar que desde los 5 años los niños van desarrollando ese comportamiento.

Hoy día los educadores también se enfrentan al dilema de si corregir o no un estudiante, porque cuando lo hacen encuentran la afrenta de un padre que también se le aparece en la escuela a reclamarle por qué lo quemó o suspendió.

La situación mantiene a profesores y empleados en una situación de tensión, debido aque esos niños se le enfrentan a los maestros y ellos no pueden hacer nada.

“Es una violencia demasiado marcada, a un nivel tan extremo que el otro día una niña llevó un cuté de juguete, parece que se pusieron a jugar con otro niño y al cuté se le rompió la cabecita, el niño la cogió y la entró en un lápiz  e hirió a un compañerito con el que se puso a pelear y le dieron 10 puntos”, contó indignada la señora al señalar que los maestros están todos disfónicos, porque es más lo que hablan para que los niños hagan silencio, que lo que trabajan en las aulas.

Pero para Luis, quien es maestro de un centro de excelencia, lo que está ocurriendo hoy día en las escuelas es un puro reflejo de la sociedad. “¿No ves esas artistas que se suben a un escenario y se van quitando la poca ropa que llevan una a una hasta quedarse enseñando todo?, ellos ven eso y lo ven como algo normal y lo replican pin pun”, dice.

Aunque en su centro no son comunes escenas de violencia, contó que en una ocasión en una escuela donde laboraba, un estudiante le ponchó las cuatro gomas al vehículo del profesor de inglés porque lo quemó.

“No viste el último espectáculo de la Materialista, pin-pun, qué hizo?, bailar enseñando las…, eso mismo es lo que ellos hacen”, dijo al referirse al video de las estudiantes publicado en las redes sociales.

Se recuerda que en días pasados un estudiante hirió de varias cuchilladas a una maestra de un centro educativo de La Romana, y el caso fue llevado a la justicia.